Los mejores cooperativos de la generación

Los mejores cooperativos de la generación

Antonio Vivanco · 18:02 20/5/2013
Analizamos los títulos cooperativos más importantes de la generación.

El lanzamiento de las consolas de nueva generación es inminente y en Vandal queremos hacer balance sobre uno de los modos multijugador más importantes de una generación que está dando sus últimos coletazos, pero que ha sabido exprimir al máximo y potenciar el tema de este especial: el cooperativo.

Hablamos de potenciar y expandir, pues no es un modo que se haya inventado en los últimos años, sino que gracias a las plataformas online de las consolas actuales y las mecánicas jugables instauradas a lo largo de estos años, se han podido ver y experimentar nuevas formas de jugar con amigos, ya sean físicos o virtuales.

Si bien es cierto que las desarrolladoras han optado por incluir multijugador competitivo en muchos de sus proyectos, aunque el jugador pensara que era innecesario, no han sido menos numerosos los proyectos que han apostado por incluir diversas variantes del modo cooperativo, ya sea con la posibilidad de experimentar las campañas para un jugador con uno o hasta tres amigos más, o bien por modos de juego exclusivos en los que acabar con los infinitos enemigos sería imposible de no contar con la ayuda de otro jugador.

Desde matanzas zombis, hasta juegos de plataformas, pasando por shooters en primera persona, hemos seleccionado los que para nosotros son los juegos cooperativos más destacables de la generación.

Tú y tus amigos... ¡rodeados de zombis!

El tan recurrente género zombi no ha perdido la oportunidad de explotar al máximo la colaboración entre jugadores para sobrevivir a las hambrientas hordas de caminantes. Algo que supieron plasmar a la perfección en Valve cuando tuvieron la genial idea de desarrollar un título en el que hasta cuatro jugadores lucharan codo con codo y espalda con espalda contra infectados de todo tipo.

Así, en Left 4 Dead -y su continuación- la única forma de que cuatro personas sobreviviesen era el trabajo en equipo y la ayuda mutua, pues en este caso, el daño que podía sufrir el equipo durante cualquiera de las misiones de sus campañas era exagerado. Pues los infectados no eran simple caminantes, sino que un ser mutante, el tank podía acabar con los cuatro compañeros de un embiste y del mismo modo, con la posibilidad de alcanzar el refugio en el que reponer nuestra salud y guardar nuestro progreso con tranquilidad. Así, la mano de un amigo a la hora de revivirte y protegerte era, en muchas ocasiones, la única forma real de superar las campañas en el mayor nivel de dificultad.

Como complemento, la saga incorpora un modo enfrentamiento en el que equipos de cuatro jugadores encarnan a los supervivientes y los infectados, luchando por superar la campaña o sabotearla, respectivamente. Debemos decir que fue toda una novedad y todo un placer poder jugar como tank, witch, jockey, o boomer entre otros, con el único objetivo de impedir que los supervivientes rivales superaran las misiones...pero todo un suplicio estar en el lado superviviente.

Aunque se pudiese jugar con la filosofía de 'a lo loco', la única garantía de éxito era la comunicación y la seguridad al dar cada uno de nuestros pasos como equipo, lo que reportaba al jugador una impagable sensación de satisfacción. Es por eso que lo consideramos -y así muchísimos jugadores- el mejor juego cooperativo dentro del género.