RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias
Ya tenemos PS Vita en nuestras manos y te contamos nuestras impresiones con un especial en vídeo.

Leo Carrascosa · 13:47 18/12/2011

1. Página 1 2. Página 23. Página 3


17 de diciembre, un día especialmente frío pero marcado a fuego por los fans de los videojuegos en Japón. Sony presenta su nueva generación de consolas portátiles, Ps Vita, dispuesta a coger el testigo de los buenos resultados de su predecesora especialmente en territorio nipón. Desde primera hora de la mañana del sábado, Vandal ya tiene en su poder el nuevo soporte que destaca especialmente por su poderío en el hardware aunque tampoco deja de lado las nuevas corrientes en los modos de jugabilidad. Os dejamos un vídeo de presentación de la consola y por otro lado unas breves impresiones de lo que hemos ido percibiendo durante estas primeras horas de toma de contacto con la consola.

Apertura y encendido


Una vez tienes Ps Vita en tus manos de las primeras cosas que percibes son las 5 pulgadas de pantalla. Es grande, más de lo que esperas y más que suficiente. Quizás una sensación parecida a cuando experimentamos PSP por primera vez. En segundo lugar el diseño es otra de las cosas a destacar. Sus bordes redondeados le dan un aspecto más actual y la superficie única (sin la pantalla integrada), es decir como una superficie completamente lisa y sin brechas le proporcionan un aspecto más atractivo. Por otro lado una vez la tienes en las manos es más ligera de lo que parecía en un principio. La gran pantalla y la diferencia, claramente perceptible, de mayor tamaño que su antecesora nos lleva a pensar en un peso más pronunciado, pero una vez la tienes en las manos se siente más ligera de lo que parecía.

Por lo demás cuando sostienes la consola por primera vez no se perciben grandes diferencias. Creemos que aportar un diseño continuista con el de PSP es un acierto, ya que para los poseedores de ésta provoca una sensación muy similar y para los nuevos una adaptación muy sencilla, especialmente si posees experiencia en smartphones o tabletas.

La única duda en cuanto su fisonomía se mantiene en el panel trasero táctil. Al tomar la consola de forma habitual, con los índices en los botones superiores y los dedos pulgares en la superficie frontal, los dedos corazones automáticamente se colocan en el panel trasero y facilitan mucho las funciones con este panel. Sin embargo, se limitan un poco a movimientos de barrido de arriba hacia abajo. Es decir otro tipo de movimientos más precisos con estas falanges mientras sujetamos la consola de forma habitual se siente algo aparatoso en un primer momento. Aún así parece que los desarrolladores ya han percibido esto, puesto que en algunos de los títulos probados, las funciones con este panel se basan principalmente en ese movimiento de barrido del que hablábamos.



Por último, desde el momento en el que aparece el primer letrero de Sony Computer Entertainment se percibe esa resolución de 960x544 píxeles. Concretamente el doble que PSP y una delicia visual desde el primer momento. Incluso probando títulos no muy dichos en calidad de modelados se percibe la mejoría de la resolución en cada momento, y aunque los gráficos puedan ser o no imperativos en la calidad de un juego, a ciertos títulos esta mejoría gráfica les sienta de maravilla. Si a eso les sumamos la pantalla Oled de 5 pulgadas, el resultado es una máquina muy apetecible para los más jugones.

Interfaz y aplicaciones


Quizás de los principales puntos negativos de la consola es el aspecto de la interfaz. Para gustos los colores eso sí, aunque para una gran cantidad de jugadores alrededor de todo el mundo, el menú no es que sea una belleza de diseño y originalidad. Este diseño con burbujitas nos proporciona acceso a las principales aplicaciones, escasas si tenemos en cuenta la oferta que presentó Nintendo 3DS.

1 2 3 ÚltimaSiguiente

Síguenos
Últimos artículos
Noticias destacadas
Últimas noticias
Encuesta
¿Seguirán los juegos MOBA tipo League of Legends teniendo tanto éxito?
 Sí, e irá a más
 Sí, pero ya han tocado techo
 No, su auge pasará