PEGI +12
Nintendo 3DSCompra Bravely Default: Where the Fairy Flies en FNAC
Lanzamiento: · Género: Rol
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Square Enix
Producción:
Distribución: Nintendo
Precio: 44,95 €
Jugadores: 1
Formato: Tarjeta
Textos: Español
Voces: Inglés/Japonés
Online: No
COMUNIDAD

PUNTÚA:
Bravely Default: Where the Fairy Flies para Nintendo 3DS

ANÁLISIS

Análisis de Bravely Default: Where the Fairy Flies para Nintendo 3DS

Carlos Leiva · 2/12/2013
Square Enix y Nintendo recuperan el esplendor perdido del rol japonés con una aventura cautivadora e imprescindible para cualquier poseedor de una Nintendo 3DS.
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
10
TOTAL
9.5
DIVERSIÓN
9.5
JUGABILIDAD
9.5
Versión Nintendo 3DS.

A día de hoy resulta difícil pensar que hace años disfrutamos de una época en la que el rol japonés era uno de los grandes géneros del momento. Más concretamente, fue en las generaciones de 16 y 32 bits donde más brilló, con una enorme cantidad de títulos que todavía perduran en la memoria de muchos de nosotros gracias a sus cautivadoras historias, inolvidables personajes y a la enorme profundidad jugable que solían atesorar. Pero llegados a cierto punto, algo pasó y la industria japonesa decidió que las bases que tan bien habían funcionado durante tantos años ya no bastaban y había que cambiarlas.

Esta nueva aventura de rol por turnos prepara su desembarco europeo.
Compartir

Las batallas por turnos comenzaron a ceder su puesto a sistemas de combate en tiempo real, los amplios y enormes mundos que explorar a placer con múltiples secretos por descubrir dieron lugar a una reducción de tamaño y a un desarrollo mucho más lineal y guiado, y tanto las historias que nos narraban como sus protagonistas perdieron la magia de antaño. Por suerte, no todo ha sido tan malo en estos últimos años y también hemos recibido alguna que otra joya del género que nos ha hecho la vida algo más fácil a los que disfrutamos con este tipo de juegos, como bien demuestran títulos como Persona 4 Golden, Ni no Kuni: La ira de la Bruja Blanca, Xenoblade, Pokémon X/Y o Tales of Xillia, por citar algunos. Pero tal y como podéis ver, no son tan numerosos como antes ni cuentan con la misma repercusión mediática, quedándonos ya muy lejos aquella época en la que el lanzamiento de un Final Fantasy era motivo más que suficiente para que muchos nos animáramos a comprar una consola.

Precisamente es en esta última saga, uno de los grandes baluartes y representantes del género durante años, donde más se ha notado este proceso de cambio, habiendo perdido por el camino toda la esencia de sus primeros juegos: aquello que nos hacía reconocerlos como verdaderos Final Fantasy. De hecho, resulta bastante irónico que un MMO como es Final Fantasy XIV: A Realm Reborn tenga más de esto que sus últimas entregas para un jugador.

Entonces fue cuando Square Enix anunció Bravely Default: Where the Fairy Flies, un título exclusivo para Nintendo 3DS con el que Silicon Studios buscaba recuperar el esplendor perdido del rol japonés de la mejor manera posible: ofreciendo la misma jugabilidad de los clásicos, pero mejorada y adaptada a los tiempos actuales, algo que se venía demandando desde hace años y que nadie parecía escuchar. Y vaya si lo han conseguido. Si bien ya ha pasado más de un año desde su lanzamiento japonés, podemos aseguraros que esta espera ha merecido muchísimo la pena.

Un cautivador cuento de fantasía clásica

La referencia que hemos realizado en los párrafos anteriores a la saga Final Fantasy no ha sido por casualidad, ya que Bravely Default: Where the Fairy Flies bebe enormemente de lo visto en sus cinco primeras entregas, algo que detectaremos desde el primer instante gracias a su historia. El equilibrio y la estabilidad del mundo depende de cuatro gigantescos cristales elementales, pero una sombra se ha cernido sobre ellos y los ha corrompido, provocando que el aire haya dejado de soplar, que la tierra se haya resquebrajado y que los mares se hayan podrido, por lo que será nuestra tarea acompañar a sus cuatro protagonistas en un viaje repleto de peligros para devolverles su brillo, ¿os suena de algo?

Metacritic