iPhoneCompra Curiosity: What’s inside the cube en FNAC
Lanzamiento: · Género: Otros
También en: Android
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: 22 Cans
Producción:
Distribución: App Store
Precio: Gratis
Jugadores: 1
Formato: Descarga
Textos: Español
Voces: -
Online: Sí
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Curiosity: What’s inside the cube para iPhone

#14 en el ranking de iPhone.
#3707 en el ranking global.
ANÁLISIS

Análisis de Curiosity: Whats inside the cube para iPhone

Alberto González · 7/11/2012
El último experimento del famoso creador de videojuegos Peter Molyneux, aterriza en iOS y Android en forma de cubo. ¿Saciará nuestra curiosidad?
GRÁFICOS
-
SONIDO
-
TOTAL
-
DIVERSIÓN
-
JUGABILIDAD
-
Versión iPhone. También disponible en Android.


Por cada cubo que rompamos, recibiremos una recompensa o premio, en forma de monedas, que nos ayudarán a comprar mejores y más efectivos picos -hay uno de diamante bastante caro, pero muy útil- con los que despejar las distintas capaz y objetos con mayor velocidad y rapidez, como bombas. Todos estos elementos facilitarán -y mucho- nuestras peripecias delante del cubo, y a la vez, evitarán que pasemos demasiado tiempo con nuestros cansados y machacados dedos delante de la pantalla de nuestro dispositivo iOS o Android. En la tienda digital de Curiosity, hemos de decir que, en contra de lo que se prodigaba por ahí, no se usa dinero real, solo monedas virtuales que conseguimos en el propio juego. No sabemos por si por decisión de última hora o por fallo, Curiosity finalmente, parece que no utilizará nuestras tarjetas para saciar nuestro afán minero.

Los finales

¿Qué habrá dentro del cubo? Pues sinceramente, no lo sabemos, aunque Molyneux -conocedor de nuestra incesante e incansable curiosidad- dice que aquello que alberga el inmenso cubo es un objeto exclusivo y único -un vídeo, según el decálogo explicativo que incorpora el juego- que solo podrá ver uno de los jugadores, y que "le cambiará la vida". Eso sí, desde 22 Cans -desarrolladores liderados por Peter Molyneux, creadores del juego-, afirman que el contenido de dicho vídeo podrá ser compartido si el jugador que logra encontrarlo lo quiere y prefiere, con lo que la polémica está servida.

Casi nada, como os podéis imaginar. Pese a que la sombra del secreto que guarda el cubo no deja apenas espacio para más, Curiosity ya comienza a enseñarnos algún que otro comportamiento fascinante. No será extraño que, cuando conectemos con el juego, veamos dibujitos, mensajes y demás figuras efímeras -algunas laboriosas y curiosas, otras un poco obscenas- creadas por los primeros participantes y usuarios. Así que, por esa parte, algo del experimento sociológico de Molyneux ha dado sus frutos.

Pero no nos engañemos: Curiosity es un juego gratuito inclasificable de ser considerado como tal, y como experimento, tampoco es que diga demasiado. Sí, podemos ver que los jugadores colaboran y se ayudan, podemos investigar si nuestros contactos en Facebook juegan asiduamente -si sincronizan sus cuentas y se descargan la app para su smartphone o tablet- y es probable que el ganador, se guarde el secretísimo vídeo -si lo hay finalmente-. Curiosity pasará a la historia como una de esas anécdotas curiosas -paradójico, ¿verdad?- que envuelven a Molyneux.

Pero poco más, ya que en cierta manera, también nos ha sorprendido la poca repercusión de un título así en los diferentes medios tradicionales -televisión o prensa escrita-, tan enfocado a las grandes masas -sobre las que en teoría, trata el estudio llevado a cabo por el desarrollador inglés-. En fin, que tras un día completo observando y dándole al dedo sobre la pantalla, nos hemos quedado prácticamente igual que al principio. Curiosity necesita tiempo -quizás demasiado- para dar sus frutos. De momento, todo es incertidumbre. No sabemos si el público se cansará pronto de andar despejando caras y cubos, y no sabemos tampoco si 22 Cans continuará con esos "22 proyectos únicos y experimentales" que empiezan con este particular Curiosity. Lo que sí está claro, es que en nuestro caso, nos han tenido picando cubos durante varias horas en nuestro iPhone y iPad. Y eso ya es un logro dada las circunstancias.