PEGI +18
OrdenadorCompra Rage en FNAC
Lanzamiento: · Género: Acción
También en: X360 PS3
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: id Software
Producción:
Distribución: Koch Media
Precio: 49,95 €
Jugadores: 1
Formato: DVD
Textos: Español
Voces: Español
Online: hasta 4 jugadores
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Rage para Ordenador

#85 en el ranking de Ordenador.
#541 en el ranking global.
ANÁLISIS

Impresiones de Rage para Ordenador

Pablo Grandío · 2/8/2011
Probamos las primeras horas de lo nuevo de los creadores de Quake, que apuesta por combinar disparos, carreras y espectacularidad gráfica.

Lo nuevo de id Software, creadores de Doom, Quake y, en general, del género de acción en primera persona, estará listo en el mes de octubre tras un retraso de unas semanas. A menos de tres meses para su lanzamiento, hemos viajado a Londres para probar las primeras horas del juego y saber cuál es la apuesta de Rage, si es tan espectacular a nivel gráfico como se ha prometido, y saber cómo intentará destacar entre tanto juego de acción en primera persona.

Un diario de desarrollo en el que nos muestran el mundo del juego.
Compartir
HD

En vez de continuar Quake o Doom (aunque la cuarta parte de éste ya está en marcha), id Software ha creado un juego completamente nuevo que tiene su propio espíritu. Rage nos lleva a una Tierra post-apocalíptica, en la que despertamos de una de las muchas "arcas" enterradas por el gobierno tras ser criogenizados años atrás dentro de un programa de "última esperanza" ante el inminente apocalipsis que se cernía sobre el planeta: un meteorito, de hecho un meteorito que existe realmente y que llegó a considerarse una amenaza para la Tierra, impacta en el año 2029 y acaba con la civilización. Muchos años después, nuestro personaje sale del "arca" (es el único superviviente de los doce enterrados) y se encuentra con un mundo ruinoso y lleno de peligros, pero no tarda en ser salvado por Dan Hagar, el líder de un asentamiento que intenta sobrevivir en medio del yermo ruinoso en el que se ha convertido el mundo.

Esta ambientación no es una novedad exactamente, y de hecho recuerda a algunos de los juegos más exitosos de los últimos años: los dos Fallout, lanzados en 2010 y 2008, y Borderlands, una de las grandes sorpresas de 2009. Rage será el "juego post-apocalíptico" de este año, pero se centra mucho más en la acción que los tres anteriores, recordando sobre todo a Borderlands. Podríamos decir que Rage es un juego de acción en primera persona en un mundo abierto, con multitud de personajes con los que interactuar y misiones que completar, y con un elemento que lo hace único: carreras y combates en vehículos, al más puro estilo Mad Max.

El mundo de Rage, aunque solo tuvimos unas horas para comprobarlo, parece una sucesión de oasis de civilización cyberpunk en medio de un yermo controlado por grupos de bandidos, mutantes y demás fauna. Los asentamientos tienen relación entre sí, por supuesto, y los hay de varios tamaños, y de esa forma, de lugar en lugar, iremos conociendo más del mundo del juego, aunque habrá secretos que descubrir, como dejan entrever varias menciones a conceptos como "la autoridad" que quedan en el aire. Sin duda, lo primero que nos queda claro es que el mundo que intentamos explorar tiene muchos problemas, y que la gente espera que aquéllos "hombres especiales" que salen del arca ayuden a solucionarlos.

Al estilo de los juegos de mundo abierto, Rage está estructurado por misiones que realizamos en un mundo abierto. En los primeros minutos de juego, a medida que nos familiarizamos con él, las misiones se suceden de forma lineal, pero a medida que conozcamos nuevos lugares y personas, podremos tener varias misiones al mismo tiempo, y realizarlas en el orden que prefiramos. En este sentido Rage es un juego curioso: toma muchos elementos de juegos de rol como Fallout, pero no es un juego de rol ni pretende disimularlo. Podemos configurar a nuestro personaje hasta cierto punto y tendremos un inventario con el que interactuar; incluso un sistema de fabricación de ítems o crafting. Pero no hay niveles ni experiencia, y el daño que hagamos con nuestro arma dependerá de nuestra puntería. En este sentido sí resulta novedoso: es un shooter llevado a un mundo abierto, con posibilidades de configuración, pero nunca deja de ser un juego de acción pura en esencia. Bien por id.