PEGI +3
PSVITACompra Rayman Origins en FNAC
Lanzamiento: · Género: Plataformas
También en: PS3 WII X360 PC 3DS
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Ubisoft
Producción:
Distribución: Ubisoft
Precio: 39,95 €
Jugadores: 1
Formato: Tarjeta
Textos: Español
Voces: -
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Rayman Origins para PSVITA

#6 en el ranking de PSVITA.
#165 en el ranking global.
ANÁLISIS

Análisis de Rayman Origins para PSVITA

Ramón Varela · 7/3/2012
Diversión y carisma en uno de los mejores juegos de 2011 adaptado a PS Vita.
GRÁFICOS
9
SONIDO
8
TOTAL
9
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Versión PSVITA. También disponible en PlayStation 3, Wii, Xbox 360, Ordenador y Nintendo 3DS.

Aunque el género de las plataformas no es muy abundante, de vez en cuando aún podemos disfrutar de verdaderas joyas. Es el caso de Rayman Origins, lanzado a finales del año pasado en varias plataformas, con el que Michel Ancel consiguió recuperar todo el prestigio de la mascota de Ubisoft tras una década casi en la sombra –o probando las 3D con mayor o menor acierto- en la que los secundarios Rabbids habían comido mucho el terreno a nuestro desmembrado personaje hasta el punto de intercambiar papeles. ¿Quién era ahora la mascota y quién el secundario? Todo volvió a su cauce con esta aventura que devolvió a Rayman el puesto que llegó a tener durante 1995: ser un serio rival para Sonic y Mario. Un estupendo homenaje a ese primer Rayman de Atari Jaguar, PS One, Saturn y PC que ya destacó en su momento por unos preciosos y variados escenarios, alejado de la repetición de patrones de otros juegos en soporte de cartucho.

Incluye controles táctiles y reliquias ocultas.
Compartir
HD

La adaptación a PS Vita en gráficos es idéntica a las versiones de alta definición. No esperábamos menos de una consola con suficiente potencia como para ejecutar deslumbrantes títulos tridimensionales, así que UbiArt Framework, el motor utilizado en el juego, funciona a las mil maravillas. Igual de fluido -60 imágenes por segundo- con unos escenarios coloridos y detallados que son una obra de arte. Gracias a la definición de la consola y la calidad de la pantalla, no hay ni un diente de sierra ni signos de pixelación: es un dibujo animado –incluso hemos visto muchas series peor animadas-. Es, junto con los juegos de Vanillaware, una de esas virguerías gráficas que te deja impresionado incluso cuando creíamos que el 2D ya tenía poco que decir a estas alturas. Un juego con espíritu independiente pero con buen presupuesto detrás.

Los gráficos y animaciones han quedado intactos en su salto a portátil, pero podría existir un problema inherente al tamaño de la consola pese a su definición: que Rayman y los enemigos quedasen a una dimensión pequeña. Sus creadores lo han evitado con la opción de zoom, que en esta plataforma realizamos con la pantalla táctil con dos dedos, pellizcando hacia dentro o hacia fuera la imagen de la misma manera que aumentamos el tamaño del navegador web o las imágenes. Es un gesto intuitivo para cualquier usuario de teléfonos inteligentes, y aquí ayuda a ver la situación más de cerca sin sacrificar nada de calidad, aunque es más fácil perder de vista objetos que quedan fuera de la imagen o caminos alternativos. Rayman Origins guarda muchos lugares escondidos en zonas verticales, así que a efectos jugables lo mejor es utilizar la estándar.

Otra novedad introducida en esta versión es el uso de funciones táctiles para algunas tareas, como la de rematar a los enemigos inflados como globos; puedes saltar o patear sobre ellos, pero también explotan al pasar el dedo y pincharlos. Igualmente las burbujas con looms ahora son susceptibles de ser conseguidas tocando la pantalla, pero ojo, sólo los objetos en burbujas -¡de lo contrario conseguiríamos los ítems más inaccesibles con sólo tenerlos en escena!-. Todo esto es completamente opcional ya que el juego fue pensado para otros sistemas, pero hemos de decir que nos ha gustado especialmente lo de aplastar a los enemigos, ya que te ahorra ir a por ellos cuando están prácticamente finiquitados. En los momentos más complicado en cambio nos resulta más cómodo no soltar los botones clásicos y jugar como en consola doméstica. Juegues como juegues, siempre es divertido.

Pero Rayman Origins es mucho más que gráficos bonitos. Es un juego de plataformas a la antigua usanza, de los que quedan pocos, consolas de Nintendo aparte. Saltos, precisión, enemigos de rutinas básicas, toneladas de humor, un diseño que facilita jugar con fluidez enlazando lianas, torrentes de agua, rebotes… Un feliz reencuentro con esa jugabilidad que apenas sobrevive en juegos indi y que felicitamos a Ubisoft por apoyar con fuerza mediante un lanzamiento físico y "completo" –Rayman Origins estaba pensado inicialmente para distribución digital en forma de capítulos-. Estamos deseando ver que nuevas ideas salen de UbiArt y de Michel Ancel en el futuro, además del largamente esperado Beyond Good & Evil 2.