Vandal juegos retro

Juegos Retro

Una mirada semanal al pasado, recordando grandes juegos clásicos y momentos de la historia del videojuego.

Blue Shadow

Emmanuel Castro · 1:13 12/1/2013
Taito nos trajo una joya inolvidable hace más de veinte años. Hoy recordamos uno de los mejores juegos que recibió una de las consolas más vendidas de la historia.

Hay acontecimientos en la vida que se nos quedan grabados y permanecen imborrables, por mucho tiempo que pase. Nuestro primer beso, la primera película que nos hizo soñar con historias imposibles, el nacimiento de nuestro hijo, por ejemplo.

Muchas son las cosas que recordamos como si ayer mismo acabasen de ocurrir y en esta pequeña columna nos gusta mirar al pasado para recordar, a veces, sentimientos olvidados con videojuegos que nos marcaron para siempre.

El que suscribe estas palabras puede decir que nunca tuvo una Nintendo NES, ya que mi consola de adolescencia fue Master System II, pero sí que puedo decir, que este juego me marcó, jugándolo en casa de un amigo cada uno con un mando, me hizo envidiar a "la consola rival" y disfrutarla a partes iguales.

Hoy miro las discusiones acaloradas entre usuarios de una y otra consola con cierta sonrisa fruncida, ya que la rivalidad NES vs Master System y Mega Drive vs Super Nintendo las viví como si de defender a un familiar se tratara. Pero este juego fue el principio de un pensamiento que hoy ya no me causa vergüenza, ya que te hace entender que cada consola ofrece una cosa, y que a pesar de las limitaciones técnicas, hay juegos en consolas "rivales" que merecen vivirse.

Un juego que merece ser probado -a pesar de la consola que tuvieras- es Blue Shadow. Natsume sorprendió a todos con este juego, aunque fue eclipsado parcialmente por otros de temática similar. Lo hizo en Japón en el año 1990, bajo el nombre de Kage, en América bajo el nombre Shadow of the Ninja, y como muchos lo conocemos, en Europa bajo el nombre de Blue Shadow.

Ninjas en el futuro

A pesar de que Blue Shadow se ambienta en el año 2029, como sabemos, la historias de los orígenes de los Ninja nos hacen remontarnos siglos atrás. Los famosos trajes negros son recordados por todos, pero no eran los únicos que utilizaban.

Dependiente de la misión, y la época del año, cambiaba el color. En otoño, los trajes de color verde oliva y los marrones eran los que predominaban, y en las épocas de grandes nevadas, el blanco fue su segunda piel.

Pero como sabemos, no sólo de hombres se surtía este "trabajo". Las mujeres ninja (Kunoichi) solían utilizar armas diferentes a sus homónimos masculinos, pero en este juego, en el que el segundo jugador controlará a una ninja, tendrá las mismas armas.

Pero ¿por qué hubo esa avalancha de juegos de artes marciales a finales de los años ochenta y principios de los noventa? Pues porque en aquella época, vieron la luz grandes producciones de esta temática, como por ejemplo El regreso del Dragón o Conexión en China de Bruce Lee.

Pero hablemos ya de Blue Shadow. Este juego se ambienta en el no tan lejano 2029. En aquel año, bajo la dictadura del régimen del Emperador Garuda, han muerto muchas personas sin explicación.

Dos sombras surgen, y ninjas se hacen llamar... Ahora, nuestra misión es adentrarnos en la fortaleza de Garuda y destruir todo su imperio. A lo largo de cinco fases veremos lo basto del imperio de Garuda y los hombres que están dispuestos a morir por él.

Desde secuaces obsesionados con empujarnos al vacío, poniendo en riesgo su vida, hasta enemigos con tecnología vanguardista nos esperan para no dejarnos pasar, a lo que en última instancia responderá un jefe que guarda la zona.

El juego tiene ciertos toques que lo hicieron único. Disponemos de una sola vida, y de 5 continuaciones. Además de esto, debemos mimar nuestra barra de energía, ya que a medida que disminuye, también lo hará la efectividad de nuestro ataque aunque lo hayamos potenciado y subido de nivel.

También hay enemigos que al acabar con ellos, recibiremos ciertas pociones específicas que recuperan la tan preciada vida. Tendremos dos armas principales, nuestra espada y un gancho que produce daños en cualquier dirección.

Las armas secundarias son unas pequeñas bombas y los shurikens, todas ellas con sus evoluciones y mejoras, y con una graciosa inmunidad a nuestras propias bombas, sin duda un "arte ninja".

El control es sencillo y preciso, además cuando saltemos podremos agarrarnos a diferentes plataformas y descender a ellas, lo que hace que recorrer el escenario sea una verdadera fiesta.

Los enemigos, como dijimos, van desde marineros, aprendices de ninjas, hasta robots que nos harán agacharnos y blandir la espada para acabar con ellos. Los súbditos de Garuda serán muchos, y algunos duros de roer, pero el más duro de todos ellos sin duda es el propio Garuda.

El enemigo final aguantará nuestras embestidas con una dureza que puede llegar a asustar. Pero nadie dijo que sería fácil, y llegar al final de este cartucho puede costar, sobre todo porque ni siquiera acabando con cada jefe de final de fase empezaremos con la vida al completo.

El juego tenía buenos gráficos y una música que era una delicia y acorde con el estilo frenético que tiene el juego de principio a fin. Se convirtió en un grandísimo título por tener un modo de dos jugadores simultáneos inédito en el género e hizo historia porque llegaba al sobresaliente en todos y cada uno de sus apartados.

¿Jugaste a Blue Shadow, Shadow of the Ninja o Kage?