Steambox: Destapando la caja de Valve

Steambox: Destapando la caja de Valve

Juan Rubio · 17:18 9/1/2013
Una de las compañías con más personalidad del sector se prepara para dar el salto a las consolas.

Valve también busca innovar con el control, y ya ha anunciado que apostarán por un mando biométrico. Este mando permitirá "leer" el cuerpo humano, desde nuestras huellas dactilares hasta nuestros ojos, o incluso nuestras pulsaciones. Aparte de comodidades como permitir iniciar nuestra propia sesión de usuario simplemente cogiendo el mando, abre una nueva puerta a la imaginación de los desarrolladores. Esta misma mañana, el propio Newell afirmaba que "La biométrica en cambio es, en esencia, añadir más comunicación entre el juego y la persona que lo juega, sobre todo de formas en las que el jugador no es necesariamente consciente", y que tienen "muchas ideas". Por el momento sabemos que hay tres prototipos de mandos diferentes en marcha, y que se experimenta con pantallas, distintos sensores, o la posibilidad de cambiar los sticks para ajustarlos a las distintas experiencias de juego.

El futuro de Steambox

Aunque crear un "concepto" para que otras compañías se suban a él puede parecer extraño, Valve puede tener sin duda uno de los proyectos más interesantes del futuro de los videojuegos. Un concepto similar al visto con la clásica MSX, que cuenta con un elemento diferenciador, Steam. Que el nuevo modelo de negocio gire en torno a su tienda digital sólo podría significar una cosa si éste se extiende y se implanta en nuestros hogares: un mayor éxito para Valve. La posibilidad de que cada Steambox sea fabricada por una compañía abre también la competitividad, en la que cada una puede ajustar el precio, las especificaciones o incluso añadir su toque distintivo.

Valve jugaría así con una cierta ventaja, ya que, por ejemplo, podría incluir misiones exclusivas para su mando de control biométrico en un supuesto Half-life 3, dotando a su propia Steambox de una exclusividad parcial que las separe de las de otras compañías. También, sin pensar mucho, se nos ocurre descuentos exclusivos de Steam para los usuarios que adquieran la por ahora llamada Bigfoot, u otras ventajas para los que decidan apostar por la consola "original". Esto es aplicable a cada compañía y son, obviamente, suposiciones, pero que dejan entrever todo lo que este concepto podría dar de sí.

En una época en la que el mundo de los videojuegos está cambiando, en la que todos los dispositivos luchan por convertirse en "el único", Steambox cuenta con muchas posibilidades para causar un auténtico revuelo en el mercado. Valve ya no sólo recoge juegos en su tienda, sino que también tiene sitio para las aplicaciones. La sencillez de su funcionamiento, la interfaz de Steam Big Picture, y compatibilidad de estos miniordenadores con servicios de vídeo como Netflix –y por qué no, una posible evolución de Steam en la que podría albergar música, películas o revistas– hacen que el proyecto de Valve se pueda convertir en una de las consolas/centros multimedia que más veamos en los salones de los próximos años. O meses.