PEGI +3
PlayStation 3Compra Disgaea Dimension 2: A Brighter Darkness en FNAC
Lanzamiento: · Género: Estrategia
FICHA TÉCNICA
Producción:
Distribución: Namco Bandai
Precio: 49,95 €
Jugadores: 1
Formato: Blu-ray
Textos: Inglés
Voces: Inglés
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Disgaea Dimension 2: A Brighter Darkness para PlayStation 3

ANÁLISIS

Análisis de Disgaea Dimension 2: A Brighter Darkness para PlayStation 3

Ramón Varela · 25/9/2013
Laharl ya es el Señor del Netherworld. El problema es que nadie más lo sabe, y tendrá que remediarlo en una nueva aventura tan divertida como siempre.
GRÁFICOS
7
SONIDO
8
TOTAL
8.6
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
9
Versión PS3.

Tras varios Disgaea cada jugador tiene sus favoritos. Unos han avanzado más en el terreno jugable, otros han retocado los gráficos, y aunque todos tienen como similitud una historia y personajes inolvidables el primero de la saga es aún uno de los más recordados, sentando las bases que el resto sigue a grandes rasgos y presentando personajes de los que aún no nos hemos olvidado –protagonistas también de numerosos cameos en otros Disgaea o juegos como Prinny-: Laharl, Etna y Flonne. Probablemente por y eso, y por tirar del aspecto nostálgico en el aniversario de la compañía, tras Disgaea 4: A Promise Unforgotten NIS se puso manos con una secuela del original, Disgaea D2: A Brighter Darkness, que se aprovecha de los avances técnicos realizados en el cuarto juego a la vez que continúa las aventuras de los héroes más carismáticos de la Disgaea.

La secuencia de introducción del nuevo Disgaea para PS3.
Compartir
HD

D2 retoma la historia tras Disgaea: Hour of Darkness, con Laharl ahora convertido en Señor del Netherworld, sucediendo a su padre Krichevskoy. Pero el hábito no hace al monje, y los demonios no han aceptado aún su autoridad, quedando mucho trabajo por hacer para ganarse el respeto. Por si fuera poco, un grupo de demonios está planeando su derrocamiento para colocar a otro líder en el trono, uno que dé la talla como hacía Krichevskoy. Todavía se acumularán más problemas con el cambio climático, y no, en el Netherworld no hay más polución ni más calor, están creciendo unas flores celestiales que no debían aparecer en este lugar que los demonios opositores de Laharl consideran una agresión de los ángeles. ¿Pueden ir las cosas peor para nuestros protagonistas? Pues sí, veremos nuevos giros en la trama, peculiares secundarios, una chica angelical que dice tener lazos familiares con el protagonista en un enrevesado guión tan absurdo como NIS nos tiene acostumbrados.

Si no has jugado al Disgaea original eso no será ningún impedimento para disfrutar con D2. Al inicio se hace un breve resumen de lo acontecido, no hay excesivas referencias al pasado y cuando se hacen, se explican bien, la única parte que habrás perdido es cómo se conoció el grupo principal y su relación, que es algo que irás descubriendo aquí poco a poco. La historia de D2 es graciosa y está repleta de bromas de todo tipo y calidad, pero también hay que decir que no parte de una premisa tan delirante como algunos de los últimos Disgaea y se nota que es una secuela gratuita en cuanto al argumento, pierde fuerza en este sentido. Al menos los diálogos, la química entre Laharl y Etna, y ciertas situaciones surrealistas –un cambio de sexo incluido- son sólo posibles en esta saga y hacen mucho más llevadera la parte de la acción.

El desarrollo en D2 es el habitual para Disgaea y la mayoría de juegos de rol estratégico, un jugador de la serie se encontrará como en su casa y podrá saltar a la acción pasando de manera rápida por los tutoriales. Disponemos de la recreación del castillo de Krichevskoy, ahora de Laharl, para explorar a modo de área principal, con su tienda de armas, de objetos, el hospital para recuperar vitalidad y puntos mágicos, el Item World, un gimnasio para mejorar un atributo de las unidades de manera extra al subir de nivel, la asamblea oscura y una tienda de trucos para alterar las normas del juego.

Esta última, lejos de ser una mera curiosidad, esconde mucho potencial para adaptar D2 a nuestros gustos, y permite entre otras opciones –como subir la dificultad de los enemigos-, aumentar la experiencia ganada en las partidas a cambio de reducir la cantidad de dinero o maná obtenido. Esto se hace dentro de unos límites, y es posible ajustar cada indicador a nuestro gusto –teniendo en cuenta que por mejorar uno, hay que restar de otro-. Gracias a esto se reducirá la necesidad de repetir mapas sólo para subir nivel siempre y cuando estemos dispuestos a sacrificar un tipo de recompensa que no valoremos tanto. La idea es muy buena.

Metacritic