Del Snake a los Triple-A: Los videojuegos toman el móvil

Del Snake a los Triple-A: Los videojuegos toman el móvil

Fernando Fontanet-Bel · 18:16 7/9/2013
¿Cómo ha evolucionado la potencia de los móviles? ¿Son útiles para el gaming? Este reportaje propone un viaje que va desde los viejos y duraderos Nokia a los actuales smartphones.

El mundo avanza rápido, cualquier elemento tecnológico que hace diez años era una novedad ahora es un trasto viejo que pinta bien poco en nuestras vidas. Los viejos televisores culones abandonaron nuestros salones y el teléfono fijo ha pasado a ser una simple decoración que denota que el susodicho cuenta con conexión a internet. Y lo mismo ha pasado con los teléfonos móviles, herramientas que antes utilizábamos para llamar y que ahora se han convertido en el centro de nuestra vida. Y que han evolucionado desde el conocidísimo Snake hasta llegar a los FIFA o Infinity Blade. Algo que hace una década no era del todo necesario en nuestras vidas, hoy nos acompaña vayamos donde vayamos, y también cuenta con una amplia propuesta para los gamers. ¿Pero que hay del hardware? Como ha evolucionado su potencia a lo largo de estos años.

De serpientes monocromas

El gaming ha cambiado mucho desde que Nokia y su 6110 nos mostraban en 1997 la primera aparición de este adictivo juego para móviles. De la mano de Taneli Amaranto más de 400 millones de móviles pasaron de la llamada al juego. El título fue evolucionando con diferentes versiones que dejaban atrás aquella pantalla monocroma para pasar a sistemas Symbian en el 2000, adaptándose a la modernidad del momento. El blanco y negro dejaba paso al color, y con el Snake Ex entraba en el Nokia 9200 comunicator. Cabe destacar que mientras Europa alucinaba con estos píxeles en blanco y negro, Japón gozaba de un catálogo de juegos fuera de lo común, copado por títulos incomparables en aquel momento. Hoy en día la tendencia se ha invertido y son los estudios occidentales los que han tomado la iniciativa en este tipo de proyectos.

Son muchas las propuestas que desde principios del año 2000 han surgido y evolucionado según avanzaba el tiempo. Una de las empresas que más ha hecho por la evolución de este tipo de juego ha sido Gameloft, cuyo catálogo de juegos se ha ido incrementando a una velocidad espectacular firmando clásicos para móvil como Prince of Persia, cuyo gameplay pasó de las pantallas de 101x80 de un Siemens en el 2000 a los 1024x768 de un iPad en 2010 como podemos ver en el vídeo que la misma Gameloft realizó para ver in-situ la evolución de sus juegos.

La evolución del móvil como hardware trajo consigo la posibilidad de conseguir nuevas cotas de calidad gracias a sistemas como Java I-mode doja, Symbian, o J2ME. Pasábamos de un simple juego arcade de los ochenta a la posibilidad de crear productos con código muy evolucionado que permitían el color y los gráficos que cada vez prometían más.

De los juegos para móvil a los móviles para juego

Y esta evolución llevó a uno de los gigantes de la industria, Nokia, a probar suerte invirtiendo la ecuación. ¿Porqué adaptar un juego al teléfono si podían adaptar todo el teléfono a los gamers? Así nacía N-Gage, con apariencia de consola portátil, este dispositivo permitía la reproducción de vídeo y mp3 junto a las llamadas y navegadores además del propio juego, incluso vía Bluetooth. Después de algunas críticas por la ubicación de los juegos en tarjeta la multinacional sueca sacó N-Gage QD, con cambios estructurales pero que tampoco convencieron.

El último intento de este dispositivo llegó en 2005 con QD silver, que presentaba más cambios a nivel visual que no en lo relacionado con la jugabilidad, por lo que acabó desapareciendo sin mucho éxito. Pese a ello su catálogo contaba con clásicos como Tomb Raider, FIFA Football, Tony Hawk's, Virtua Cop, Worms, Warhammer 40.000 o Rayman, entre muchos otros. Pese a estos nombres el juego móvil aún no estaba tan extendido como para necesitar un dispositivo de estas características. Veníamos de un pasado monocromo para contar ahora con un procesador ARM de 104mhz, una resolución de 176x208 píxeles y una pantalla de 4.096 colores. Todo ello sobre una base de sistema operativo Symbian 6.1 y J2ME.