PSPCompra Split/Second: Velocity en FNAC
Lanzamiento: · Género: Velocidad
También en: PS3 X360 PC
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Black Rock Studios
Producción:
Distribución: Disney
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Split/Second: Velocity para PSP

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Split/Second: Velocity para PSP

Ramón Varela · 21/12/2010
El juego de velocidad explosiva se adapta a PSP manteniendo el espíritu del original.
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
8.5
TOTAL
8.5
DIVERSIÓN
8.5
JUGABILIDAD
8.5
Versión PSP. También disponible en PlayStation 3, Xbox 360 y Ordenador.

Unos meses más tarde que en a los tres sistemas de alta definición en los que se lanzó Split/Second: Velocity nos llega la adaptación a PSP del mismo juego a cargo de Sumo Digital, un estudio que tiene en su haber Outrun 2006 Coast 2 Coast, otro excelente juego de velocidad para la portátil. En esta ocasión, Sumo Digital se ha limitado a convertir el original de Black Rock Studios editado por Disney, y lo ha hecho con bastante buen acierto. Nada especialmente novedoso si posees alguna de las otras versiones, pero es un buen sustituto de bolsillo si careces de esas plataformas.

Split/Second: Velocity salió al mercado en fechas muy cercanas a Blur, de Activision, otro juego de velocidad arcade que también venía dispuesto a arrebatar la corona a Burnout Paradise, cada uno con algunas novedades que aportar a este mundo de nitros y choques espectaculares, que suelen recrearse en chapas retorcidas y cristales hechos añicos.

En el caso de Split/Second, el juego pone como disculpa la existencia de un programa televisivo con carreras arriesgadas, en el que todo vale para ganar audiencia, dinero y éxito –como en la vida real, podríamos decir-. Somos uno de estos nuevos participantes, dispuestos a labrarnos una carrera en la caja tonta, y para ello no basta con ser los más rápidos ni prestar toda nuestra atención a los competidores, porque la dirección del programa quiere espectáculo, con explosiones, entornos que cambian, que añaden obstáculos y cambian el recorrido sin avisar. Podemos dar por seguro que el torneo será más que accidentado.

Como en otros muchos juegos arcade, derrapar o dar saltos en el aire rellena un indicador de "riesgo" o como queramos llamarlo, que generalmente suele recompensar con turbos –óxido nitroso-. En Split/Second sirve para darnos un detonador de eventos especiales que tiene la utilidad de torpedear a los oponentes activando algunos sucesos en el escenario que modifican inesperadamente los acontecimientos. La inteligencia artificial también hace uso de esta habilidad, así que se añade mucha imprevisibilidad. ¿Qué puede suceder en una carrera? Depende de cada escenario, pueden ser explosiones cerca de los límites de la pista, pueden ser edificios derrumbándose, grúas que caen en todo el asfalto, o túneles que se desmoronan. En definitiva, un desarrollo que hará las delicias del productor Jerry Bruckheimer y del director Michael Bay.

Los citados derrapes van rellenando un indicador con diferentes niveles. El primero de ellos se activa cuando se completa una de las tres porciones de la barra semicircular, y pulsando uno de los gatillos cuando aparece un indicador en rivales próximos a nuestra posición, realizamos un daño moderado que sin embargo puede barrer a varios vehículos y hacernos ganar algunas posiciones. Si por el contrario ahorramos esta arma y completamos las tres secciones, el daño aumenta considerablemente en potencia y efectos, tanto que puede desatar una catástrofe que acabe con medio pelotón.

Esta característica de Split/Second añade un toque estratégico a la conducción que debemos estudiar, pues el ritmo de la carrera es muy variable, tan pronto nos encontramos en última posición como cae un contenedor que aplasta a múltiples rivales, y nos vemos luchando por el primer puesto. Dependiendo de la situación, además, nuestras propias explosiones pueden dañarnos; es el caso de querer eliminar por la fuerza bruta a un vehículo muy próximo a nuestra posición. Crear un bombazo cerca puede hacer que el coche, o la propia explosión, nos lleve a nosotros por delante.