Vandal
Vandal juegos retro

Juegos Retro

Una mirada semanal al pasado, recordando grandes juegos clásicos y momentos de la historia del videojuego.

Pole Position

·
Hoy recordamos el juego de Namco que enseñó a los demás cómo se vivían mejor las carreras de Fórmula 1.

Para que los juegos de conducción estén donde están ahora, tal y como los conocemos hoy en día, han tenido que evolucionar a base de grandes juegos, como el de hoy. A principios de los ochenta, los gráficos en este tipo de juegos venían a demostrarnos cómo el hardware estaba aún algo verde para deslumbrar y destacar.

Pero no era así para todos, ya que el scaling con el que muchos programadores presentaban un efecto casi hipnótico empezaba a cautivar cada vez más, y que en buenas manos -como las de Namco- podían resultar en una experiencia que, aunque ya se había visto con anterioridad, era capaz de asombrar y demostrar que era el camino a seguir.

Repasando la historia de los videojuegos, podemos recordar cómo hasta Atari había "jugado" ya con polígonos en los años setenta, pero debido al prematuro hardware no era todavía su momento.

De la misma manera que los actuales LEDs que iluminan cada vez más y con menor gasto, muchas de las tecnologías ya estaban presentes décadas atrás, pero al no desarrollarse de la manera correcta no evolucionaron hasta convertirse en el camino a seguir.

Pero Pole Position demostró que el efecto de scaling, usado en otros juegos de carreras, tenía un potencial sobresaliente a la hora de plasmar la velocidad en este tipo de juegos. Prueba de ello es la oleada de juegos que inundaron el panorama y que terminaron siendo mejores o peores experiencias.

Por ello, en el año 1982 llega el juego de Namco para entregarnos los gráficos más realistas hasta la fecha: llega Pole Position.

Pole Position llega revolucionando.

El pionero de la vista trasera

El juego de Namco llega a los muebles arcade, lo hace con licencia de Atari, Inc y con una amplia distribución, en principio por Estados Unidos. Como mencionamos, es lanzado a principios de los años ochenta, concretamente en el año 1982. Pero lo hace revolucionando conceptos y con un realismo asombroso: uno de los mejores efectos de scaling para las pistas, una sensación de velocidad sin igual, un sonido nunca visto a la fecha y con la revolucionaria vista trasera con la que los demás juegos se vistieron de ahí en adelante.

Los "flyers" que se entregaban a los dueños de los muebles nos dejan entrever cómo se iba a promocionar el juego, y donde se había puesto especial atención a gran parte del hardware; no sólo en cuanto a gráficos se refiere, sino que dotaron al arcade de un sistema de sonido capaz de hacer rugir los estridentes motores que oímos en la Fórmula 1 con bastante acierto.

El juego nos presentaba una carrera de clasificación en el circuito de Fuji, donde solo los mejores serían los que pasarían a la siguiente ronda. Debíamos conducir con cuidado, ya que nuestro bólido tenía una especial manía de explotar al ser tocado por algún elemento del escenario o en carrera.

Esta peculiar forma de perder tiempo se convirtió en un signo especial de la saga, ya que las carreras donde explotábamos y volvíamos a la carrera con el coche nuevo se convirtieron en una extraña realidad que aceptábamos sin poner pegas.

Los gráficos mostraban unos detallados coches para la época y la sensación de velocidad era extraordinaria. Los anuncios de marcas reales ponían el toque realista al juego que, sin darnos cuenta, engalanaban el conjunto gráfico.

Los checkpoints serían nuestra obsesión y algunos aprendimos cómo el dueño del mueble podía modificar la dificultad del juego a su antojo, modificando los segundos disponibles hasta el siguiente respiro.

El sonido presente en el juego, a pesar de lo que podamos suponer al oírlo hoy, significaba un salto cualitativo para la época. Esto, unido a la versión "deluxe" del mueble, donde nos sentábamos y teníamos a nuestra disposición unos pedales de aceleración y freno (la normal sólo disponía de pedal para acelerar), hizo que el realismo en los juegos de conducción diera un giro y fuera un punto de inflexión para la industria.

El mueble, en su versión “extendida”.

Sabemos que no fue el primero en muchas de estas cosas, pero sí que lo fue en cuanto a posicionar el coche en la pantalla y verlo en tercera persona. Para el año siguiente ya había vendido más de 21.000 muebles, convirtiéndose en el juego mas "taquillero" de la época.

Pero no solo esto, ya que es considerado el juego de carreras con más éxito de la era clásica, uno de los más influyentes, y a día de hoy sigue siendo considerado por muchos cómo "posiblemente el más importante juego de carreras", ya que el giro que dieron los juegos de conducción al llegar este juego supuso no sólo un impulso, sino un estilo que fue explotado por la competencia imitando su legado. ¿Y tu? ¿Lo jugaste?

ANTERIORES
Retro
20:20 12/9/2014
Uno de los primeros juegos en los que la inteligencia artificial hizo aparición se convirtió en un mito que hoy rememoramos.
Retro
19:22 19/9/2014
En los noventa se declara la locura por las burbujas de colores. Hoy recordamos Puzzle Bobble, ¡el abuelo de todos ellos!
SIGUIENTE
Retro
19:14 3/10/2014
Recordamos el primer juego de una saga en los tiempos en que Konami y MSX eran uña y carne.

BuddyBradley · 27/09/2014 13:44
Los tiempos en que Judas eran Judas...

EonFafnir · 27/09/2014 12:17
Este arcade también tuvo su protagonismo dentro del videoclip de la canción Freewheel Burning (1983) de Judas Priest:
[video:https://www.youtube.com/watch?v=M_s-49rNCdw]

ximances · 27/09/2014 12:16
Gracias por el artículo, cuantas horas pasé yo en esta recreativa en aquellos tiempos, siendo un tapón... que recuerdos.

Fei_Wong · 27/09/2014 10:46
Para mi fue el F 1 race de nes el primero, y se parece mucho a este.

utreraman · 27/09/2014 02:20
Super monaco gp de master system, otro inolvidable de f1.

Flecha subir