Vandal juegos retro

Juegos Retro

Una mirada semanal al pasado, recordando grandes juegos clásicos y momentos de la historia del videojuego.

¿Qué fue de Road Rash?

Emmanuel Castro · 18:14 10/5/2013
Hubo una saga de motos que se diferenció de todas. Nació y murió dejando en su haber un buen número de carreras tan macarras como divertidas.

En los años noventa, Electronic Arts pensó que los juegos de velocidad, y más los de motos, necesitaban un nuevo enfoque. Tomando Hang On de Sega como base, decidieron que la velocidad mientras procurábamos no tocar nada para caernos al suelo no era tan divertido.

Ellos decidieron contar la otra cara de las carreras, ya que lejos de desarrollarse en un circuito cerrado y siendo competiciones "oficiales", el juego se iba a basar en carreras callejeras, donde todo vale.

El pasar casi rozando a otro motorista y desatar instintos asesinos fue hecho videojuego, y lo cierto es que la idea gustó mucho. De ahí que el propio título hiciera referencia a la expresión "Road Rash", que se refiere a las heridas graves que puede sufrir un motorista al caer de la moto y quemarse con el asfalto.

Dejando a un lado la polémica que pudiera suscitar el juego, podemos decir que precisamente fue eso lo que hizo a muchos sorprenderse desde un inicio. Lo más grave cuando vemos carreras de motociclismo es ver como un piloto se va al suelo, ya que muchos contenemos la respiración deseando que no se haga nada.

Aquí es el totalmente lo contrario. Podemos contar, desde nuestros recuerdos, lo perplejo que nos quedamos al ver un vídeo del primer juego, en el que el conductor de la moto le propinó un puñetazo a un oponente, sin más. Aquí empezó la leyenda de Road Rash, el juego de motos más macarra lanzado hasta la fecha.

Despegando en Mega Drive

El primer juego fue lanzado en el año 1991 para Mega Drive-Génesis logrando un éxito apabullante. La prensa especializada, en su mayoría, le otorgó puntuaciones bastante altas, destacando sobre todo la diversión del cartucho, a pesar del polémico desarrollo.

EA se dio cuenta rápidamente de que tenía un rey Midas capaz de convertir en oro la plataforma en la que fuera lanzada, así que pronto vimos conversiones en multitud de plataformas: Master System, Game Gear, Game Boy y Commodore Amiga fueron los afortunados, pero esto iba a cambiar pronto.

La policía se une a la fiesta

La segunda entrega: Road Rash II fue lanzada para Mega Drive-Génesis en exclusiva, incluyendo un verdadero juego a dobles con pantalla partida (no por turnos como en el primer juego) y más modos de juego, más armas y el mismo nivel de variedad en los circuitos. Mejoró a grandes rasgos la primera entrega siendo continuista en su concepto, añadió el elemento lógico de que la policía pudiera "cazarnos", ya que si nos caíamos de la moto estábamos vendidos, pero aparte de esto el juego se consagró llenando la pantalla con unos buenos gráficos y una destacada banda sonora:

Cambiando de generación

La tercera entrega nos llevó a darnos una vuelta al mundo: visitaríamos Japón, Brasil, El Reino Unido, Kenia entre otros países y se despidió de la plataforma que lo acunó por todo lo alto: Quince motos diferentes y ocho armas disponibles harían que las carreras fueran más divertidas que nunca.

Road Rash Tour de Force, con sprites digitalizados, una cañera banda sonora y un sinfín de opciones de personalización demostró hasta donde podía llegar la saga, pero en Mega Drive tocó techo. Las versiones para Mega Cd y 3DO siguieron el camino del cartucho, demostrando que el hardware basado en scaling estaba obsoleto, y Road Rash dió el salto.

Adiós 2D, hola 3D

Por ello y ya pasando los años noventa, este juegó se subió al carro de los juegos poligonales y sus carreras volvieron a cobrar vida en un entorno en el que le quedaba de maravilla a su alma y concepto.

Road Rash 3D -cómo no- lanzado en Playstation en marzo de 1998, recibió sobre todo críticas negativas porque se desmarcó bastante del espíritu de la saga y obviando el modo de dos jugadores que habría calmado las quejas justificadas.

Lo tenía todo para triunfar, pero EA decidió que los fans del juego iban a tener otro juego bastante diferente a todo lo que conocían y ellos mismos lo lastraron a ser el primer fracaso de la saga.

Road Rash 64 también recibió malas críticas, aunque no tan apabullantes como en su versión Playstation. El juego se movía con soltura, pero los accidentes tan espectaculares no sentaron tan bien a los fans, ya que el alma de Road Rash estaba en las peleas cuerpo a cuerpo, y no en que sin más nos rozase algo y solo viéramos la moto volando.

Road Rash: Jail Break quisó ser el reencuentro con los incondicionales del juego. La velocidad justa, los golpes más bestiales (incluso a la policía en moto) y el ansiado modo a dos jugadores a pantalla partida hicieron de este último juego el último tren a coger entre EA y sus fans.

¿La conclusión? Que para muchos fue demasiado tarde, desconfiaron demasiado y el juego no obtuvo la gloria que perdió con los juegos en los que despreciaron a los fans que compraban cada entrega anterior.

Esta lección, que muchas empresas siguen sin entender, fue la que posiblemente hundió a la saga y el motivo de que no sepamos nada de ella trece años después.

Bueno, nada no, sabemos que uno de los productores del juego ha tenido intenciones de resucitar la saga, pero mientras él y EA se ponían de acuerdo, un proyecto en Kickstarter ha ido tomando forma: Road Redemption.

Veteranos de la industria quieren retomar el espíritu de Road Rage.
Compartir
HD

¿Qué decir de este juego? Que lleva la saga a un nuevo y lógico nivel: Más violencia, esquivar golpes, perseguir campo a través a nuestros oponentes y un largo etcétera que nos prometen y que muchos estamos esperando como agua de mayo.

¿Estamos ante el resurguir de Road Rash? Parece que sí, sobre todo ante la pasividad de su compañía de origen, a pesar del interés. Si Road Redemption triunfa, no dudamos que EA mueva ficha, pero esperamos que esta vez lo haga escuchando a quienes seguimos teniendo sus cartuchos en su caja y guardados en nuestra repisa desde los años noventa.