PEGI +18
PlayStation 3Compra Mortal Kombat en FNAC
Lanzamiento: · Género: Lucha
También en: X360 PSVITA
FICHA TÉCNICA
Producción:
Distribución: Warner Bros.
Precio: 61,50 €
Jugadores: 1-4
Formato: Blu-ray
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: Sí
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Mortal Kombat para PlayStation 3

ANÁLISIS

Avance de Mortal Kombat para PlayStation 3

Ramón Varela · 31/3/2011
¿Conoces todo sobre el regreso más esperado en el género de la lucha?

Warner Bros. y NetherRealm Studios están dispuestas a ofrecer uno de los mejores Mortal Kombat de la serie, quizás el más completo de todos, y en Vandal Online vamos a recopilar la información desvelada en los últimos días. El equipo liderado por Ed Boon distribuye un constante goteo de noticias, vídeos e imágenes que hacen obsoletos rápidamente anteriores reportajes, por ejemplo, en el tema de la plantilla de luchadores, actualizada casi a ritmo semanal.

El combate mortal regresa en abril.
Compartir
HD

Respecto a nuestro anterior avance, centrado únicamente en los contendientes de este combate mortal, se han sumado unos cuantos más, algunos tan ineludibles como Liu Kang, Shang Tsung, Kano, Baraka, Smoke –en esta ocasión no acabará robotizado-, Kabal, Striker, Sheeva, Sub-Zero ciborg, Kintaro, Quan Chi y Noob Saibot. Se promete aún un pequeño puñado de unos tres o cuatro personajes más por descubrir, entre los que se especula con Rain, cuya figura parece haber sido vista en uno de los escenarios. ¡Pero aún hay más! Tras su salida llegarán nuevas incorporaciones en forma de contenido descargable, y los rumores apuntan a un pack de dos primeros guerreros: Kenshi, el guerrero de ojos vendados con telequinesis y espada, y una ninja de rojo que aparece encadenada en uno de los escenarios, que algunos llaman Scarlett o Ruby, y cuya presencia en la saga se remonta a rumores de un fallo en colores de MKII.

En nuestro primer avance en cambio nos centramos en la jugabilidad. Con la demostración disponible en PlayStation Network, los jugadores han podido comprobar, aunque sea de manera limitada, algunas de las virtudes de Sub-Zero, Scorpion, Johnny Cage y Mileena, tanto en modo para dos jugadores –uno contra uno- como en un breve modo arcade. Los dos escenarios de esta versión son muy reconocibles para los jugadores de Mortal Kombat II: el clásico donde los haya "The Pit", y "Living Forest", arenas con Fatality especiales.

Los controles responden muy bien y los movimientos especiales son sencillos de hacer, aunque quizás algunas decisiones para tal o cual acción son algo cuestionables –uno de los botones para realizar la helada de Sub-Zero es el de patada-. Se aprecia que la jugabilidad vuelve a ser muy 2D por la facilidad de realizar combos alternando patadas y magias, características que se habían reducido en la aproximación de la serie a la tridimensionalidad en los últimos años. Los movimientos finales, los Fatality, se ejecutan también con facilidad y con un tiempo "Finish Him/Her" muy generoso, aunque sólo hay disponible uno de estos movimientos por luchador en la demostración.

En cuanto a los gráficos, el equipo de NetherRealm mantiene uno de esos logros que ninguna compañía ha conseguido hasta la fecha con el Unreal Engine 3 en consola: 60 imágenes por segundo, un estándar en el género de la lucha. La fluidez de Mortal Kombat es más estable a la vista en MK vs DC, y eso teniendo en cuenta que el detalle del escenario es mucho mayor que en aquel, es más animado, existen modelados internos para los contrincantes y que en ocasiones hay más de dos personajes en pantalla –el modo Tag-. Quizás está lejos de sorprender a cualquier ojo habituado a la alta definición o a alguno de los juegos de lucha ya disponibles, pero el avance es significativo, y como decimos, meritorio teniendo en cuenta la tecnología usada, creada inicialmente para otros propósitos –acción en primera persona-. Además, que en esta ocasión el juego se centre en un plano –es jugabilidad 2D-, facilita que se destinen mejor los recursos y que los escenarios sean las mejores reinterpretaciones de los originales que podíamos imaginar.