RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias
Desvelado el secreto final de Curiosity

Desvelado el secreto final de Curiosity

El cubo de Molyneux desvela el vídeo con la sorpresa.

Redacción · 18:33 26/5/2013 · iPhone Android 
Curiosity: What's Inside the Cube, el primer juego de Peter Molyneux como desarrollador independiente en su nuevo estudio 22 Cans, ha llegado a su final. De entre los cientos de miles de usuarios que han estado rompiendo los centenares de capas de este "cubo en la nube", el que rompiese el último bloque se llevaría una "gran sorpresa" que podría elegir compartir o quedarse para el mismo. El escocés Bryan Henderson, de Edimburgo, ha tenido el honor de hacerlo y ha decidido compartir el vídeo con el mundo.

A lo largo de 150 días 4 millones de personas han usado la aplicación para destruir 25.000 millones de cubos que formaban las diferentes capas.

El vídeo muestra a un mini Peter Molyneux vestido completamente de negro, con varios filtros gráficos encima, hablando dentro del cubo, desvelando en perfecto inglés la gran sorpresa: Henderson, el ganador de Curiosity, será un "dios digital", la persona que ejerza de Dios para el resto de jugadores en el próximo juego de 22 Cans, Project GODUS, un sucesor espiritual tanto de Black & White como de Populous, los dos "juegos de ser dios" ideados por el propio Molyneux.

Según dice el diseñador, el ganador (es decir, el escocés Bryan Henderson) podrá tomar decisiones en el juego que afecten a todos los jugadores y a la forma de jugar a Project GODUS. Además, y tal y como apunta nuestro usuario jorgidan, el "usuario Dios" se llevará un porcentaje del dinero que los usuarios se gasten en Godus, aunque no se ha especificado si será dinero real o dinero interno del juego.



Juegos Relacionados:


Noticias Relacionadas:

Otras noticias sobre:


Noticias destacadas
Últimas noticias
Síguenos
Encuesta
¿Triunfará la realidad virtual en videojuegos?
 Revolucionará los videojuegos
 Se convertirá en una forma más de jugar
 Será una moda pasajera, como las 3D
 No, en absoluto