PEGI +12
Xbox 360Compra DoDonPachi Resurrection Deluxe en FNAC
Lanzamiento: · Género: Shooter
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Cave
Producción:
Distribución: Rising Star Games
Precio: 30,95 €
Jugadores: 1
Formato: DVD
Textos: Inglés
Voces: Inglés
Online: Rankings
COMUNIDAD

PUNTÚA:
DoDonPachi Resurrection Deluxe para Xbox 360

#70 en el ranking de Xbox 360.
#374 en el ranking global.
ANÁLISIS

Análisis de DoDonPachi Resurrection Deluxe para Xbox 360

Daniel Escandell · 21/11/2011
Cave vuelve a sorprendernos con un matamarcianos intenso, frenético y en distribución física.
GRÁFICOS
8
SONIDO
8
TOTAL
8
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
8
Versión Xbox 360.

Los matamarcianos se resisten a desaparecer de la escena del videojuego, algo que sin duda alguna es una magnífica noticia para los fervientes seguidores de uno de los géneros que podemos considerar fundacionales para esta industria. De hecho, en los recreativos japoneses siguen disfrutando de bastante popularidad y no debe extrañarnos, por tanto, que la producción en sistemas domésticos provenga de ellos en su mayor parte.

Por otro lado, el mercado es cada vez menos receptivo a los juegos más arcade, es decir, a los que -en la concepción más básica de "arcade"- no dan horas de juego para llegar a ver los créditos, sino los que permiten ver los créditos en poco tiempo pero nos dan muchas horas de rejugabilidad. Este tipo de títulos han ido encontrando su mercado en la distribución digital, con precios más comedidos que los caros lanzamientos de las novedades actuales. Por eso quizás resulta sorprendente que se haya decidido por lanzar mediante distribución física este DoDonPachi Resurrection, un juego de gran éxito en Japón pero no muy conocido fuera de esas tierras si estamos fuera del círculo de aficionados al género. El lado positivo es que los apasionados seguidores de los matamarcianos pueden llevarse la caja a casa, lo que siempre tiene un factor de coleccionismo que sigue siendo muy apreciado por gran parte de los consumidores.

El juego llega firmado por Cave, un pequeño estudio japonés totalmente especializado en ofrecer matamarcianos repletos de enemigos y balas cruzando la pantalla a toda velocidad dejando apenas un resquicio de supervivencia en toda la zona de juego. En los últimos tiempos algunos de sus juegos de más éxito han acabado adaptándose a iPhone, como este que nos ocupa ahora, o Espgaluda II. La compañía se ha especializado en el subgénero del bullet hell, cuya fama en los mercados occidentales no es muy alta, más allá de grandes clásicos como Radiant Silvergun o Ikaruga, ambos de Treasure.

Hay, en todo caso, algunas diferencias que debemos tener en cuenta entre esta versión de consola y la de iPhone, pues la que tenemos entre manos es mucho más fiel a la propuesta del original de los salones recreativos. Sobra decir que esto se ve reforzado por el control a través del mando, claro, pero también por elementos sutiles.

Por ejemplo, y en la mejor tradición del género, aunque la nave es relativamente grande, la única parte vulnerable es la cabina del piloto, que apenas es de unos píxeles. Eso es algo que el jugador debe tener en cuenta a la hora de esquivar las balas que inundan la pantalla: no pasa nada por rozarlas con las alas o el cuerpo de la nave, mientras ninguna de ellas llegue a rozar el centro de la misma.

Esta entrega introdujo algunos cambios en el sistema de puntuación con respecto a sus predecesores, pasando a basarse en un sistema de combos o cadenas, lo que implica eliminar a los enemigos en secuencia, a la máxima velocidad posible, para que el multiplicador de puntuación vaya aumentando, todo ello mientras alimentamos el medidor de combo. Cuanto más alto sea, más puntuación conseguimos por cada enemigo abatido.

Al mismo tiempo, mientras eliminamos enemigos y usamos nuestro arsenal vamos llenando el medidor Hyper que, al alcanzar la cima, incrementa sustancialmente nuestra potencia de fuego, nos da invencibilidad temporal y nos permite, además, multiplicar el resultado de la multiplicación de la puntuación. No todo son ventajas: al hacerlo, también se acelera la velocidad de los disparos enemigos, efecto que se mantiene hasta que llegamos al enemigo final y lo destrozamos.