RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias
Vandal juegos retro

Populous

Jugar a ser dioses puede parecer para muchos poco menos que una herejía. Pero Bullfrog nos demostró que puede ser una de las cosas más divertidas. ¿Recuerdas cómo era?

Emmanuel Castro · 18:23 23/11/2012
Peter Douglas Molyneux era uno de los muchos jóvenes con inquietudes propias de su edad. Este programador de videojuegos, que fundó la antigua Bullfrog, en sus primeros años en la industria de los videojuegos demostró tener una mente diferente.

Actualmente, a Peter Molyneux muchos le conocen por ser un personaje que dota a sus producciones -en sus etapas de concepción y diseño- de un hype desmesurado, ya que nos ha hablado en muchas ocasiones de ciertos detalles realmente geniales, que finalmente no se pudieron incluir en la versión final del juego.

Pero no venimos hoy a la columna retro para hablar de su salida de Lionhead Studios y Microsoft, ni del proyecto cancelado de Milo para Kinect, ni para rasgarnos una vez más las vestiduras por todos los detalles no incluidos en Fable. Hoy recordamos el primer "simulador de dios", juego que salió de la cabeza de un joven Molyneux para cambiar un poco la historia de los videojuegos, hoy venimos a hablar del gran Populous.


Y ahí es donde entramos nosotros a narrar cómo fue esta primera experiencia, pero no solo por ser el primer simulador de este tipo, sino porque actualmente Molyneux, (después del éxito conseguido por Curiosity por medio de 22 Cans) ha lanzado un órdago a través de Kickstarter, ya que pretende volver a alzar a la gloria al género de "simuladores de dios".



Peter pide 450.000 libras para hacer el juego Project GODUS. No va por mal camino, y desde aquí deseamos que llegue a conseguir esta cifra, además de que muchos de los que disfrutamos de sus juegos desde la época de los noventa añoramos este tipo de títulos.

El juego pretende ser una renovación de Populous, haciendo hincapié en el multijugador, creando y cooperando para crear un mundo, luchando unos contra otros, o destruyendo una generación entera. ¿Quieres tener una copia de este -por ahora hipotético- juego? Web kickstarter.

Este proyecto prometido para PC, iOS y Android, pretende repetir la historia que alzó a Peter Molyneux a las páginas de la historia de los videojuegos, ya que si muchos augurábamos la desaparición completa de este tipo de juegos, su propio padre nos sorprende diciendo que quiere volver a llenar de gloria este género perdido.

El propio Peter, en una entrevista reciente habla de que quizás le persiga durante toda su vida las promesas incumplidas ( http://www.vandal.net/noticia/1350631472/peter-molyneux-rompe-a-llorar-en-una-entrevista-sobre-godus-y-curiosity/), un hombre que ha sido lapidado en multitud de ocasiones por sus promesas desmesuradas y por ello, pide un voto de confianza para su nuevo juego.

Jugar a ser dios, ¿peligro o diversión?


Pero sobre el nuevo Populous ya hablaremos si se consigue el objetivo, hoy hablemos ya del juego que cambió la visión de los juegos de estrategia. Lanzado en el año 1989 bajo el sello de la, por aquellos entonces, compañía en la que trabajaba Peter Molyneux, Bullfrog.


Bajo las alas de esta compañía, recostaban calentitos los juegos que fueron incubados por la geniales mentes de Molyneux y sus compañeros, ya que le debemos a esta compañía juegos como el gran Syndicate, la genial serie "Theme", Dungeon Keeper, y Magic Carpet, juegos que quizás a muchos ni os suenen, pero que para los vivimos en la década de los noventa, son juegos míticos e inolvidables.

Pero Populous fue sin duda el que removió los cimientos. Muchos creadores de videojuegos se tirarían de los pelos al pensar que por qué no se les habría ocurrido a ellos. Pero Peter llegó con su idea y nos mostró algo diferente, lo suficientemente diferente para que todos hablaran de Populous, para que todos lo envidiaran.

Fue inicialmente ideado para PC, Amiga y Atari ST, ya que sus controles estaban pensados con teclado y ratón. El juego nos daba la posibilidad de ser una deidad que debe llevar a un pueblo al éxito, mientras destruye a otras deidades de otros lugares



Tú marcas las reglas del cielo


Intervendremos divinamente moldeando el terreno, y manejando a nuestros fieles para construir más edificios y reclutar aldeanos para las "guerras santas". Desastres para lanzar contra los enemigos, manejar el terreno a voluntad para el beneficio de nuestros fieles, son algunas de las muchas acciones que hicieron de Populous un juego tremendamente exitoso.

Como vemos, la perspectiva isométrica fue delimitada a una pequeña zona, debido al hardware de la época y a que los controles de acciones se encontraban fuera de este recuadro. Pero lo cierto es que muchos detalles de este juego fueron pioneros y usados en el campo de los títulos de estrategia posteriormente, como por ejemplo, en la parte superior izquierda teníamos el utilísimo mapa general que nos mostraba el mapa completo, y es algo que hoy vemos en todos los juegos de estrategia.



No solo en esto innovó Populous, sino que cuenta la leyenda que el modificar el terreno era "una prueba" que se convirtió en esa mano divina que subía y bajaba el terreno a su gusto y modificaba el paisaje. Esta idea pasajera, usada como parte principal en Populous fue su principal arma.

Destruiremos de una y mil formas a los infieles adoradores de otras divinidades, ahogándolos sin piedad o lanzándolos a un volcán. Allanemos el terreno para que nuestros fieles construyan su pueblo y nos den las gracias por ello, despejemos su camino de peligros y llevémosles más allá de donde conocen para allí... ¡Masacrarlos sin piedad!

Este es Populous, un juego que te permitía hacer lo que quisieras, que te permitía jugar en mundos aleatorios, o luchar entre nosotros. Pero ni que decir tiene que este éxito pronto fue traducido en un gran número de conversiones: Mega Drive, Super Nintendo, Mac, Master System, PC Engine, Game Boy, Sharp x68000 y NEC-PC9801 entre alguna otra, fueron las versiones que adaptaron a sus pads en muchos casos un sistema pensado para teclado y ratón, de manera algo más lenta y desesperante, pero jugable al fin y al cabo.

Sí, lo sabemos, hubo expansiones de este primer Populous, y sus secuelas Populous II y Populous: The Begining, y posteriormente, ya en Lionhead, su secuela espiritual, Black and White 1 y 2.

Pero la gloria para los fieles vino con Populous. Ese juego tan diferente que poco se parecía a alguno, aquel título que se salió de los caminos marcados para no solo inventar un nuevo género, sino para demostrar al mundo entero que pequeñas ideas como las de ser un dios que todo lo puede, pueden convertirse en una de las experiencias más divertidas que recordamos.