Los 50 Mejores de GameCube

Los 50 Mejores de GameCube

Daniel Escandell · 20/2/2010
Repasamos la trayectoria de la anterior consola de Nintendo.

45. Luigi's Mansion

Mario no llegó a la cita con el estreno de GameCube. Tampoco a la de Wii. Pero en su lugar, Luigi protagonizó un juego de terror como sólo Nintendo podría hacerlo: lleno de humor. Y es que Luigi recorría una de esas mansiones llenas de fantasmas a las que les cogimos el gusto con Super Mario World equipado con una suerte de aspiradora.

Comparado con un Mario de toda la vida, lo cierto es que el pobre Luigi no tenía nada que hacer, pero como juego en sí mismo, sin estar condicionado por sus predecesores, nos encontramos con un juego que sorprendía en su época por los gráficos, animaciones y la siempre exagerada expresividad de un muy asustadizo Luigi a la búsqueda de su hermano.

Una propuesta diferente que, con succionadora de espíritus y linterna, bien podría ofrecernos una nueva entrega, más extensa y con más retos, en Wii.

44. Phantasy Star Online Episode I & II

El primer juego de rol online en consola tuvo su continuidad, una vez difunta Dreamcast, en la consola GameCube de Nintendo. Era ésta una apuesta arriesgada por las pocas opciones de conectividad de la consola de Nintendo, y la poca disponibilidad de sus adaptadores, especialmente en España, pero eso no fue impedimento para que varios miles de entusiastas se interesasen por esta innovadora experiencia y la viviesen intensamente, con una fidelidad que debió sorprender tanto a Sega como a Nintendo, y eso que contaba con una cuota mensual. Adaptado desde Dreamcast, incluía todo el contenido de la versión de la consola de Sega más algunos extras, con algunas mejoras gráficas. Aparte, inteligentemente incluía una opción de juego offline a pantalla partida para aquellos que no contasen con conexión o que no se decidiesen a dar el salto a la red.

43. Super Mario Strikers

Mario y los deportes; los deportes y Mario. No es que el tipo se prodigue mucho en realidad, pero lo cierto es que sus sagas de golf y tenis eran ya habituales. GameCube vio nacer el béisbol (deporte de poco calado en España) y el fútbol (deporte de mucho calado en España); además de baloncesto años más tarde en Nintendo DS, y de mano de Square Enix.

Como es habitual en este tipo de juegos, se cogieron las normas básicas del fútbol, se simplificaron, y en vez de ponernos equipos de 11 contra 11 en el que los partidos durasen 90 minutos, se optó por algo mucho más arcade, más cercano a los FIFA Street que a los FIFA normales. Se le añade un toque de fantasía, mucha ambientación Mario, algunos poderes especiales, y a jugar.

Y vaya si a jugar. Porque otra cosa (por ejemplo, realistas) estos juegos no son, pero divertidos lo son un rato largo, y superan, con creces, a otros conceptos de juego ‘party’ a poco que los participantes sepan coger un mando.

42. Mario Golf: Toadstool Tour

El antecedente directo, la entrega de Nintedo 64, dejó un listón altísimo. Y en GameCube no defraudó en absoluto, aunque sí tuvo algunas cosas que parecía que podían jugar en su contra. Nos referimos a la mayor presencia de elementos del Reino Champiñón, frente a un planteamiento más "realista" y conservador de los hoyos.

Pero eso daba igual, porque luego su jugabilidad es tan profunda como se puede esperar de cualquier juego de este deporte con vocación seria, pero con un sistema de control y diseño que, además, lo hacen divertido. Y es que Camelot tiene más que tablas en el género: firmaron las dos entregas anteriores (N64 y Gam Boy Color), pero también son los padres de Everybody’s Golf.

Además, esta versión tiene conectividad con la versión de GBA, Mario Golf: Advance Tour, lo que permitía transmitir nuestros personajes y seguir disfrutando de ellos.

41. Resident Evil Zero

Fue el primer Resident Evil creado expresamente para GameCube, y aunque Resident Evil 4 fue un gran renovador, éste fue continuista. La historia nos llevó al pasado, a los hechos previos a la primera entrega, y estrenó el sistema de juego con dos personajes simultáneos, algo que, como hemos visto, ha calado en la saga.

Pero su historia seguía apostando por los experimentos, por Umbrella, y por los bichos mutados gordos y los zombis lentos. Todo ello en entornos prerrenderizados, combinados con personajes poligonales, y una calidad gráfica a la altura (gracias a la herencia del remake del primer Resident Evil para GCN) y un diseño clásico jugable que ha sido más apreciado por los seguidores de la saga tras los cambios impuestos desde RE4.

Además, es el único juego de la serie que realmente ha sido exclusivo para GameCube, hasta su reciente adaptación a Wii, pues los otros fueron o conversiones o revisiones, y RE4 ha pasado por PS2, PC, móviles, iPhone y Wii.