Vandal

Indiespensable

La actualidad semanal de los juegos independientes, cada semana en Vandal.

Anna Anthropy

·
Anna Anthropy, o Auntie Pixelante, autora de Mighty Jill Off o Dys4ia.

Anna Anthropy.

A lo mejor al jugador medio el nombre de Anna Anthropy, o Auntie Pixelante, no le suena de nada. Es más, en español hay muy poca literatura al respecto (un artículo de Mondo Pixel por aquí, otro de la revista Cactus por allá, un pelín de Indie-o-rama ahí escondido o alguna mención en Anait), pero en inglés es una de las autoras de referencia dentro de la rama de los creadores independientes.

Y no sólo hablo por sus creaciones interactivas (videojuegos, vaya), sino también por haber escrito ya un par de libros (Rise of Videogame Zinesters es el clásico libro que sale a la palestra cuando hay una conversación sobre videojuegos como fenómeno de creación cultural) y ser ponente habitual en foros como Game Developers Conference o en espacios donde se da vueltas al medio que nos ocupa.

Pero aún hay más. Anna Anthropy tiene disforia de género (vamos, que ella cree que es mujer y cuando ha podido ha llevado a cabo lo necesario para serlo), y fruto de ello son sus apariciones en medios como Crash Pad (una serie alrededor del sexo entre gente como ella, que pudimos ver en el episodio 173) y obras como Dys4ia, un juego que puede parecer un Wario Ware un tanto raro, pero que en 2013 llegó a ser doble finalista en los IGF gracias a mostrarnos, a base de minijuegos, lo que experimenta una persona que lleva a cabo una operación de cambio de sexo.

Dys4ia (2012).

Y es que Anna, si empezó a hacer videojuegos, fue porque estaba hasta el gorro de que los videojuegos fueran solamente para matar aliens o rescatar mujeres (una visión un tanto simplista de la realidad aunque tenga parte de razón). Así que se animó a hacer videojuegos que tocasen la temática Queer (término inglés para definir las relaciones entre LGTB), aunque para ello tuviese que aprender a programar, algo en lo que dice no ser especialmente ducha.

Y eso que en 2008 ya estaba dándole caña a intentar hacer sus propios juegos. Aprendiendo C#, diseñando niveles en The Elder Scrolls IV: Oblivion, lo tradicional en cualquiera que intentase aprender a hacer videojuegos por aquellos tiempos.

Fruto de estos "estudios", y de su intención de ver juegos de temática Queer (además de la idea de querer hacer un homenaje a un clásico de los arcades como Bomb Jack), aparece uno de los títulos más famosos de Anna, Anthropy: Mighty Jill Off. Un título gratuito que podéis probar aquí, y que narra las aventuras de Jill, una personajilla fetichista con un aspecto que recuerda el de los superhéroes japoneses de los videojuegos de mitad de los 80 o principios de los 90, a la hora de alcanzar a su Reina, una dominatrix de tomo y lomo.

Un juego interesante como plataformas independiente, pero sobre todo, una muestra que los videojuegos no tienen por qué tener siempre el mismo tipo de protagonistas, ya que tanto Jill como la Reina son perfectamente válidos como ejemplos de personajes de videojuego, pero a la vez no se ven demasiado en otros títulos.

Hay que decir que Anna Antrophy, tal vez por ese exceso de celo a la hora de realizar su obra, carga mucho las tintas con lo que ella llama "hombres blancos con barba". Como si la culpa de los hombres blancos con barba fuera suya, y no de ser los principales creadores de la obra de videojuegos a nivel mundial.

Aun así, Anna Anthropy no sólo ha realizado juegos reivindicativos o que le puedan gustar a ella. De hecho, otro de sus juegos conocidos es Pong Vaders, una especie de mezcla cooperativa entre Pong y Space Invaders en cuyos gráficos ha intervenido la autora que nos atañe en estos momentos.

Realmente, Anna ya empezó a hacer videojuegos cuando era muy pequeña, alrededor de 12 años. Gracias a una herramienta llamada ZZT (que curiosamente es el nombre de su segundo libro), un sistema shareware que permite hacer juegos sencillos creado por Tim Sweeney (que posteriormente es el padre de Epic y de Unreal).

Pero lo que realmente parece gustarle a Anna es darle a la escritura, y de paso hacer videojuegos con ella. Por ello, usa mucho la famosa herramienta Twine, en la que realiza aventuras conversacionales cada poco tiempo. Podemos decir que a Anna lo que realmente le gusta es provocar y compartir sus experiencias, y si para ello lo tiene que hacer a través de una aventuras conversacional, pues lo hace, y si es a través de un clon de un juego al que jugó de pequeña, como hemos podido ver en Bomb Jack - Mighty Jill Off, o Wizards of Wor - Lesbian Spider-Queens of Mars. De hecho, hasta se ha animado a hacer un tutorial sobre cómo podemos usar Twine y da clases en la universidad metodista del sur de Guildhall.

También es famosa por, como Locomalito, hacer juegos para plataformas abiertas. Así que, a día de hoy, olvidaros de ver un juego de Anna Anthropy en consolas de Nintendo, Sony o Microsoft, pero siempre hay un hueco para creadores así en plataformas como Ouya o PC.

Como podéis ver, Anna es un personaje interesante, que cumple sobradamente lo que pensamos que debe ser un desarrollador independiente. Por desgracia, algunos de sus títulos no muestran un esfuerzo mayor más allá de ciertos detalles como quienes son los protagonistas o cual es la premisa o el fin de estos, pero es de agradecer su tenacidad a la hora de defender sus ideas y de llevarlas a cabo como desarrolladora.

Lesbian Spider-Queens of Mars

Hay que añadir que ahora que se ha puesto de moda el fenómeno "Gamergate", Anna, como otras mujeres, ha acabado en el ojo del huracán al vivir con Patricia Hernández, redactora de Kotaku y a la que se le considera una de las principales participantes de lo que algunos llaman Social Justice Warriors. Se le acusa de que Anna ha obtenido el favor de Patricia para que hable bien de sus juegos… sin tener en cuenta que Anna no vende sus juegos, y que lo que hace lo hace con, por un lado, el reconocimiento de la industria, y por otro lado, porque tiene la necesidad de hacerlo. Y esperemos que siga así mucho tiempo.

ANTERIORES
Indiespensable
17:08 26/9/2014
La historia del creador de Cave Story y pionero de los juegos independientes.
Indiespensable
15:07 10/10/2014
Juan Antonio Becerra lleva desde 2007 recuperando los valores clásicos del videojuego, y siempre gratis.
SIGUIENTE
Indiespensable
20:06 23/10/2014
Un repaso a las propuestas indie que pudieron verse en la feria madrileña.

Matt bellamy · 17/10/2014 08:06
Algunos parecéis niños de 5 años, limitaos a leer el artículo como uno más, y dejaos de tonterías de gamergates ni mierdas varias, que os estáis cargando la industria con tanta memez, y la mayoría los niñatos que dicen ser "supergamers", venga a pescar o subir gameplays a YouTube!

SatouSan · 17/10/2014 06:33
Callaos de una vez. Lo mejor que le puede pasar a esta industria es la variedad en contenido. Lo mismo con los artículos.

Puede no interesarme demasiado el trabajo de esta persona, pero me agrada mucho que hayan propuestas independientes de este estilo, alejado de lo típico.

nirvanawar · 17/10/2014 00:48
Solo aguente leer unos parrafos, esta nota es infumable, ademas ya conozco esta damisela aunque no probe esos juegos por que no me resultan atractivos, pero esta bien, si uno no esta conforme con algo en vez de ponerse a criticar hazlo tu mismo a tu gusto. aunque se nota no tiene mucha cultura de vidoejuegos, por que no todos son mata marcianos o rescatar princesas. de hecho los grandes clasicos todavia no han sido superados por nadie y dudo que esta gente lo logre, les falta la pasion y la ternura que desprendian esos juegos.

warkillfearsp · 17/10/2014 00:06
Princesitas y sirenitas en pixeles... VAYA! se ha comido el coco esta chica... :)

Omakehell · 16/10/2014 23:33
mmmmmmm espero que vandal no se posicione anto gamergate, porque si es asi ,me piro en un plis plas, y mira que me gusta la pagina...

Flecha subir