OrdenadorCompra Nidhogg en FNAC
Lanzamiento: · Género: Acción
También en: PS4 PSVITA
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Messhof
Producción:
Distribución: Steam
Precio: 13,99 €
Jugadores: 1-2
Formato: Descarga
Textos: Inglés
Voces: No
Online: Sí
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Nidhogg para Ordenador

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Nidhogg para Ordenador

Ramón Nafria · 22/1/2014
Analizamos el afamado juego independiente de pelea con espadas.
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
TOTAL
7.5
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Versión PC. También disponible en PlayStation 4 y PSVITA.

El universo de los juegos independientes, como prácticamente dice su nombre, tiene unas reglas distintas a las que suele marcar "la sociedad" (por decir algo). Si nos dicen, hace 20 años, dejando atrás los 16 bits, entrando en los 32, que en un par de décadas la gente pagaría 10 euros muy a gusto por jugar a algo que recuerda a los gráficos de la Atari 2600, creeríamos que están locos. Pero no lo están, sólo que valoran otras cosas.

Ya está disponible en Steam este original juego de acción con batallas de esgrima.
Compartir

Nidhogg es un juego hecho para esa gente. Hecho por un desarrollador (Mark Essen) y un músico (Daedalus) a lo largo de más de 4 años (lo pudimos probar en la Game Developers Conference de 2011), es un juego desarrollado alrededor del arte de la esgrima, realizado para ser disfrutado con gran sencillez, y en el que el ganador es el que consigue llegar al otro lado de la pantalla para ser la ofrenda a la serpiente Nidhogg.

La mayor grandeza de este juego es el multijugador local. Se puede jugar online (funcionando realmente bien) y han incluido un modo para un jugador muy sencillo, pero donde brilla es teniendo un amigo (o enemigo) al lado al que poder insultar a gusto. Sería un juego ideal para locales de máquinas recreativas… si aún quedase alguno.

A estas alturas del análisis estaréis preguntándoos cuál es el secreto que esconde este juego para tener una metacrítica bastante alta a tenor de lo que os hemos contado anteriormente. El secreto, que existe, es su sistema de control, y todo lo que deriva de él.

Nidhogg recuerda, por así decirlo, al primer Prince of Persia / Sir Fred, pero en competitivo (los más viejunos del lugar deberíais recordar Barbarian, pues algo así). Con el stick elegiremos la altura de nuestra espada (alta, media o baja), con un botón saltamos y con otro pegamos. Haciendo combinaciones con estos botones podemos realizar otras acciones, como rodar, lanzar la espada (lo que implica que si no impacta en el cuerpo del enemigo seguiremos combatiendo sin ella) o una patada aérea. El que consigue alcanzar al rival lo mata, y de paso, puede avanzar hasta que lo maten, teniendo que conseguir alcanzar su lado para poder alimentar a Nidhogg con su cuerpo.

Y eso es todo. Pero funciona tan rematadamente bien que hay que aplaudir a sus desarrolladores. Los gráficos, si bien son sencillos, pasan a un segundo lugar donde no importan en exceso. Sus sonidos están muy bien realizados, tanto las músicas como el resto de efectos. Pero es en el duelo donde este juego es excelso. Por un lado, su sencillez. Si has jugado (o intentando jugar) a juegos de lucha sabrás que en la mayoría hay una gran cantidad de combinaciones a memorizar que, si no te las sabes, estarás en gran desventaja respecto al rival. Aquí no tenemos ese problema, pues en pocos segundos sabrás que hace cada combinación, y todo quedará a merced de esa combinación reflejos-azar que, en proporciones como la del juego que nos ocupa, es una mezcla ganadora para juegos competitivos a dos usuarios.