RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias
Vandal juegos retro

¿Dónde se metió Cool Spot?

Este simpático punto rojo protagonizó un gran plataformas en 1994. Pero antes de este año y después de él también apareció en otros videojuegos. Pero ¿por qué desapareció tan pronto?

Emmanuel Castro · 18:19 19/10/2012
La semana pasada recordamos el juego de el punto rojo más chulo del mundo. Pero detrás de este estaba el no menos "cool" David Perry, junto a varios de sus amigos que a su lado le acompañaron en muchos de sus juegos.

David era experto en hacer juegos basados en marcas de moda, pedir una financiación y hacer títulos que fueran rentables. Las pocas salidas de este molde tuvieron éxitos dispares, pero queriendo hablar de ellos en otra pequeña columna, hoy regresemos donde lo dejamos la semana pasada.

Cool Spot de 1994 puede considerarse su mejor entrega. Se grabó para muchos como un gran plataformas, y para otros fue un juego simplemente bueno, ya que en 1994 los juegos de plataformas eran los que mandaban en la industria.

Y decimos que fue su mejor entrega porque no fue el único juego. Apareció publicitado hasta la saciedad en las revistas y cintas de vídeo de la época y la jugada salió bastante bien. Siendo un plataformas bastante aceptable, al ser respaldado por una publicidad hasta en la sopa, todos sabíamos quién era Cool Spot por aquellos entonces, en los que esperábamos al siguiente capítulo de Dragon Ball o Campeones.

Ganó premios bastante importantes en la prensa como fueron:

"Cartucho con la mejor música del año", 1993, Sega.

"Mejor sonido", 1993, Electronic Games Magazine.

Y "Uno de los mejores 28 videojuegos de todos los tiempos" para la revista Mega.


Pero antes de llegar a este juego, hablemos de los anteriores y de por qué no son recordados como este.

Cool Spot es la ficha roja


Pero no la ficha roja de Parchís, claro, sino una ficha en un juego "de estrategia abstracta". Definición propia de este videojuego que en el año 1990 visitó los ordenadores Amiga, Atari ST y nuestros compatibles tecleándolo bajo MS-DOS y en el mismo año en formato cartucho para las consolas NES y Game Boy.

La jugabilidad tomaba la base del juego "reversi", pero cambiando sus fichas por nuestros pequeños amigos.



Al mover una ficha y situarla donde queremos, Cool Spot se colocaría en el sitio con una animación graciosa, como en muchos de sus Spots hacía (valga de redundancia). Este era su mayor atractivo, y quizás el único, ya que era un juego con una mecánica ya conocida pero amenizado por el personaje.


Después de este sencillo juego, Cool Spot fue visto en Spot: The Cool Adventure. Este juego fue lanzado en Japón para la pequeña pantalla de color verdoso de Nintendo y constituyó un título que podemos catalogar como "olvidable".


El juego era un plataformas, pero de aquellos plataformas en los que se notaban las prisas, la falta de ganas, los animadores de sprites durmiendo la mona y los músicos inspirándose en músicas eclécticas y machaconas.

Pero en este juego de Visual Concepts (grandísima compañía que aquí estaba en pañales) se podía producir un síndrome de Estocolmo: presentaba unas animaciones bastante regulares y una música también muy floja, pero eso quizás no llegaba a ser malo del todo, ya que era un plataformas con buenas intenciones, era un quiero y no puedo (después de pasármelo) pero con grandes fases típicas de los plataformas de la época.



Los plataformas de antaño daban pocas oportunidades incluso en modo fácil, si caías por un amplio barranco morías sin más, nada de dobles saltos ni nada de encaramarse a los salientes para luchar por salir de la muerte: te caes por una plataforma hacia la nada = una vida menos.

El final del juego es uno de los más desalentadores que recuerdo, y la verdad es que he visto muchos, juzgad vosotros mismos:



Cool Spot vuelve a donde salió, a aquel punto rojo que acompañaba a la lata o botella, sin más. Después de acompañarle en esta aventura vemos cómo en la pequeña animación nos abandona irremediablemente hacia su origen, dejándonos quizás un poco fríos.

El último Cool Spot


Este último juego del punto rojo "molón" fue Spot Goes to Hollywood. Tomando como base la plataformas que más éxito tuvo: la versión Mega Drive. Este plataformas buscaba continuar el éxito del primer Cool Spot, y lo intentó en un plataformas de corte clásico pero apostando por una perspectiva bastante de moda en la época, pero bastante arriesgada, la perspectiva isométrica. Quizás podía valer para juegos de otro tipo, pero el problema de esta perspectiva en un plataformas era sencillamente, que todos los plataformas que usaron este camino, fracasaron de una manera u otra.



Pero la verdad es que es bastante entendible, un plataformas bajo esta perspectiva se volvía bastante difícil de controlar y de calcular las distancias. Quizás por esto, Spot Goes to Hollywood aunó bastantes bondades, pero los que lo probaron fueron sabios, y aunque la intención de Virgin Interactive era buena, el juego se desinfló por su propia naturaleza, un plataformas dominado por una perspectiva tan poco útil estaba destinado a fracasar.



El problema de presentar un juego pseudo 3D con un mando de ocho direcciones es que el control se volvía tosco, poco ágil en una época en la que el control del personaje y su respuesta eran la carta de presentación en cada juego, y aquí, salían perdiendo.

Spot Goes to Hollywood fue un juego lleno de buenas intenciones, de grandísimas animaciones, de niveles largos y enrevesados y que fue publicado no solo en Mega drive, sino en Sega Saturn y Sony PlayStation incluyendo nuevos niveles que demostraron que esta apuesta iba en serio, aunque la respuesta del público fue desigual.



La versión de Saturn, como era de esperar, mostraba las mejores animaciones, ya que Sega Saturn fue concebida para ser una bestia 2D, justo en el momento de la explosión 3D, pero aun así, este juego en sus versiones Saturn y PSX no aunaron el éxito que pretendía la compañía y la decepción en las oficinas de los productores fue mayúscula.

Cool Spot estaba herido de muerte, ya que la mascota que gran éxito durante años estaba agonizando en un videojuego del que se preveían versionas para Amiga y Super Nintendo, pero que jamás llegaron a ver la luz ante la decepción de un juego en el que tenían muchas esperanzas puestas...pero el público no respondió antes una apuesta arriesgada para un plataformas, pero que fue el punto y final para nuestro amigo Cool Spot.



El problema fue que un juego concebido en 2D, fue devorado por la vorágine 3D que vivió la industria, y con ella, murió una mascota que en los años noventa fue bastante famosa y entretenida, pero que decidió volver de donde salió.

Hoy día a Cool Spot lo vemos más de lo que pensamos, ya que podemos pasar por un supermercado, ver la bebida en la que se inspiró esta mascota, y veremos cómo Cool Spot volvió al sitio del que salió.