Vandal

Cómo conseguir experiencia fácilmente en Final Fantasy XV

Consejos generales y lugares y situaciones donde es fácil farmear experiencia rápidamente.
·

La aventura principal de Final Fantasy XV es asequible si no evitas la mayoría de enfrentamientos y realizas algunas misiones de cacería o encargos al llegar a una nueva localización. Podrás terminar el juego con un nivel que ronde el 50 sin muchos problemas, siempre que estés equipado con un buen equipamiento de ítems curativos.

Pero Final Fantasy XV no termina con los títulos de crédito. Hay cacerías, jefes y mazmorras mucho más duras, dispuestas a poner a prueba tu resistencia. Te ofrecemos algunos consejos para ganar experiencia fácilmente.

La importancia de dormir, comer y los accesorios

Explicado en el apartado de subir de nivel, recuerda que la experiencia se acumula y no es asimilada hasta que duermes en un hotel o de acampada. Hay multiplicadores que sacan más partido a tu experiencia acumulada –y no sumada-, algo que impulsará todavía más tu nivel. Esta es la clave para acelerar el proceso, casi tanto como elegir bien nuestras presas o misiones.

Si dispones de una gran cantidad de experiencia y el dinero no es problema, no dudes en visitar el hotel el Altissia, con un multiplicador x3. La broma sale a 30.000 guiles, pero puede compensar después de cumplir misiones con gran bonus.

Bandersnatch (hasta 1,5 millones de experiencia)

El truco en general es lanzarse a por esos enemigos fuertes que habrás visto a lo largo del viaje –y que en su momento has dejado por imposibles- e ir con multiplicadores de experiencia. Hay muchos, pero uno de los más asequibles y fácil de encontrar es la criatura que encuentras cerca de Hammerhead, al norte. Bandersnatch está dentro de un pequeño valle con un lago. Su nivel de 38 lo hace bastante asequible en la recta final del juego.

Crea magias y utiliza monedas como catalizador –dependiendo de su rareza, mejor- para crear un expericast, conjuros que reportan experiencia. En la región de Cleigne hay algunas, aunque son aleatorias. Para la experiencia conseguida no importa tanto el nivel de la magia –no vas a ganar al monstruo con ella-, sino la cantidad y calidad de las monedas utilizadas.

Ve al restaurante de Wiz en el establo de chocobos y compra el sandwitch que ofrece un 50% de experiencia por 1.100 guiles. Equípate también accesorios para multiplicar la experiencia.

Lucha contra el Bandersnatch y utiliza todas tus magias expericast en él, al final podrías conseguir hasta 500.000 puntos de experiencia si tu bonus del alimento no se ha agotado antes del final de la batalla –unos 10 minutos-. Ahora ve a un hotel con un buen multiplicador para duplicar o triplicar la cantidad conseguida. ¡Con 1,5 millones de experiencia puedes subir de nivel 52 a 87 sin demasiado esfuerzo!

Cactilios (enemigos sencillos)

Otra forma fácil de conseguir experiencia rápida y fácil son los cactilios, uno de los enemigos clásicos de Final Fantasy que siempre se comportan igual: son raros, huyen con facilidad, pero derrotar a uno dispara nuestros puntos –sobre todo porque son fáciles de derrotar-. Si tienes la fortuna de encontrar alguno al inicio del juego subirás de nivel rápidamente.

En Final Fantasy XV hay tres tipos de cactilios –el gigante forma parte de una batida-. Dos muy similares se encuentran en la zona de Leide, en las grandes llanuras desérticas al norte de Hammerhead y Longwythe, aunque también aparecen por Duscae cerca de la base enemiga Perpetouss Keep.

Estos enemigos tienen una posibilidad muy baja de aparecer y tienen a hacerlo por las mañanas, cuando el sol empieza a salir –aproximadamente a las 5:00 a.m.-. Simplemente, pasea por la zona en esas horas o llama a los monstruos con el silbato que consigues en el capítulo 4, con suerte en algún grupo de enemigos aparecerá un tipo de cactilio. Céntrate primero en ellos porque suelen huir, evita el fuego porque lo resisten; son débiles a armas de fuego y las dagas.

Proporcionan 3333 puntos de experiencia, bastante para unos enemigos débiles que puedes encontrar desde el principio. Además, también dejan caer algunos ítems que puedes vender o incluso utilizar en la mejora de armas.

Errante (batida en Altissia)

Para hacer esta batida es necesario llegar a Altissia, en el capítulo 9 o superior. Habla con Weskham –el tipo del bar que conoces en la historia- y acepta el encargo de Canal rojo, una cacería de un Errante que recomienda al menos un nivel 17. Es vulnerable a las espadas, dagas y elementos rayo y sacro, sólo aparece por las noches.

Como siempre, prepara tus multiplicadores de experiencia y repite la batida. Son casi 30.000 puntos de experiencia, y se trata de un único enemigo no demasiado complicado. Acumula la suficiente cantidad –y guarda entre cada cacería para evitar problemas- y si el dinero te lo permite, visita el hotel de Altissia con x3 en experiencia.

Misiones más recomendables

En general todas las misiones y encargos ofrecen objetos útiles, experiencia, dinero o desbloquean más encargos, pero si lo que necesitas son las misiones más rentables para subir de nivel, son las siguientes:

Misiones de Dino, a quien conocerás durante el capítulo 1. Son encargos asequibles que van de los 500 a los 3.000 puntos de experiencia. Es útil al inicio del juego, cuando estas cantidades sí tienen valor.

Misiones de Vyv, a quien encuentras en Lestallum. Empieza en los 1.000 puntos hasta los 40.000 por misión.

Misiones de Sania, de 3.000 a 15.000. Está en la primera gasolinera de Duscae, Consiste en búsqueda de ranas y algunas cacerías de monstruos.

Peticiones de fotografía, que realmente no es mucho, de 200 a 350 puntos, pero que al inicio se agradecen. Además consiste sólo en ir a un punto concreto y posar.

Derrotar al Adamantai. Proporciona 50.000 de experiencia y otro tanto de guiles. El único problema es que el combate lleva mucho tiempo y es más recomendable para la segunda mitad del juego.

Flecha subir