PEGI +12
Xbox 360Compra Need for Speed Rivals en FNAC
Lanzamiento: · Género: Velocidad
También en: PS3 PC PS4 XBOne
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Ghost Games
Producción:
Distribución: Electronic Arts
Precio: 69,95 €
Jugadores: 1
Formato: DVD
Textos: Español
Voces: Español
Online: Sí
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Need for Speed Rivals para Xbox 360

#113 en el ranking de Xbox 360.
#620 en el ranking global.
ANÁLISIS

Análisis de Need for Speed Rivals para Xbox 360

Jorge Cano · 21/11/2013
La saga de velocidad de EA vuelve en plena forma, con un frenético y espectacular juego de conducción en mundo abierto que fusiona la experiencia en solitario y multijugador para enfrentar a policías y pilotos en las más divertidas persecuciones.
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
8
TOTAL
8.6
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Versión Xbox 360. También disponible en PlayStation 3, Ordenador, PlayStation 4 y Xbox One.

Nota: este análisis pertenece a las versiones de Xbox 360 y PlayStation 3, el análisis de la versión de nueva generación, Xbox One y PlayStation 4, lo publicaremos en los próximos días.

La larga travesía de Need for Speed por la actual generación de consolas ha estado llena de altibajos, un reflejo de la propia serie, una institución en el mundo de los videojuegos capaz de lo mejor y de lo peor. Desde el estreno en 2005 para Xbox 360 con Need for Speed: Most Wanted, una entrega de la que guardan un grato recuerdo multitud de jugadores, pasando por los olvidables NFS: Carbon (2006), NFS: ProStreet (2007) y NFS: Undercover (2008), no fue hasta 2010 con Need for Speed: Hot Pursuit cuando la serie volvió a estar a la altura de su nombre, con un juego excelente. Los culpables de esto fueron los británicos Criterion Games, los creadores de la inolvidable saga Burnout, que dejaron de lado a su primogénito para hacerse con las riendas de una serie que llevaba ya demasiados años dando bandazos.

La saga Need for Speed retorna llegando por primera vez a la nueva generación.
Compartir

Tras este, llegó el experimento fallido de Need for Speed: The Run, un traspiés tan gordo que propició el cierre de EA Black Box, los responsables de la serie desde prácticamente la última década. El año pasado Criterion volvió a la carga con Need for Speed: Most Wanted, una secuela encubierta de Burnout Paradise, un juego que literalmente nos encantó, aunque no fue del gusto de todos, y menos de los que se esperaban un sucesor espiritual del Most Wanted de 2005, con una historia con tipos malos y chicas florero, tuning, música molona y todas esas cosas tan de moda por entonces.

Los encargados este año de traernos Need for Speed –una saga que irremediablemente se ha vuelto de carácter anual-, son Ghost Games, un nuevo estudio sueco formado por exempleados de Criterion y DICE, algo que suena muy bien sobre el papel, y que también se ha traducido en la práctica, con un genial juego de conducción arcade, impropio de un estudio de reciente creación, con el que demuestran un profundo conocimiento del género, con un diseño pensado, cuidado hasta el mínimo detalle, repleto de buenas ideas y aciertos, siempre al servicio de la diversión.

Resumido de manera rápida y superficial, Need for Speed: Rivals es una mezcla perfecta de los dos últimos juegos de Criterion, NFS: Hot Pursuit y NFS: Most Wanted. Del primero coge sus vertiginosas persecuciones entre corredores y policías, en el que ambos bandos además de la pericia al volante debían usar todo tipo de tecnología para hacerse la puñeta, y del segundo toma prestado su estructura de mundo abierto, lleno de cosas por hacer y de tiempos y marcas que batir de tus amigos. A este cóctel le añaden algo bastante original y que parece se convertirá en norma en los próximos años: derriba de una patada la clásica barrera entre el modo para un jugador y el multijugador online, estando ambos mezclados en una única y compacta experiencia.

El juego nos da la bienvenida con unos abundantes y un poco agobiantes tutoriales que quieren explicarlo todo demasiado rápido –se podrían haber introducido de manera más progresiva y menos agresiva-, y una vez superados, tanto en el bando de la policía como en el de los corredores, nos sueltan de la mano para que juguemos como nos plazca, con una enorme cantidad de contenidos y posibilidades a nuestra disposición. Se divide en dos campañas totalmente diferenciadas, la de los policías y la de los pilotos, con sus propias misiones, desbloqueables e historia, aunque comparten los coleccionables, como los saltos, los radares y las zonas de velocidad.

Como pilotos nuestro objetivo es obtener SpeedPoints para comprar mejores coches, mejorar sus prestaciones –resistencia, robustez, control, aceleración y velocidad punta- y personalizar su aspecto –pintura de la carrocería y las llantas, franjas, vinilos, matrículas, etcétera-. La manera de hacerlo es compitiendo en carreras ilegales y huyendo de la policía, pero ojo, hay que volver a las guaridas de vez en cuando a dejar los SP, porque si nos detienen perdemos todo lo que hubiéramos acumulado.