RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias
Análisis de Don't Starve para Ordenador
Lanzamiento: · Género: Aventura
Ficha técnica
Desarrollo: Klei Entertainment
Producción:
Distribución: Steam
Precio: 13,99 €
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Comunidad
Nota de los usuarios: Don't Starve para Ordenador 7.68
4 valoraciones
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Compra Don't Starve en FNAC

Análisis de Don't Starve para Ordenador

Sobrevive, combina elementos y explora un extraño universo. Pero sobre todo, no te mueras de hambre.

Juan Rubio · 25/4/2013
Gráficos:
8 Jugabilidad:
6.8
Nota final: 8.6
Sonido:
7.3 Diversión:
9
La supervivencia como tal parece haberse convertido en un subgénero dentro de las aventuras en los últimos años. Obviamente, en prácticamente todos los juegos tenemos que llegar con vida a la meta, pero nos referimos a la supervivencia más literal. Hace ya algún tiempo analizamos Miasmata, un título único que nos obliga a sobrevivir en una extraña isla. Cuando hablamos de sobrevivir nos referimos a buscar provisiones, defendernos, alimentarnos, etcétera, etcétera. Cuando hablamos de sobrevivir hablamos de sufrir, porque la supervivencia, obviamente, no se trata de un camino de rosas.

Don't Starve

Miasmata era una propuesta exigente, que necesitaba paciencia, pasión e incluso devoción para poder sobrevivir y descubrir el misterio de la isla en la que nos encontramos al despertar. Don’t Starve recoge esa propuesta, pero la suaviza pensando en un público más amplio –aunque ni de lejos para el gran público–, y añade sus características propias que lo hacen merecedor de la atención de aquellos interesados en el género, o simplemente, los que busquen una aventura diferente, muy personal y bastante adictiva.

Pero sobre todo... no te mueras de hambre


Don’t Starve es uno de esos juegos cuyo título no decepciona. Podemos traducirlo más o menos como "No te mueras de hambre", y dad por hecho que ésta será nuestra mayor preocupación. Comenzamos despertándonos en una tierra extraña, donde un elegante caballero –aunque no menos extraño– nos comenta que no tenemos muy buena cara. Sin más indicaciones, comenzamos a controlar nuestro personaje –con tan sólo un clic, y las teclas WASD opcionales–, y así comienza nuestra lucha por la supervivencia.

Podemos comenzar recogiendo pequeñas hierbas, algunas ramas o piedras. Cuando tengamos las suficientes, podremos, por ejemplo construir un hacha que nos permita cortar árboles y conseguir troncos, o un pico con el que hacer los propio con las rocas, crear trampas... y así sucesivamente. Tendremos que recoger además provisiones de cara al futuro, ya que según pasa el tiempo se presentarán nuevos desafíos que amenazarán nuestra supervivencia.

Don't Starve

Un día en un lugar desconocido


¿Qué nos espera en este aparentemente tranquilo lugar? El comienzo es fácil. Pájaros posándose en busca de semillas, mariposas revoloteando, abejas cuidando de sus panales, o conejos entrando y saliendo de sus madrigueras. Nosotros vamos explorando un mapa que se genera de manera aleatoria cada vez que morimos, y si bien es algo que no parece tener mucho interés a priori, el juego despierta una curiosidad que nos invita a avanzar. Al principio, como decimos, todo parece normal, pero pronto comenzaremos a encontrar cosas extrañas que no encajan en nuestra percepción de mundo real.

El mundo de Don’t Starve es una peculiar mezcla entre la estética de La melancólica muerte del Niño Ostra, de Tim Burton y Donde viven los monstruos, de Maurice Sendak. La superficie del escenario está hecha de manera poligonal, mientras que los elementos que en él se encuentran son sprites. Esto hace que, según avanzamos, vayamos encontrando seres más y más extraños, y que la curiosidad por ver qué más se oculta en este incomprensible universo. Toda la acción se acompaña con escasas aunque correctas animaciones, y un no menos escaso aunque correcto apartado sonoro.

Para que os hagáis una idea, y sin destrozaros mucho las sorpresas, nos esperan gigantescos ojos con patas, una especie de raza de cerdos humanoides, una mascota que parece una calabaza con patas y que nos permite guardar objetos adicionales, o unos agujeros de gusano que nos teletransportan por el mapeado. La curiosidad es el incentivo para seguir avanzando, y además, al subir de nivel podremos desbloquear nuevos personajes con nuevas habilidades, que además amplían nuestras posibilidades de supervivencia.

Don't Starve

Una noche en un lugar desconocido


Don’t Starve, como hemos dicho, nos propone ir recogiendo materiales para ir fabricando nuevas herramientas, con las que construirnos, por ejemplo, y durante las primeras horas, ropa, o, lo más importante, una hoguera que ilumine nuestro al rededor a la hora de pasar la noche. Literalmente, pasar una noche sin fuego significa la muerte, ya que un extraño monstruo nos aniquilará mientras estamos totalmente a oscuras, sin que podamos escapar de sus garras. Encender un fuego es el "requisito" más importante junto a comer, ya que además no sólo tendremos que encender el juego, sino además mantenerlo encendido.

1 2 ÚltimaSiguiente

Síguenos
Links relacionados de Don't Starve

Últimos análisis de juegos para Ordenador