Vandal
Vandal juegos retro

Juegos Retro

Una mirada semanal al pasado, recordando grandes juegos clásicos y momentos de la historia del videojuego.

Psycho Fox

·
Volvemos al pasado con un videojuego que recoge el espíritu plataformero de antaño para ofrecernos un título tan extraño como atípico.

Con el pasar de los años uno puede mirar hacia atrás y recordar aquellos videojuegos que sobresalían del resto, aquellos con los que más horas nos pasamos o aquellos que guardamos un cariño especial. Muchos obtuvieron un videojuego en forma de regalo, y a pesar de que no les gustase nada, acababan jugando con él y guardaron un especial cariño a pesar de no ser uno de los mejores.

Por supuesto que esto sigue pasando hoy día, pero ni que decir tiene que en los ochenta quizás fuera algo diferente, ya que no disponíamos del extenso abanico de juegos que una consola en la actualidad puede tener.

Master System, la pequeña consola de 8 bits de Sega, disfrutó de grandes juegos, a pesar de que Nintendo con su homónima de 8 bits "reventó" el mercado ofreciendo un catálogo espectacular, tanto en cantidad cómo en calidad, sobre todo, gracias al "seal of quality" impreso en cada uno de sus videojuegos hasta hoy. Pero Master System vivió otra lucha, la de un mercado por el que su moderado éxito -en comparación con NES- no dejó huérfano al sistema de, como decimos, grandes joyas y otras menos destacables.

Cómo en todas las plataformas, también disfrutó de sus juegos atípicos, donde apuestas algo arriesgadas tomaron forma y terminaron siendo títulos que se salían de lo normal, por extraños, o por presentarnos algo diferente a la norma. En esta categoría está Psycho Fox, un plataformas que torció los renglones del guión establecido en la industria para ser un juego, sobre todo, diferente.

¿Desde cuándo ser diferente es malo?

El videojuego fue obra de Vic Tokai, una empresa nipona la cual tenía por aquellos entonces muchas más funciones que las de crear videojuegos, ya que desarrollaba soluciones informáticas y estaba especializada en telecomunicaciones. La empresa, a lo largo de su historia en el mundo de los videojuegos, desarrolló y ayudo en producciones tanto para Sega como para Nintendo, además de otras plataformas y PC, todo esto además de atender a su principal negocio.

Esto quizás puede chocar, pero los ochenta eran diferentes, y el juego de hoy empezó a ser diferente desde su concepción como podéis ver, ya que a pesar de ser lanzado bajo el sello de Sega, Psycho Fox fue desarrollado por esta third party que ideó un plataformas capitaneado por un zorro. El cartucho de Master System nos mostró un plataformas en el que un malvado ser llamado Madfox Daimyojin acaba reinando en la región y los animales, y estos hartos de su maltrato, mandan a un héroe: Psycho Fox.

Este pequeño zorro tiene la peculiaridad de poder transformarse en otros animales con diferentes características. Se podía transformar, a lo largo de su aventura, en tres animales diferentes, siendo el primero de ellos un hipopótamo, el cual compensaba su lentitud con la capacidad de romper bloques que ningún otro animal podía romper.

También se convertía en un tigre, el cual alcanzaba una velocidad, en ocasiones, que chocaba frontalmente con la jugabilidad, ya que por momentos se podía volver incontrolable. El último animal en el que nos podíamos transformar era un mono, el cual saltaba más que ningún otro, y accedía a plataformas por las cuales podíamos terminar el nivel.

Nuestro principal enemigo: ¿el salto?

El juego presentaba unos gráficos vistosos en ocasiones, con otras estancias algo más desangeladas y con menos detalles. Estamos hablando de Master System, y a pesar de que el juego haga daño a los ojos, sí que podemos decir que algunos niveles eran coloridos, con simpáticos enemigos y buenos decorados para el hardware en el que se presentaba.

Las músicas, sin llegar a ser malas, pasan un poco desapercibidas, aunque en conjunto, no desentonan y acompañaron bien a esta aventura.

Los escenarios estaban repletos de enemigos y trampas, a lo que se le unía un salto algo rudo, pero nada que nosotros no pudiéramos controlar, y que en cada partida controlaríamos cada vez mejor.

Mientras saltábamos y golpeábamos a los enemigos, con un puñetazo al estilo de Alex Kidd, íbamos recogiendo los ítems capaces de hacernos transformarnos en los consabidos animales, y esto fue lo que dio un toque diferente al plataformas.

Incluso con nuestro amigo BirdFly, un simpático pájaro que usábamos como arma arrojadiza, sabíamos que estábamos ante un plataformas diferente, ya que hasta las fases de bonus, donde elegíamos un camino, y los jefes finales de cada zona, eran diferentes, ya que para acabar con ellos, en ocasiones, necesitábamos usar unas rutinas poco convencionales y en otras ocasiones, diametralmente opuestas.

Los ítems que íbamos recogiendo y las transformaciones la teníamos que utilizar levantándonos del sofá, ya que el menú en el que elegíamos tanto el ítem como el animal, se accedía con el botón de pausa de la consola, algo que, como muchos sabemos, estaba en la propia consola y no en el mando, ¿divertido verdad?

El juego tras pasar por todo tipo de mundos en el desierto, una especie de castillo y sus zonas heladas, terminó siendo uno de aquellos juegos que muchos empezaron extrañados, y acabaron echándolo de menos al terminarlo.

Este juego contó con una "secuela espiritual" para Mega Drive llamado DecapAttack, que pronto recordaremos. Pero volviendo a lo que fue Psycho Fox podemos decir que tiene hasta algo atípico en su final, cuando derrotamos por fin al malvado zorro. Aquí la secuencia final, para quien no tuvo la oportunidad de acabarlo:

Era un reto algo difícil pero divertido -aún sigue siéndolo- pero uno de esos que también se ha quedado en el recuerdo de muchos por ser diferente, aunque no fuera el mejor, o por muchas otras razones, ¿cuál fue la tuya?

ANTERIORES
Retro
19:31 28/11/2014
Hoy recordamos un juego que rememoraba los Donkey Kong clásicos y los ponía al día con un plataformas lleno de puzles inolvidables.
Retro
18:47 5/12/2014
El mítico arcade de Sega empezó una saga que cayó en el olvido con los años. Recordamos el juego que dio origen a la leyenda.
SIGUIENTE
Retro
18:27 19/12/2014
Rememoramos la primera aventura de la famosa arqueóloga Lara Croft, recordando el giro que significó en la industria.

bartletrules · 13/12/2014 17:32
Yo nunca tuve una Master System, pero tengo que decir que me parecen unos GRAFICAZOS para la época...

Y en cuanto a la dificultad, me la imagino. La gente que no conoció los juegos de 8 bits no sabe lo condenadamente complicados que podían llegar a ser los programadores con los saltos y la dificultad en general (eso, cuando directamente no salía el juego con algún bug que lo hacía directamente inacabable salvo tirando de pokes en el Amstrad/Spectrum y similares).

Pero claro, como los niños de aquella pillábamos un juego nuevo cada mil años, llegabas a dominar al menos los primeros niveles de una forma que hoy en día probablemente no seríamos capaces de volver a hacer... Mis partidas al Manic Miner este verano lo demuestran, jajaja.

Fei_Wong · 13/12/2014 06:57
Otra joya de vic tokai pero para nes es el Clash at demonhead. Este no lo he jugado pero si lo veo barato me hare con el, me recuerda a kid cool de nes, que creo que es la version occidental de este.

EmeraldGolvellius · 13/12/2014 02:30
Vic Tokai seguro tiene muchisimos juegos...,muchisimos,pero ahora mismo que vengan a mi memoria esta el IMPERIUM,
aquel tipo ALESTE para Super nintendo...,no es una maravilla pero tampoco fue un mal juego,
se que he jugado a mas juegos de esta empresa sobre todo en Megadrive,pero no caigo ahora mismo,no se si Whip rush es otro,ese para mi al menos fue muy bueno.

Aoshi__Nihon · 13/12/2014 02:01
SEGA in my heart!

Ormuzd · 13/12/2014 01:21
Fue mi 2º juego comprado para Master System (3º si se cuenta el Alex Kidd) y no lo recuerdo tan dificil como deciis. Simplemente dificultad tipica para los juegos de aquella epoca, el porpio Alex Kidd in Miracle World que venia en la memoria de la consola era mas dificil.
Si que tenia un salto digamos atipico o extraño con una inercia tambien diferente, pero en ningun caso era un mal control, sino simplemente diferente que una vez acostumbrados funcionaba muy bien.
Habian "atajos" en algunos mundos, estilo Mario Bross y sus tuberias, para saltar a pantallas mas avanzadas, que se conseguian disparando al "pajarraco" hacia zonas aparentemente que no contenian nada, haciendo que el fondo se rompiera creando un agujero.
Las pantallas tenian muchos recorridos para llegar al final y tambien recuerdo la transformacion del tigre, que si te conocias la pantalla y los momentos para saltar corria tanto que el scroll no te podia seguir y se perdia por delante :D
Muy buen juego y mucho mejor aun su secuela espiritual DecapAttack para Mega Drive.

:_( una lagrima por Sega, por lo que fue y lo que es ahora.

Flecha subir