La historia de PlayStation 2

La historia de PlayStation 2

Jorge Cano · 18:06 10/2/2013
Tras más de 12 años en el mercado PlayStation 2 se ha dejado de fabricar. Os contamos la historia de una de las mejores consolas de todos los tiempos.

En noviembre siguieron llegando buenos juegos, el día 16 se lanzó Burnout, de unos hasta entonces desconocidos Criterion Games, un divertido y espectacular arcade de velocidad que iría creciendo en cada entrega de manera exponencial, convirtiendo a sus creadores en todo un referente de los arcades de conducción, que han sobrevivido hasta hoy en día en plena forma, ahora en los brazos de Electronic Arts. Además con este juego estrenaron su motor gráfico RenderWare, que tuvo mucho que decir en aquella generación de consolas, y que licenciaron otros estudios y fue utilizado en muchísimos juegos, sin ir más lejos la saga Grand Theft Auto se gestó con esta herramienta. Fue en aquellos años uno de los motores que compitieron con el Unreal Engine, aunque el salto a la actual generación les pilló a contrapié, y quedó relegado al olvido, solo siendo utilizado en muy pocos juegos (como Crackdown, un sandbox exclusivo de Xbox 360).

Ese mismo mes, el 23 de noviembre, llega un clásico atemporal, una de las mejoras aventuras de terror de todos los tiempos, y un juego para nosotros inolvidable: Silent Hill 2. Tras la sorprendente primera entrega en PlayStation, en lo que aparentemente era la respuesta de Konami a Resident Evil, pero que resultó ser mucho más, esta secuela para PS2 nos dejó alucinados, por muchos motivos. Por su inquietante, desconcertante y sobre todo adulta historia, poco habitual en el mundo de los videojuegos, por su apartado técnico, por el terror psicológico que conseguía transmitir, sin grandes golpes de efecto, y por su soberbia banda sonora a cargo de Akira Yamaoka. El punto álgido de una saga, que también contó con una excelente tercera entrega, aunque para nosotros inferior a la segunda, y que desde entonces fue cuesta abajo y de momento, sin frenos.

A finales del mismo mes de noviembre, llegaría Tony Hawk's Pro Skater 3, un juego que para muchos puede que no sea mítico ni inolvidable, pero que nos divirtió como ningún otro y recibió unas excelentes críticas, otra saga que por entonces estaba de dulce, y que ha quedado relegada al olvido. Al mes siguiente, por fin en Europa, se lanzó Devil May Cry, el 7 de diciembre, todo un clásico de PS2 solo empañado por la horrorosa versión PAL. Hemos tenido que esperar casi 11 años para poder disfrutarlo en condiciones en Devil May Cry HD Collection. Con unas enormes bandas negras y a 50 Hz, nos tuvimos que comer los europeos una de las primeras joyas de la consola, lo que no impidió –al menos no demasiado-, que lo disfrutáramos.

Ese mismo día, el 7 de diciembre, se lanzó otro clásico de PlayStation 2: Jak and Daxter: El legado de los Precursores. Lo nuevo de Naughty Dog, un estudio que siempre le ha sabido tomar la medida a las consolas PlayStation, primero con Crash Bandicoot, luego con la saga Jak, y estos últimos años con Uncharted. Un plataformas en tres dimensiones sobresaliente, y que mutó en las siguientes entregas a un sandbox con muchas acción, pero disgusto de no pocos amantes de las plataformas. Así cerraba el año la consola, y hubo que esperar a marzo de 2002 para que se reanudara la llegada de juegazos.