PEGI +12
OrdenadorCompra SimCity en FNAC
Lanzamiento: · Género: Estrategia
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: EA Maxis
Producción:
Distribución: Electronic Arts
Precio: 61,50 €
Jugadores: 1
Formato: DVD
Textos: Español
Voces: -
Online: Sí
COMUNIDAD

PUNTÚA:
SimCity para Ordenador

#477 en el ranking de Ordenador.
#3745 en el ranking global.
ANÁLISIS

Impresiones de SimCity para Ordenador

Jorge Cano · 15:22 25/10/2012
Ya queda menos para la vuelta por todo lo alto del clásico SimCity. Vemos por primera vez en acción los desastres naturales.

Con los clásicos de los videojuegos, ya sea por falta de ideas, por aprovechar su popular nombre y apelar a la nostalgia de los jugadores más veteranos, o simplemente porque hay una demanda real, siempre hay una posibilidad de que vuelvan, y recientemente hemos visto muchos ejemplos de esto. Desde la vuelta de Syndicate que apareció a principios año en forma de juego de acción en primera persona, cuando el original era de estrategia, y que pasó con más pena que gloria, al reciente XCOM: Enemy Unknown, una acertada recuperación del clásico juego de estrategia por turnos que a todos nos ha encantado.

Descubre los desastres de SimCity.
Compartir

SimCity es un clásico indiscutible, un título que marcó una época y que ofreció algo que nunca antes habíamos visto, poder crear una ciudad y gestionarla con todo lujo de detalles y complicaciones. Aunque la última entrega de la serie data de 2007, SimCity Societies, para muchos este no es un verdadero SimCity, ya que se centraba más en el aspecto social y menos en la simulación urbana. Para los fans de la saga la última gran entrega fue SimCity 4, de 2003, y ha llovido bastante desde entonces.

Diez años después hay ganas de un nuevo SimCity, y en marzo de 2013 tantos los fans de la serie como los que han jugado solo alguna de sus entregas, o los que ni siquiera lo han probado nunca, están de enhorabuena, con la llegada de una nueva y espectacular entrega. Tras haberlo visto en diversas ferias y eventos a lo largo de este año, mucho se deberían de torcer las cosas para no encontrarnos ante un auténtico juegazo, que no deja de sorprendernos cada vez que lo vemos.

Ofrece las extensas y múltiples posibilidades de las entregas clásicas, para crear la ciudad de nuestros sueños –o pesadillas- y gestionar todos y cada uno de sus aspectos, desde la seguridad ciudadana, el tráfico, la industria y la economía local, y hasta la ecología. Pero todo esto lo veremos con un nivel de detalle y unos gráficos nunca antes vistos en la saga, gracias al nuevo motor, el GlassBox, que además es capaz de otorgar una inteligencia artificial propia a cada uno de los ciudadanos.

Los edificios de oficinas, las viviendas y las fabricas se muestran con todo detalle, además de estar vivos, con diversas animaciones, y podremos expandirlos de múltiples maneras, por lo que por ejemplo una sencilla fábrica de metales puede acabar siendo un megacomplejo industrial. Pero si algo ha mejorado es el trato y cuidado de los ciudadanos, de los sims, que son seres individuales, con sus preocupaciones y miedos, y tendremos que velar por su felicidad. Tendrán trabajo, gastarán dinero, irán a la escuela, cometerán crímenes e incluso morirán, y cada decisión que tomemos, por pequeña o grande que sea, afectará a todos los habitantes de la ciudad.

Gestionar el agua, la electricidad, el tráfico, la contaminación, el desempleo, todo se realiza con una intuitiva interfaz, muy visual y sin desbordar al jugador con decenas de datos y números, aunque habrá unas completas estadísticas para todo el que las demande. Podemos construir las carreteras cómo queramos, trazando todo tipo de curvas, y las viviendas que construyamos a su alrededor se adaptarán sin ningún problema. Crear una ciudad industrial, turística, ecológicamente sostenible, que de prioridad a la enseñanza y el saber, será una decisión que dependa del jugador, aunque tendremos que tener en cuenta que toda decisión o apuesta, traerá consigo sus hándicaps.

Que apostamos por la industria, pues no habrá problema con el desempleo, la economía local funcionará sin problemas, pero en cambio tendremos graves problemas de contaminación. Si queremos una ciudad limpia, ecologista, en la que los ciudadanos respiren aire limpio, tendremos el problema de que quizás no haya empleo suficiente, o que incluso la falta de centrales eléctricas traiga consigo problemas de suministro eléctrico, y esto a su vez barrios sin luz en los que se produzcan disturbios y otro tipo de delincuencia.