Vandal
Vandal juegos retro

Juegos Retro

Una mirada semanal al pasado, recordando grandes juegos clásicos y momentos de la historia del videojuego.

Radical Bikers

·
Recordamos el simpático juego de los españoles de Gaelco y que arrasó allí donde pisó.

Hubo un tiempo en el que "quedamos en los recres" o "nos vemos donde siempre" eran frases utilizadas por muchos y que enmarcan la importancia que tuvieron los salones recreativos y la forma de divertirse de una generación.

Allí nos reuníamos los que en casa teníamos Master System, otro NES y el más chulo del barrio una Super Nintendo, escoltado por el amigo que por falta de recursos no tenía ninguna consola, pero hábilmente tenía las de todos.

En estos salones habitaban diferentes personajes: el que cambiaba las monedas, señor que hábilmente contaba el dinero y nos daba las monedas de su riñonera multicolor, los gorrones, los mirones y los abusones, todos ellos fauna digna de estudio y a pesar de ello, muchos de estos, amigos nuestros. Pero sobre eso podemos hablar tranquilamente otra semana, como ya han hecho otros, ya que la fauna podía diferir según el sitio y el país.

Sin querer divagar más, queremos girar la cabeza y recordar cómo allí, entre toda aquella selva de gente, amigos y recreativas, había un mueble nuevo: era un mueble como los de toda la vida, pero con un volante de moto incrustado en él.

Imagen 201242015747_1

La curiosidad crecía al ir acercándonos y luego, al ver sus gráficos llenos de color y simpáticos personajes, pero algo pasaba, puesto que si gráficamente mirábamos a un lado y veíamos otras recreativas de la época, mostraba sus carencias.

Desde la primera moneda

Nada más desprendernos de la primera moneda pronto los gráficos pasarían a un segundo plano. Hay cosas inexplicables en los videojuegos, y el despreciar un juego por sus gráficos y amarlo por su diversión están entre los grandiosos sentimientos que estoy seguro que todos hemos experimentado alguna vez.

Imagen 201242015812_1

Este es uno de ellos. A primera vista, y siendo 1998, muchos eran los videojuegos que le daban un repaso de arriba a abajo, y más siendo la época en la que la explosión del 3D hacía a cada recreativa nueva sacar músculo para así atraer y atraer a más jugadores y dinero. Pero Radikal Bikers mostró con descaro que jugaba en otra liga. Si gráficamente no llegaba donde los demás, sí lo haría proporcionando un sistema de juego arcade total, directo y claro, que haría arder las monedas en nuestro bolsillo como si alemanes en Mallorca se tratasen.

Programado por los españoles de Gaelco y licenciado por Atari, salió como decíamos en el año 1998. Con unos muebles bastante modestos en cuanto a infraestructura, estos podían sin embargo, ser "enlazados" para duplicar la diversión y retarnos a dos jugadores.

Imagen 201242015856_1

La premisa era sencilla: Entregar la pizza los más pronto posible, mientras esquivamos, saltamos, y luchamos contra los demás pizzeros por una gran ciudad de Italia. Todo esto como las buenas pizzas: lleno de ingredientes que harían que jugar una partida a Radikal Bikers estuviera llena de diversión y dejando un gran sabor de boca. La dificultad venía en tres sabores: Diabloa, Capricciosa y Margherita, que expresaban de mayor a menor el nivel de dificultad.

Imagen 201242015917_1

Si la versión más light era casi un paseo por la ciudad sin apenas complicaciones, en la versión más "hot" nos esperaba un delicioso caos en el que a veces no podíamos ir esquivando coches y transeúntes sin soltar una carcajada:

Patadas bomba, turbos a los que necesitamos llegar saltando, y mil y un atajos serán los invitados a esta alocada fiesta, en la que además de todo esto, podremos elegir a cada pizzero con sus diferencias jugables marcadas.

¡¡I am the Pizza Man!!

Pronto, como también decíamos, los gráficos dejan de hacer daño a la vista, a pesar de que los protagonistas mismos puedan sacarte un ojo con uno de sus picos poligonales, y la también simpática música hará que los pequeños recorridos se nos hagan totalmente llenos de diversión a pesar de necesitar memorizarlos. Vale que la música no sea de grupos mundialmente conocidos, pero acompañaba perfectamente al alocado ritmo de juego:

Con un delirante sentido del humor (mención aparte para aquel atajo en el que una oronda señora se liaba a correr callejón abajo perseguida por nuestra moto y corriendo más que nosotros), Radikal Bikers consiguió conquistar "medio mundo" como dice Gaelco, y todos los que disfrutamos de la recreativa, también lo pudimos hacer en PlayStation 1.

Este es un juego de los que "ya no se hacen" o al menos, fue un destacado que en los salones recreativos triunfó con una humildad poco habitual en las competiciones gráficas que mantenían los muebles de finales de los noventa.

Pero este es tan solo uno de los juegos con los que Gaelco mostró al mundo su talento. Una de las compañías españolas más prolíficas en el mundo de los arcades y con Radikal Bikers creó escuela, ya que por ejemplo Crazy Taxi fue lanzado un año después, copiando claramente el sistema de juego, y no al revés como muchos piensan.

No fueron pocos los juegos que lanzó Gaelco, pero este sí fue uno de los más exitosos a nivel internacional. Sin duda que por aquí pasarán muchos más de sus títulos, pero aquí queda el primero de uno de esos juegos que eran tan diferentes a todo lo demás, que encantó a todos a pesar de contar con presupuestos modestos.

Radikal Bikers fue una vuelta a la diversión más pura y simple. Tan solo coger los controles, elegir pizzero, dificultad y ¡¡corre a través de la ciudad, que se enfría la pizza!! ¡¡Cuidado señora!!

Imagen 2012420151017_1
ANTERIORES
Retro
17:20 6/4/2012
Si piensas que en el fútbol de hoy hay demasiadas caídas, violencia y fingimientos, no juegues a Soccer Brawl, te dolerá.
Retro
16:44 13/4/2012
Recordamos que significó una de las mayores obras de Jack Tramiel, quien nos trajo en los ochenta los ordenadores asequibles.
SIGUIENTE
Retro
18:09 27/4/2012
Hace apenas unos días el ordenador de teclado de membrana cumplió 30 años, hoy recordamos sus inicios.

Ace_SquareD · 05/05/2012 22:29
La de viciadas que le metí a la versión de PSX es antológica. Aún recuerdo muchos de sus niveles. Era nuestro pequeño Crazy Taxi  :)

Mister Timor · 23/04/2012 15:06
Yo me vicié como nunca a esa recreativa (de hecho, fue el punto de partida para que me interesara por Crazy Taxi). Lo malo es que el manillar rara vez funcionaba a la perfección. O sólo giraba a la izquierda, o no frenaba, o dejaba de acelerar, o había que colocarlo en cierta posición para que detectara el giro. Aún así lo llegué a terminar, pero nunca pude ganar todas las carreras en una partida.

Recuerdo los hipopótamos cuadradotes, y esos momentos en que pillabas un turbo y aún así no podías alcanzar a la CPU :D

FrankieJaeger · 23/04/2012 00:36
Cuando era jovenzuelo me pegaba unos vicios de muerte en una cervecería del barrio. Qué recuerdos...

Wysma · 22/04/2012 21:33
Yo lo tenía para la Playstation 1 y casi la quemo de jugar tantas horas con este juego. Aunque antaño los gráficos no eran como ahora, me lo pasaba pipa echándome los vicios con mis colegas a este juego.

Adam_Jensen · 22/04/2012 14:38
En los recreativos me dejaba la paga del domingo y cuando en salio en psx me lo compre jaja que recuerdos! pedazo juego costaba aburrirse con el :P

Flecha subir