PEGI +12
OrdenadorCompra Port Royale 3: Pirates & Merchants en FNAC
Lanzamiento: · Género: Estrategia
También en: X360 PS3
FICHA TÉCNICA
Producción:
Distribución: Steam
Precio: 19,95 €
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Español
Voces: Inglés
Online: hasta 4 jugadores
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Port Royale 3: Pirates & Merchants para Ordenador

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Port Royale 3: Pirates & Merchants para Ordenador

Carlos Leiva · 12/9/2012
Port Royale vuelve tras años de ausencia con un título muy mejorable y que arrastra numerosos problemas.
GRÁFICOS
5.5
SONIDO
5.5
TOTAL
5
DIVERSIÓN
4
JUGABILIDAD
4
Versión PC. También disponible en Xbox 360 y PlayStation 3.

Han tenido que pasar bastantes años para que Port Royale reciba una nueva entrega, aunque la espera por fin ha terminado. Con la misma premisa que los dos juegos anteriores, Port Royale 3 nos propone convertirnos en el comerciante más rico del Caribe o en el pirata más temido de los Siete Mares, aunque por desgracia se deja toda la diversión por el camino.

Kalypso Media nos muestra la jugabilidad de la tercera entrega de esta saga.
Compartir
HD

Aburrimiento marítimo

Para los recién llegados, decir que nos encontramos ante un título de estrategia y gestión donde solo tendremos un objetivo: enriquecernos todo lo que podamos. Para alcanzar esta meta, podremos recurrir al comercio entre los distintos puertos del juego, dedicarnos al pillaje o incluso realizar una combinación de ambos estilos de juego. Si optamos por la vía honrada tenemos que saber que la ley de la oferta y la demanda es la clave para alcanzar el éxito. Si en un puerto tienen escasez de algún tipo de recurso podremos vendérselo a precios realmente altos, mientras que si se da el caso contrario, no sacaremos demasiado provecho vendiendo unidades de un tipo de recurso del que van sobrados.

Al principio solo conoceremos unos pocos puertos y puntos de interés, pero si exploramos el mapa podremos descubrir nuevos lugares con los que comerciar y por los que expandir nuestra influencia. Para facilitar todo el proceso de intercambio, podemos fijar nuestras propias rutas marítimas para que el comercio se realice de forma automatizada según los parámetros que indiquemos para que todo vaya según nuestros designios. Precisamente aquí encontramos uno de los grandes puntos flacos de Port Royale 3. Por norma general rara vez ocurrirá algo que nos obligue a variar e improvisar nuestra estrategia, por lo que una vez que hayamos establecido nuestras rutas de comercio nos bastará con quedarnos mirando a la pantalla mientras todo el proceso se realiza automáticamente y viendo cómo nuestros ingresos crecen sin parar, quitándole casi toda la dificultad y diversión al título.

Continuando con el sistema de juego, las ciudades serán puntos muy importantes donde pasaremos buena parte del tiempo. En estos sitios encontraremos edificios de todo tipo que nos servirán para una cosa u otra, ya sea para escuchar rumores, aceptar objetivos secundarios, comprar barcos, levantar nuestros propios edificios, etcétera. La obtención de licencias para construir es algo a tener muy en cuenta, ya que nuestras estructuras nos reportarán recursos a un coste mucho menor de lo habitual.

A medida que vayamos amasando fortuna también iremos subiendo de rango. Llegar a nuevos rangos nos permitirá desbloquear diversas características que harán mucho más fácil nuestra vida marítima. Por ejemplo, uno de los rangos será el que nos permita comprar licencias para construir edificios. Otro aspecto importante será el de la popularidad, ya que nos interesará mantener contentos a los ciudadanos de los diversos puertos. Para ello lo mejor será que les llevemos recursos raros y que no les quitemos los suyos más escasos (que a fin de cuentas puede ser otra estrategia dejar a un puerto sin un recurso para luego revendérselo a un precio estratosférico).

Si lo de ser honrados comerciantes no va con nosotros, como piratas tendremos que preocuparnos de invertir nuestros recursos en grandes y poderosos barcos que nos permitan asaltar sin problemas cualquier nave que se nos ponga por delante. Fijar los puntos donde deseamos realizar pillajes será importantísimo, por lo que posicionar bien a nuestra flota por los mares del Caribe será algo básico. Esta vía también nos permitirá crear una nueva facción y asaltar puertos para unirlos a nuestra causa y aprovecharnos de todos sus recursos. Eso sí, tendremos que cuidarnos de que las autoridades de los distintos reinos no nos den caza, ya que a medida que ganemos fama, más enemigos vendrán a por nosotros y más protección tendrán los barcos mercantes.