Lo que pudo ser

Cada semana te contamos cómo eran juegos cancelados que nunca vieron la luz, o juegos conocidos que podrían haber sido de otra manera.

Superman (PSX)

Juan Rubio · 17:02 30/6/2013
Titus intentó arreglar el destrozo de Superman 64 con un juego que se canceló cuando estaba listo para ser distribuido.

Hay un selecto club dentro del mundo de los videojuegos al que pocos quieren pertenecer. Un selecto club en el que tienes que profanar el significado de videojuego para entrar. Un selecto club en el que están los peores videojuegos de la historia. Juegos como E.T. The Extra-Terrestrial o Shaq-Fu dieron la bienvenida al mencionado club en 1999 a Superman 64, un juego protagonizado por el popular superhéroe que no hacía prácticamente nada bien, para disgusto de todos los aficionados del personaje y, más concretamente, de su serie de animación contemporánea, Superman: The Animated Series.

En un primer momento, el estudio francés Titus estaba trabajando en llevar la versión de Nintendo 64 a PlayStation, pero tras la horrorosa recepción tanto de crítica como de público, pensaron que sería mejor ofrecer un producto diferente basado en esta licencia. La primera idea fue reimaginar Superman 64, con una nueva historia, nuevos escenarios y con controles mejorados, manteniendo la base del título de la consola de Nintendo, pero ofreciendo una experiencia atractiva en lo jugable.

Pero los problemas no tardaron en llegar. Pronto se dieron cuenta de que era prácticamente imposible, dadas las limitaciones técnicas de la época, ofrecer un mundo razonablemente abierto en el que Superman pudiese volar con relativa libertad. La distancia de dibujado de PlayStation no permitía mostrar escenarios muy extensos, y mucho menos, permitir que éstos fuesen destruidos o que contasen con multitud de objetos interactivos que permitiesen recrear lo que veíamos en la serie de televisión, que recurría a espectaculares combates, secuencias muy dinámicas, etcétera.

Así Titus, que trabajaba con BlueSky Software (responsables de Vectorman o Jurassic Park en Mega Drive) desde 1998 en esta versión, deciden aprovechar las limitaciones que comentamos para integrarlas en el argumento de juego. Ahora, la niebla que ocultaba la generación de escenarios era una niebla verde de kryptonita, que además, evitaba que Superman pudiese volar en espacios abiertos. La generación de escenarios tenía ahora razón de ser argumentalmente, y si el protagonista sólo volaba en escenarios cerrados, era mucho más fácil ajustarse a las posibilidades de la consola.

Por desgracia, en abril de 1999 ocurría la conocida como "Masacre de la Escuela Secundaria de Columbine", en el que quince personas morían trágicamente en un incomprensible tiroteo en Colorado, Estados Unidos. No sabemos si por decisión propia o externa, Titus decide eliminar los tiroteos y los ataques contra humanos en su batalla contra Lex Luthor, y rediseñar el juego para animarnos a combatir robots, además de centrarse más en la exploración y los puzles. Así, el juego se centraba más en la aventura y la exploración, y aunque no faltaban los momentos de acción, estaba más cerca de ser un Tomb Raider con superpoderes que el Superman en el que se basaba.

Claro que, visto desde una perspectiva objetiva, que este nuevo juego ya no tuviese nada que ver con el original de Nintendo 64 era una de las mejores cosas que le pudo pasar. BlueSky Software y Titus siguieron trabajando en él hasta el año 2000, y, aun habiendo acabado la licencia de Warner Bros. –responsables de la serie de animación en la que se basaba el juego–, consiguieron terminar el juego. Superman estaba listo para zarpar, y Namco Bandai se encargaría de distribuirlo.

Superman había pasado los controles de calidad y ya tenía su código de producto por parte de Sony –SLUS-00712–. Las tiendas ya nos permitían hacer reservas, e incluso la publicidad estaba ya lista. En septiembre del año 2000 Superman iba a llegar a todas las PlayStation, pero en el último momento, Titus no pudo recuperar la licencia de Warner Bros., que como comentábamos en el párrafo anterior, ya había expirado.

Así este título se quedó literalmente a las puertas de su distribución, y aparentemente, ofrecía una experiencia mucho más disfrutable que la que tuvieron en su mano los usuarios de Nintendo 64. Como decimos, el juego estaba finalizado por completo, pero nunca llegó a filtrarse –a diferencia de otros juegos cancelados en similares circunstancias– y se desconoce si, realmente, el juego era sustancialmente mejor a su predecesor.

Por suerte PlayStation Museum se hizo con una copia, y nos permite echar un vistazo a lo que Titus y BlueSky software habían conseguido. Os dejamos con vídeos e imágenes que han sido conservadas a lo largo de los años, con la esperanza de, algún día, poder probar de primera mano esta prometedora aventura.