PEGI +16
Xbox 360Compra Way of the Samurai 3 en FNAC
Lanzamiento: · Género: Acción
También en: PS3
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Agetec
Producción:
Distribución: Namco Bandai Partners
Precio: 59.95 €
Jugadores: 1
Formato: 1 DVD
Textos: Inglés
Voces: Inglés / Japonés
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Way of the Samurai 3 para Xbox 360

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Way of the Samurai 3 para Xbox 360

Víctor Moyano · 22/4/2010
Sigue la senda del samurai en esta irregular apuesta para la nueva generación.
GRÁFICOS
5
SONIDO
7
TOTAL
5.8
DIVERSIÓN
5
JUGABILIDAD
6
Versión Xbox 360. También disponible en PlayStation 3.

Cuando un país tiene un contexto histórico tan amplio y atractivo es normal que algunos sectores se apoderen de ideas para representar, desde su punto de vista, acontecimientos históricos que un día sucedieron en realidad. Japón, sin ir más lejos, es uno de esos países donde la cultura se palpa en cada una de sus calles, ya sea en la gran urbe o en los pueblos cercanos al centro. Sea como fuere, y dejando a un lado el hecho de que Japón es uno de los países más desarrollados del planeta, la era Sengoku -muy conocida por los aficionados al manga o al anime- ha sido cómplice de multitud de obras literarias, largometrajes de gran calidad y, como no podía ser de otra manera, videojuegos.

Un nuevo anuncio para la televisión japonesa.
Compartir
HD

Y es que la era de los samurais es muy atractiva para el jugador que quiere experimentar conceptos tan emblemáticos como el honor, la verdad y el respeto, conceptos que en otros videojuegos no se pronuncian demasiado dadas sus características. La otra cara de la moneda es que este tipo de videojuegos no suele salir de las fronteras japonesas por temor a no obtener una acogida notable... y los que llegan a nuestro país, lamentablemente, no suelen alzarse en el podio de las ventas. Y quizá es por eso que los títulos que llegan con este corte tan japonés lo hagan de la manera que ha llegado este último Way of the Samurai, con un retraso importante con respecto a su lanzamiento en Japón y con una localización inexistente a nuestro idioma, algo que no perdonarán los más acérrimos al sector. No obstante, estamos delante de un videojuego que propone muy buenas ideas aunque por desgracia no ha sabido aprovecharlas al máximo, pecando de las mismas carencias que tuvieron sus predecesores: escenarios pequeños, jugabilidad dudosa y objetivos extraños que confundirán al jugador que quiera adentrarse dentro del terreno de los samurais.

Antes de hablar del videojuego que hoy nos ocupa debemos hacer una pequeña y concisa parada para explicar el concepto que intenta mostrar la desarrolladora a la hora de presentar Way of the Samurai. Un samurai que ha perdido a su amo es lo peor que le puede pasar a un luchador de este calibre, que lo único que puede hacer es intentar vagar por el mundo en busca de nuevos objetivos o, sin ir más lejos, realizar el seppuku -más vulgarmente conocido como harakiri- para quitarse la vida. En esta ocasión representaremos a un samurai que ha perdido el conocimiento en una gran batalla, sintiéndose perdido y desconociendo todo cuanto conocía, permitiendo así al jugador el hecho de escribir la historia de este joven -o experimentado, según la apariencia que escojamos- guerrero japonés.

Un samurai sin objetivos

Como decíamos, la obra presentará unabatalla entre varios clanes, en una de las múltiples guerras que vivió el sistema feudal japonés y que dio lugar a un gran número de víctimas por la lucha de las tierras asiáticas. Nuestro personaje quedará inconsciente y no tendrá más remedio que empezar de nuevo para conseguir dar sentido a su vida. Nada más comenzar la aventura podremos seleccionar diversos aspectos de nuestro héroe, como son el nombre, la apariencia -desde un joven luchador hasta un hombre curtido en mil batallas- y algunos aspectos más que, sin duda, se nos antojan un poco pobres con respecto a otros editores que poseen otros videojuegos más o menos del mismo género. A medida que vayamos avanzando por el juego tendremos acceso a nuevos atuendos y apariencias, aunque tampoco es algo que le preocupe a un verdadero samurai.