RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias

El fin del mundo en los videojuegos

Dicen que este viernes 21 de diciembre podría acabarse la vida como la conocemos. Repasamos los videojuegos que se han adelantado a la tragedia.

Juan Rubio · 12:41 19/12/2012

1. Página 12. Página 2 3. Página 3
4. Página 45. Página 56. Página 6
7. Página 78. Página 8
Algo similar sucede en The Last of Us, el nuevo juego de Naughty Dog en el que una plaga ha arrasado con la población terrestre, dejando maltrechos a los habitantes restantes y en según qué situaciones, escasamente humanos. Los supervivientes repartidos por el globo se las apañan para salir adelante, en un mundo en el que la fuerza, la inteligencia y el armamento juegan un papel importantísimo en el día a día. Los que peor han escapado han sido los "humanos" infectados por un hongo que los controla, creando unos monstruos antropomórficos únicamente movidos por la sed de sangre y carne humana. A pesar de lo que podamos pensar, The Last of Us no es un juego de "zombis", sino una historia entre un padre y una hija que realmente no son tales. Si el fin del mundo nos trae criaturas que no podríamos creer antes del día 21 de diciembre, quizá tengamos que preocuparnos más del peligro que suponen otros seres humanos antes que de estos monstruosos seres. De nuevo, el fin del mundo no trae solamente destrucción, sino una nueva familia que da forma a la esperanza de poder ver un nuevo amanecer.


Por si acaso el fin del mundo es de ésos a los que les gusta hacerse de rogar, vayámonos al año 2277. 200 años después de la guerra que las distintas naciones iniciaron y que culminó en una desastrosa batalla nuclear, el mundo vuelve a intentar renacer de sus cenizas. Como decimos, el ser humano medio ya tiene bastante con respirar, por lo que embarcarse en aventuras peligrosas no suena como la mejor opción. Pero cuando nuestro padre desaparece, sacamos fuerzas de donde no las hay para poder reencontrarnos con él. Así comienza la historia de Fallout 3, saga cuyo origen se remonta hasta el juego de 1988 para ordenadores Wasteland, y que nos lleva a través de los restos de Washington en lo que parece un paradójico periplo sin retorno. Teniendo en cuenta la situación que vivimos estos días en España, todas las apuestas están en que Bethesda ya prepara un nuevo juego postapocalíptico ambientando en nuestro país: Fallout: EuroVegas.

¡A pasarlo bien!


Independientemente del que sea el evento –terremotos, pandemias, Apocalipsis– todos damos por hecho que será algo malo. El fin del mundo será, en principio, algo negativo para la raza humana, pero eso no quita que podamos pasárnoslo bien, ¿no? Algo que no hemos podido hacer hasta el momento es correr en las ruinas de una gran ciudad así que, ¿por qué no organizar competiciones extremas de velocidad en nuestro "nuevo" mundo? La respuesta más sencilla es que simplemente mañana estaremos todos muertos, pero si sobrevivimos por lo menos podríamos darle un poco más de emoción a nuestro nuevo desafío consistente en llegar vivos al 2013. El ser humano siempre ha buscado experiencias extremas, llevar la adrenalina hasta el máximo y, cuando ya no te queda nada por lo que luchar, jugarte la vida en carreras al borde de la muerte se destaca como una buena opción. Al menos para algunos.

Ya en 2011, MotorStorm Apocalypse se vinculó con la tragedia. El juego de Evolution Studios fue cancelado o retrasado indefinidamente en Nueva Zelanda y en Japón, debido al importante terremoto y tsunami que sufrieron respectivamente estos países, independientemente de que el juego estuviese ambientado –o al menos, inspirado– en la costa oeste de Estados Unidos. Sony consideró adecuado no lanzar en tan inoportuno momento estos título, ya que ambas sociedades, aún en duelo por lo sucedido, no recibirían con ánimos lucrativos la recreación de tales eventos, por ficticios que fueran. En el último episodio de MotorStorm podíamos recorrer los restos de una gran urbe o esquivar un tornado en la costa, mientras los escenarios se destruían a nuestro paso ofreciéndonos nuevas rutas que tomar. Por supuesto, distintos grupos se centran en boicotear las carreras, utilizando si es necesario hasta helicópteros para bombardear nuestro progresar. El mundo como lo conocemos se habría acabado, pero la guerra seguirá estando entre nosotros.


Esta guerra nos lleva al siguiente juego, Outlander, un juego desarrollado por Mindscape que llegó a Mega Drive en 1992 y a Super Nintendo en 1993 con cambios de perspectiva entre versiones. Al más puro estilo Mad Max, luchamos por dominar las carreteras, en las que poco se mueve salvo nuestros vehículos. La banda rival intenta detenernos de manera bastante poco ortodoxa desde sus motos, mientras nosotros, pistola en mano y desde nuestro coche (algunas teorías apuntan a que, con el fin del mundo, llegará el fin de la Dirección General de Tráfico y se podrá conducir legalmente con una mano) nos abrimos paso atropellando y disparando a todo lo que se interponga en nuestro camino. Por supuesto, después de aniquilar a todos los de la banda rival y hacernos con el dominio de las autopistas la aventura pierde gracia, pero hasta entonces, el subidón de adrenalina es destacable.

AnteriorPrimera 1 2 3 4 5 6 7 8 ÚltimaSiguiente

Síguenos
Últimos artículos
Noticias destacadas
Últimas noticias
Encuesta
¿Seguirán los juegos MOBA tipo League of Legends teniendo tanto éxito?
 Sí, e irá a más
 Sí, pero ya han tocado techo
 No, su auge pasará