PEGI +7
Xbox 360Compra Dust: An Elysian Tail XBLA en FNAC
Lanzamiento: · Género: Xbox Live Arcade / Acción / Aventura
También en: PC
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Humble Hearts LLC
Producción:
Distribución: Xbox Live
Precio: 1200 Microsoft Points
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: Marcadores
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Dust: An Elysian Tail XBLA para Xbox 360

#179 en el ranking de Xbox 360.
#1073 en el ranking global.
ANÁLISIS

Análisis de Dust: An Elysian Tail XBLA para Xbox 360

Carlos Leiva · 15/8/2012
La aventura de Dust, Fidget y Ahrah se destapa como uno de los mejores juegos de Xbox Live Arcade y ningún poseedor de la consola debería perdérselo.
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
TOTAL
9.5
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Versión Xbox 360. También disponible en Ordenador.

Si hay algo de lo que Xbox 360 puede presumir, es de tener un catálogo de juegos exclusivos para Xbox Live Arcade realmente envidiable. Títulos como Shadow Complex o los recientes Trials Evolution y Fez son un claro ejemplo de esto, al que ahora tendremos que sumar Dust: An Elysian Tail. Y es que la obra de Humble Hearts nos ha enamorado por completo de principio a fin, hasta el punto de no solo habernos parecido el mejor juego del Summer of Arcade de este año, sino uno de los mejores títulos que podemos encontrar en la plataforma.

Llegará a Xbox Live Arcade la próxima semana.
Compartir

En polvo te convertirás

El comienzo de la aventura es ciertamente desconcertante y consigue animarnos a querer seguir jugando para descubrir lo que ha ocurrido realmente. Tras una breve introducción jugable, Dust, nuestro héroe, despierta en medio de un bosque sin recordar absolutamente nada de su pasado ni sobre quién es. Junto a él se encuentra una espada parlante, Ahrah, quien dice haber acudido a su llamada. Acompañando a la espada está Fidget, una gatiélaga (una especie de mezcla naranja entre gato y murciélago) que dice ser la guardiana de Ahrah. Tras unas breves presentaciones, finalmente deciden emprender un inolvidable viaje para recuperar los recuerdos de Dust.

No os vamos a contar más de su argumento porque merece la pena descubrirlo por uno mismo, ya que este es un punto en el que se ha puesto mucho esmero. Los diálogos son una constante durante toda la aventura, y al contrario de lo que podríamos pensar por su estética, el guión trata temas adultos con mucha madurez, como la miseria y el horror de la guerra, la búsqueda de redención o incluso el propio racismo y el odio que trae consigo. A pesar de ello, también hay espacio para el humor, y no serán pocos los diálogos que conseguirán sacarnos más de una sonrisa. Mención especial en este sentido a Fidget, que parece saber que está dentro de un videojuego y nos soltará frases como "¡empieza a apretar los botones y lucha!" o "espero que hayas guardado la partida". Incluso se extrañará cuando nos vea meter una oveja más grande que nosotros en el inventario como si nada.

Los personajes también están perfectamente construidos y tienen mucha personalidad. Sin duda, Dust es el más interesante de todos y su evolución a lo largo de la historia es más que notable, aunque lo que más nos ha gustado es el equipo que hace con Fidget y Ahrah, ya que los tres forman un grupo de lo más particular.

El placer de combatir y explorar

En esencia, Dust: An Elysian Tail es un Metroidvania 2D puro y duro con muchas reminiscencias a algunas obras de Vanillaware como el fantástico Muramasa: The Demon Blade. Esto significa que tenemos un enorme mundo para explorar a nuestro gusto consiguiendo habilidades (nuevas magias, doble salto, la posibilidad de deslizarnos por el suelo, etc.) y llaves que nos permitan acceder a nuevas áreas a las que antes no podíamos ir. A diferencia de lo habitual, en este caso no hay un único mapeado con las diferentes zonas conectadas entre sí, sino que para acceder a las diversas regiones que lo forman tendremos que hacerlo desde un mapa general, muy al estilo de lo visto en el sobresaliente Castlevania: Order of Ecclesia.

Cada región está formada por diferentes pantallas repletas de secretos y tesoros. En nuestro caso se nos hizo realmente difícil seguir el camino principal del tirón, ya que por norma, cuando conseguíamos una nueva habilidad, sentíamos la imperiosa necesidad de revisitar zonas anteriores para descubrir lo que se ocultaba en los sitios a los que antes no podíamos acceder. Si habéis jugado algún Metroidvania, esta sensación seguramente os resultará muy familiar y sabréis lo que puede llegar a enganchar. Hay varios tipos de secretos, pero lo habitual es que se trate de cofres con tesoros y llaves. Como es de esperar, estas últimas sirven para abrir los primeros. Aunque también hay doce jaulas que encontrar y abrir (cada una necesita varias llaves) con un contenido muy especial que no os vamos a desvelar para no arruinaros la sorpresa.