PEGI +7
Xbox 360Compra Pid XBLA en FNAC
Lanzamiento: · Género: Plataformas
También en: PC
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Might and Delight
Producción:
Distribución: Xbox Live
Precio: 800 Microsoft Points
Jugadores: 1-2
Formato: Descarga
Textos: Español
Voces: -
Online: Marcadores
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Pid XBLA para Xbox 360

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Pid XBLA para Xbox 360

Juan Rubio · 6/11/2012
Un particular título de desarrollo lateral, que mezcla plataformas y puzles con un toque que recuerda a grandes del género.
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
TOTAL
7.5
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Versión Xbox 360. También disponible en Ordenador.

Sería absurdo volver a repetir la charla de cómo esta generación ha abierto la puerta a juegos independientes, con las consiguientes experiencias innovadoras que ellos nos brindan. Podríamos ilustrar estas palabras con decenas de ejemplos, y decir todo lo que ellos representan, pero por suerte ya sabéis a lo que nos referimos. El último producto en sumarse a la imaginaria lista de ‘títulos independientes a tener en cuenta’ es Pid, un juego de plataformas bidimensional de corte clásico aunque con obligadas inclusiones que dan un giro a la jugabilidad del mismo.

Una nueva aventura 2D para PC y Xbox 360.
Compartir
HD

Pid comienza, como muchos juegos clásicos, con una imágenes que relatan la particular historia de un niño que, cuando va a coger el autobús escolar acaba en un extraño planeta del que tendrá que escapar para poder volver a casa, con la ayuda y ante la oposición de algunos de los lugareños. Contaremos con la particularidad de un rayo antigravitatorio, que será la clave jugable que diferencie a Pid de la inmensa mayoría de juegos de desarrollo lateral del mercado. Veamos si Pid cuenta con bondades suficientes para destacar en el cada vez más poblado mercado de juegos independientes.

Bondades jugables

Pid se apoya en un sistema de juego principalmente tranquilo, en el que la clave para progresar es combinar plataformas con un rayo antigravitatorio, como hemos mencionado anteriormente. Nuestro personaje protagonista puede lanzar una pequeña luz que proyectará un rayo perpendicular a la superficie en la que esta luz caiga. No podremos apuntar para lanzarla (hasta que progresemos bastante en el juego), sino "dejarla caer" unos centímetros frente a nosotros o en una pared cercana. Esto complicará mucho más las cosas, pero Pid no es, desde luego, un juego sencillo.

Nuestro personaje permite lanzar hasta dos rayos simultáneos, de duración limitada, y que además podemos cancelar en cualquier momento. Si nos ponemos en el halo de acción del rayo, seremos propulsados en esa dirección, ya sea vertical u horizontal, y mientras viajamos por ese halo, podremos controlar ligeramente nuestra dirección y velocidad dentro de mismo. Pero este rayo no sólo nos afectará a nosotros, sino que hará lo propio con cualquier enemigo, proyectil nuestro o ajeno, elemento para resolver puzles, etcétera, por lo que la combinación y la cancelación de rayos en el momento adecuado se convertirá en un elemento clave a la hora de progresar en la historia.

De igual modo, Pid apuesta por las plataformas clásicas. No hay doble salto, y pulsar más tiempo el botón nos permitirá saltar más alto. El juego tiene secuencias en las que, de hecho, no podemos utilizar el rayo antigravitatorio, por lo que nuestra única manera de progresar será la habilidad plataformera de la que gocemos. También será muy importante para encontrar zonas ocultas, que obviamente se encuentran alejadas y bastante inaccesibles. El control a la hora de jugar es muy correcto, y aunque a veces hemos echado de menos un poco más de precisión, en general responde bastante bien.

Bondades audiovisuales

Pid es, como ya hemos dicho, un juego de desarrollo lateral, pero cuenta con un apartado gráfico poligonal digno de mención. Este título no es un prodigio técnico ni apuesta por parajes preciosistas para encandilar al jugador, pero el diseño artístico hace que la experiencia destaque desde los primeros instantes. Empezamos en escenarios oscuros, confusos, que nos guían por los primeros pasos de juego, y darán lugar a enclaves que varían entre una ciudad, una cocina, un castillo o una estación espacial. Cada uno además, cuenta con una particular tonalidad cromática, que alterna fríos y mecánicos fondos, con coloridos y detallados entornos o profundas fases que apuestan por tonos casi monocromáticos.