PEGI +16
OrdenadorCompra Arma Tactics en FNAC
Lanzamiento: · Género: Estrategia
También en: Android iPhone
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Bohemia Interactive
Producción:
Distribución: Steam
Precio: 6,99 €
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Inglés
Voces: Inglés
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Arma Tactics para Ordenador

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Arma Tactics para Ordenador

Carlos Leiva · 4/11/2013
Un desastroso intento de hacer un juego de estrategia por turnos basado en esta popular saga militar.
GRÁFICOS
3
SONIDO
2
TOTAL
2.5
DIVERSIÓN
2.5
JUGABILIDAD
2.5
Versión PC. También disponible en Android y iPhone.

Cuando se anuncia que un juego inicialmente pensado para móviles llegará también a PC o consolas, no suele ser una buena señal. Y cuando encima dicho título ni siquiera termina de convencer a los usuarios de smartphones, el desastre está prácticamente asegurado. Podríamos decir que Arma Tactics es la excepción que confirma la regla y que su paso a compatibles se ha aprovechado para mejorarlo, pero eso sería mentiros descaradamente y animaros a comprar un producto del que probablemente prefiráis mantener vuestro dinero alejado.

Arma ¿Tactics?

Resumido de forma rápida, nos encontramos con un juego de "estrategia" (el entrecomillado no es casual) por turnos que busca seguir los pasos de XCOM: Enemy Unknown, ya que su propuesta jugable está prácticamente calcada en muchos sentidos, aunque se queda lejísimos de la excelente calidad del título de Firaxis. Básicamente nuestro objetivo será superar dos campañas de cinco misiones cada una, algo que no nos debería llevar más de dos horas, por suerte para nosotros.

En Arma Tactics seguiremos una historia terriblemente tópica de soldados, militares y terroristas mil veces vista y que está tan mal contada que acabará por importarnos bastante poco todo lo que nos tengan que decir. Las secuencias de vídeo con la que se nos narra todo son realmente lamentables y muy confusas, hasta el punto de que apenas aclaran nada, motivo por el cual Bohemia Interactive ha añadido unos enormes recuadros de texto donde podremos informarnos del contexto de la misión, si es que tenemos el suficiente interés como para leerlos.

Esto no debería ser demasiado preocupante si al menos su apartado jugable fuera bueno, pero nada más lejos de la realidad. Si bien su propuesta nos invita a enfrentarnos a terroristas, el auténtico enemigo lo encontraremos en su interfaz, todo un jefe final al que difícilmente llegaremos a vencer y que acabará con la paciencia de más de uno rápidamente. Para empezar nos encontramos con un control de la cámara bastante raquítico que conseguirá desesperarnos constantemente cada vez que queramos cambiar de ángulo, ya que su movimiento es lento y muy impreciso, aunque esto no será nada comparado con el infierno que tendremos que pasar para conseguir mover a nuestros soldados.

En teoría debería bastarnos con hacer doble click sobre el sitio al que queramos que vayan, pero casi siempre lo detectarán mal y no se moverán, obligándonos a hacer múltiples clicks hasta que decidan avanzar, momento en el que nuestros niveles de frustración aumentarán exponencialmente al comprobar cómo no se colocan exactamente donde les hemos dicho. Ahora imaginad repetir esto con todos y cada uno de los soldados de vuestro escuadrón por cada turno que pase y os podréis hacer una idea de las incontenibles ganas de lanzar el ratón contra el monitor que provoca el juego.

A todo esto hay que sumarle lo confuso que resulta realizar algunas acciones y lo poco intuitiva que se muestra la interfaz a la hora de enseñarnos datos y permitirnos realizar acciones como resucitar a un compañero caído. Existe un tutorial para todo esto, pero no tiene nada de práctico y no nos librará de hacer pruebas ensayo y error hasta que nos enteremos medianamente de cómo funciona todo.

El desarrollo de los turnos siempre es el mismo: primero movemos a todos nuestros soldados y luego el enemigo. Todo lo que hagamos, como recargar el arma, movernos o disparar, consumirá puntos de acción, por lo que tendremos que gestionarlos bien. Para darle algo más de interés, existe una niebla de guerra que nos impedirá ver a los enemigos si están fuera del campo de visión de nuestros soldados, el cual resulta ser extremadamente limitado, lo que provoca que en la mayoría de los casos nos topemos con ellos de golpe.

La cosa empeora cuando nos damos cuenta de que los tiroteos son totalmente aleatorios. Es decir, tenemos una serie de porcentajes que nos indican las probabilidades que tenemos de acertar, aunque este número nos acabará dando bastante igual, ya que podemos disparar 20 veces con un 80% y fallarlas todas que disparar 10 veces con un 20% y acertar cada uno de los disparos. En esta clase de juegos la suerte suele estar presente debido a estos porcentajes, pero de una forma controlada y con sentido, mientras que aquí parece que el sistema tire una moneda a cara o cruz para decidir si acertamos o no.