Vandal
Vandal juegos retro

Juegos Retro

Una mirada semanal al pasado, recordando grandes juegos clásicos y momentos de la historia del videojuego.

Willow: Gran película, mejor recreativa

·
La fantasía medieval de George Lucas inspiró una recreativa inolvidable.

De acuerdo, es la tercera semana seguida que recuperamos una recreativa de Capcom, pero vosotros lo habíais pedido en vuestros comentarios. ¿Y qué demonios? Nos apetecía hacerlo. Porque Willow son palabras mayores. Capcom exprimió a conciencia la placa CPS-1 para firmar una de las mejores adaptaciones de películas que jamás vimos en los salones recreativos. Lo tenía todo: unos gráficos encantadores, una música genial y una robusta mecánica que vampirizaba elementos de anteriores éxitos de la casa.

El flyer japonés enfrentaba a Val Kilmer y Warwick Davis con sus caricaturas Made in Capcom.

El flyer americano es indescriptible. Parece obra de la señora aquella del Ecce Homo de Borja.

La calidad de Willow no fue producto del azar. Detrás del proyecto estaban algunos de los mejores talentos de Capcom, por aquel entonces ocultos para delirantes pseudónimos (una práctica habitual de la industria japonesa de aquellos tiempos). El productor de la placa no era otro que Tokuro Fujiwara, el padre de la saga Ghosts ’n Goblins. De las labores de dirección se ocupó otro grande, Yoshiki Okamoto que, tras abandonar Konami (donde firmó clásicos del calibre de Time Pilot y Gyruss), dirigiría para Capcom joyazas como 1941, Gun.Smoke o Forgotten Worlds y ejercería de productor en Final Fight y Street Figher II antes de fundar su propio estudio, Game Republic, en 2005.

El dream team se completó con Seigo Ito (Avengers) e Hiroyuki Kawano (Legendary Wings) como diseñadores, una pareja que acabaría en las filas de SNK para participar en el desarrollo de sus diversas sagas de lucha (KOF, Samurai Shodown) antes de entrar a trabajar para DIMPS.

Con las monedas que dejaban los enemigos muertos podíamos comprar diversas mejoras en la tienda de este mago con cara de búho.

Perdón por el "name dropping" de dos duros, pero era necesario para recalcar que detrás de Willow había gente con muchísimo talento, lo que se tradujo en una placa tan espectacular como divertida, a pesar de desplegar una dificultad voraz que acababa con nuestra paga en cuestión de minutos. Servidor es consciente de que ha perdido reflejos con la edad, pero hasta que no he vuelto a enfrentarme a la versión japonesa (la única que he logrado emular a través del MAME) no he sido consciente de lo puñetero que se volvía el juego a partir de su tercera fase. Pero no adelantemos acontecimientos y empecemos desde el principio…

Capcom se tomó ciertas libertades respecto a la película, como multiplicar el tamaño de este perro, que ejercía de jefazo de la primera fase.

Willow estaba inspirado en la película del mismo título, dirigida por Ron Howard y producida por George Lucas. El film se estrenó en las navidades de 1988, pero la placa de Capcom no vería la luz hasta el verano de 1989. Este retraso de seis meses no lastró su impacto entre los parroquianos de los salones recreativos, que cayeron inmediatamente hipnotizados ante su más que notable calidad gráfica y una mecánica irresistible que recreaba con mucho salero las escenas más memorables del film, aunque tomándose ciertas libertades.

El Willow de la recreativa era mucho más ágil (y ducho en las artes mágicas) en comparación a su homónimo en la gran pantalla.

A lo largo de seis niveles el jugador alternaba el control del "nelwyn" Willow Ufgood y el "daikini" Madmartigan (aunque en los últimos niveles podíamos elegir entre ambos personajes antes de retomar la acción). El Willow de Capcom era bastante más ágil de lo que se había visto en la gran pantalla y además de dar sus buenos saltos dominaba la magia desde el principio, la cual adoptaba la forma de proyectiles. El Val Kilmer pixelado, por su parte, contaba con su espada para destruir a las huestes de la malvada bruja Bavmorda. Ambos personajes podían "cargar" el ataque (dejando presionado el botón de marras) multiplicando con ello el daño. Una maniobra que acababa siendo esencial en las últimas fases del juego, aunque ese periodo de carga nos dejase indefensos durante unos segundos.

El General Kael de la peli frente a su versión recreativa. Las malas lenguas dicen que su nombre estaba inspirado en la crítica Pauline Kael.

El primer nivel, protagonizado por Willow, nos enfrentaba a soldados de Bavmorda, unos cuantos ejemplares del peculiar cruce de perro, rata y jabalí que asolaba la aldea de los nelwin al principio de la peli, un hechicero (Capcom se inventó unos cuantos jefes intermedios para amenizar un poco el juego) y por último un perro que multiplicaba su tamaño ante nuestros ojos por obra y gracia de la magia negra.

'Maldita Castilla' rindió homenaje a este segmento de la segunda fase.

La segunda fase, controlando ya a Madmartigan, nos llevaba a la taberna y a revivir la persecución en carromato de la película, en un segmento tan espectacular como puñetero (al que Locomalito rendiría homenaje, muchos años después, en el arranque de Maldita Castilla). El tercer nivel se tomaba muchas más libertades e invitaba a Willow a ejecutar escalofriantes saltos sobre riscos y dar un movidito paseo en barca que inspiraría a Capcom cierta fase de Super Ghouls’n Ghosts.

¿No os recuerda este descenso en trineo a 'Strider'?

Tras una visita al campamento de Sorsha (con duelo incluido contra la hija de Bavmorda), y una huida/segmento de bonus en trineo (que recordaba bastante al descenso de la colina de Strider), Capcom nos llevó al castillo de Tir Asleen para revivir el momento más recordado de la película: el combate contra los trolls y el dragón de dos cabezas.

Por supuesto, Capcom no olvidó incluir el combate contra el dragón de dos cabezas de Tir Asleen.

El sexto, y último nivel, tenía como escenario el castillo de Nockmarr, la fortaleza de Bavmorda. Aquí la dificultad ya estaba completamente desmadrada. No solo teníamos que enfrentarnos a los soldados y al mismísimo General Kael (el bigardo del yelmo calavérico cuyo nombre, al parecer, estaba inspirado en la célebre crítica cinematográfica Pauline Kael). Para poder llegar hasta la malvada reina y entablar el combate final, teníamos que elegir entre diversas puertas. Una mala elección nos devolvería unas cuantas "pantallas" más atrás, lo que unido a los arqueros, los lanceros, los tipos que empujaban arietes con pinchos y ciertas plataformas que aparecían y desaparecían sobre un suelo espinoso componía un desquiciante combo que acabó con la paciencia de muchos (y la paga semanal de todos).

Antes de poder enfrentarnos a Bavmorda teníamos que atravesar un castillo repleto de enemigos, trampas y puertas que te mandaban de vuelta al principio.

La NES europea apostó por esta ilustración (la misma utilizada en la adaptación para ordenador). La yanqui recurrió al aborto del flyer que habéis visto arriba.

Aunque nos dejó sin blanca, nuestra devoción hacia este Willow recreativo no ha dejado de crecer con el paso de los años. La música de la película, obra de James Horner, era maravillosa, pero la banda sonora de la máquina, compuesta por Takashi Tateishi (ojo, el compositor de la música de Mega Man 2, entre otros), no le iba a la zaga. Muchos seguimos teniendo la melodía de la primera fase metida en lo más profundo de las meninges, más de un cuarto de siglo después.

La placa dejó huella tanto en los jugadores como en otros desarrolladores. Sin ir más lejos, el Elf de Ocean fusiló con bastante descaro el sprite de Willow. A pesar de todo, la compañía no adaptó la recreativa a consolas, sino que aprovechó la licencia de película para crear una aventura para NES en la línea de The Legend of Zelda, comercializada en Japón y EE.UU. en 1989 (llegaría al territorio PAL dos años después). El cartucho de NES era estupendo (estaba producido por Fujiwara y dirigido por Akira Kitamura, el padre de Mega Man), pero habría sido genial haber podido disfrutar de la recreativa en Super Nintendo, Mega Drive o en algunos de los recopilatorios de clásicos que Capcom ha ido lanzando en las últimas décadas. Una vez más, el espinoso problema de las licencias aplastó nuestros sueños.

¿Sudasteis sangre para acabaros la máquina o servidor es un torpe? ¿Acertasteis a la primera con las puertas que llevaban a Bavmorda? ¿Preferís la recreativa o la aventura de NES? Como siempre, estamos deseando que compartáis con nosotros vuestros comentarios y anécdotas. Y vuestras peticiones, claro está, para próximas entregas de esta sección retro.

ANTERIORES
Retro
15:00 5/5/2017
Esta semana recuperamos uno de los brawlers más queridos de la factoría Capcom.
Retro
15:00 12/5/2017
Las franquicias Alien y Predator unidas en esta mítica recreativa de Capcom.

_GalForD_ · 19/05/2017 14:39
Aun tengo mis mapas manuscritos de las mazmorras de la versión de NES :_)

Aira · 19/05/2017 14:43
Yo no jugué a la recreativa, ni siquiera recuerdo haberla visto en bares o salón alguno... pero la versión de NES sí que la jugué, y que decir de ella; que era un puto juegazo.
El cambiar a una arma de más nivel y ver como la usabas con torpeza hasta que adquirías la pericia suficiente, buff. Me encantaron esos detalles.

Cardesin · 19/05/2017 14:47
La recreativa molaba mil, regalaron una con la micromanía y era un jodido sueño húmedo, pero nunca pasé del dragón valodor de la pantalla....4 ó 5, que chungo era!

angelville · 19/05/2017 14:56
Una de mis recreativas favoritas.

Hombre, fácil no era, pero no era conocida precisamente por su alta dificultad.

Eso si, la minifase del carromato, en la fase 2, era una especie de puerto de montaña de categoría especial, porque podías llegar ahí fácil, con la vida llena y con "toques" extra, y acabar viendo el Game Over sin problemas.

El truco es saber farmear monedas e ir siempre con el mejor ataque que puedas comprar, sino si es cierto que hay partes que como no vayas con el arma correspondiente (Willow) es muy difícil.

Por cierto, no has comentado el pequeño truco del brownie que podías sacar en ciertas fases (no sé si en todas) y que te acompañaba y ayudaba lanzando lanzas.

AnibalSmith · 19/05/2017 14:57
Una gran recreativa, desafiante desde la primera a la última fase.

En cuanto al juego de nes, es de mis favoritos de la consola. Tenía monstruos muy chulos y unos escenarios bastante buenos para la época.

Yo también me dibujaba mapas, tenía un cuaderno de milimetrado para esos menesteres XD

MrTrollX · 19/05/2017 18:48
Nunca he jugado al juego pero la película es la polla con una BSO cojonuda.

droibueu · 19/05/2017 19:15
Con la primera vida llegaba a la bruja final y me dejaba matar por tiempo esquivando la silla saltaría escupen olas jaja. Y en el último segundo de la última vida mataba la bruja jaja,la mejor recreativa de todos los tiempos y la seguiré jugando en Mame no me canso. Después de esta estaba Shadow Dancer buenísima tb,y toki, y Ghost and Gobblins, Final Figth,Puto Puto, Tetris, Super Pang,Snow Bros... Eso eran juegos que enganchaba jaja,me quedaba sin paga en los bares siiiiiiiii.

c4r10x · 19/05/2017 20:24
Muy bueno, lo recuerdo con cariño.

Luisuko · 19/05/2017 22:23
Yo me la pasaba con una moneda de cinco duros. No era de las maquinas más dificiles. Del estilo de ghouls and ghosts. Te podía durar la partida mogollón.

BuddyBradley · 19/05/2017 22:29
Madre mía, pocos recuerdos. La recreativa molaba lo suyo, pero aquí al menos ni el Tato jugaba a ella, demasiado jodida. Eran los tiempos de encontrar una máquina que controlases un poco para jugar el mayor tiempo posible porque la paga daba para lo que daba. Nos hacemos mayores, dita sía.
La versión de NES... estoy llorando todavía de la emoción. Era un mico cuando me lo pasé, mi primer juego de rol, de hecho. Y sin saber inglés ni tener ni puta idea de lo que decían, ojo. Y dio igual, no disfruté ni nada. Grande que al menos se le recuerde, no se si será por el cariño con el que recuerdo pero siempre he pensado que es uno de los grandes desconocidos de la consola.

angeldejota · 19/05/2017 23:38
Pues nunca eh jugado a la recreativa tendré que echarle el guante no obstante la pelicula lo que se dice buena mas bien regulera

droibueu · 20/05/2017 12:45
[respuesta:10]Y tanto,yo estaba tres cuartos de hora con 25 pesetas jaja.[/respuesta]

droibueu · 20/05/2017 12:46
[respuesta:11]No era tan chunga,era cuestión de jugar y ver cómo jugaban.[/respuesta]

abp · 20/05/2017 17:31
simplemente magistral,dificultad modo dios multiplicado por 10,graficos espectaculares,musica inolvidable,que además estuviesen detras aportando tanto yoshiki okamoto,como tokuro fujiwara,se me ocurre así a bote pronto tombi!de la primera playstation,pues casi nada,takashi tateishi,del megaman2,y el flyer,el americano,jajajajaja ecce homo,jaja como siempre los mejores eran sin duda los japoneses,y bruno,no era torpeza tuya,muchos lo intentamos...y fracasamos maldiciendo a crom por la dificultad,lástima que no hubiera versiones por el tema licencias,pues podría haber salido algo mu guapo de ahí,gran post

abp · 20/05/2017 17:34
bueno la version de nes,es verdad

DeiviTron · 20/05/2017 18:12
Es de los primeros juegos de recreativa que jugué y bendito MAME por dios!!!
La música y los gráficos son geniales y su dificultad es bastante cabrona si no conoces el juego.

_JMHETFIELD_ · hace 20 horas
hay algún emulador para jugar al de la recreativa?

Gallofa · hace una hora
Jamas la pude jugar de crio porque, a diferencia de mis amados Ghost and Goblins o Ghouls and Ghost, esta nunca la vi por ningun bar o salon recreativo de mi ciudad pero tengo grabado a fuego aquel analisis en micromania donde ademas daban los detalles para el sorteo de la mismísima recre original.No se a quien le tocaria pero yo con una recre de Ghouls and Ghost o de Willow a finales de los 80 en mi casa es que no salgo a la calle ni a comprar el pan xd

A ver si abordais mas(todavia) el tema de las recreativas en la retrogamer o en la new superjuegos, recuerdo que willow la analizo mayerick en aquella gloriosa sección sala de maquinas.

Flecha subir