PEGI +18
Xbox 360Compra Battlefield 3 en FNAC
Lanzamiento: · Género: Acción
También en: PC PS3
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: DICE
Producción:
Distribución: Electronic Arts
Precio: 69,95 €
Jugadores: 1
Formato: 2 DVD
Textos: Español
Voces: Español
Online: hasta 24 jugadores
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Battlefield 3 para Xbox 360

#20 en el ranking de Xbox 360.
#116 en el ranking global.
ANÁLISIS

Análisis de Battlefield 3 para Xbox 360

Carlos Leiva · 26/10/2011
La guerra de EA y DICE llega finalmente a consolas con un modo multijugador competitivo envidiable.
GRÁFICOS
8
SONIDO
9
TOTAL
8.5
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
8.5
Versión Xbox 360. También disponible en Ordenador y PlayStation 3.

Nota: éste es el análisis de las versiones para consola. Podéis ver el análisis de la versión PC siguiendo este enlace.

Por fin, tras muchas habladurías, rumores, expectación y polémica, la tercera entrega numerada de Battlefield está entre nosotros. El gran rival de este año de Call of Duty hace su aparición en consolas con un auténtico juegazo que a pesar de quedarse atrás técnicamente ante lo que muchos se esperaban que sería, nos regala un multijugador competitivo único al que difícilmente se le pueden poner pegas y que nos mantendrá enganchados pegando tiros durante meses y meses.

Nos enseña escenas del modo campaña.
Compartir
HD

La guerra de los tópicos

Si hay algo por lo que es conocida esta saga, es por su multijugador. Sin embargo, no se puede decir lo mismo del modo campaña para un jugador, que generalmente suele estar carente de interés real comparado a lo que nos ofrecen los modos competitivos. Pero en esta ocasión, los chicos de DICE se han esforzado en crear una campaña intensa, épica y muy cinematográfica, para alzarla a un nuevo nivel. A pesar de que se nota un gran esfuerzo depositado en ella, la verdad es que no termina de convencer tanto como nos gustaría, aunque sí que supone un salto de gigante respecto a lo visto en Bad Company 2.

Argumentalmente, Battlefield 3 no consigue sorprender, ni por su narrativa ni por la historia que se nos cuenta. Tras un primer nivel a modo de tutorial a bordo de un tren completamente, en el que no sabremos muy bien por qué estamos allí disparando a todo lo que se mueva, nos veremos en la piel del soldado Henry Blackburn. Este está siendo interrogado por agentes de la CIA que intentan descubrir lo que realmente ha pasado para lo que parece evitar una catástrofe mayor. A partir de este momento iremos reviviendo distintos flashbacks para reconstruir su historia e ir enterándonos poco a poco de todo, hasta que las piezas encajen. Aunque no sólo manejaremos a Blackburn, ya que también controlaremos a otros personajes, con el fin de mostrarnos los sucesos paralelos desde otro punto de vista.

Este estilo narrativo nos ha recordado enormemente al que vimos en Call of Duty: Black Ops, pero no es aquí donde acaban las similitudes con la serie bélica de Activision, ya que su desarrollo sigue a pie juntillas todos los tópicos de su desarrollo y que son esperables de la campaña de un juego de estas características. Hay un abuso de scripts, es decir, de sucesos programados para que ocurran en el momento que pasemos por un sitio, y también de escenas de vídeo interactivas en las que ir pulsando los botones que nos muestren en la pantalla (QTE). Eso sí, no se puede negar la espectacularidad que se consigue en todos estos momentos, dignos de una producción de Hollywood, pero que a su vez nos dará la sensación constante de haberlo visto ya antes.

A pesar de tener la sensación de estar jugando sobre raíles, ya que su desarrollo está excesivamente guiado y los escenarios no dejan demasiado margen a una libertad de acciones real, la campaña resulta muy entretenida, intensa y sobre todo muy variada. Tan pronto estaremos en un combate aéreo de cazas de combate, que a lomos de un tanque, que infiltrándonos entre las tropas enemigas, que cubriendo con un francotirador a un escuadrón de infantería o recorriendo las calles de París a tiro limpio. Es en esta variedad donde reside su punto fuerte, aunque nunca consigue terminar de camuflar la excesiva linealidad de la que sufre, donde con el fin de obligar al jugador a que siga los pasos programados, se nos pondrán paredes invisibles o puertas que no se abrirán hasta que nuestro compañero llegue y nos diga que la abramos, por muy pronto que hayamos llegado y estemos persiguiendo a alguien.