Vandal
Vandal juegos retro

Juegos Retro

Una mirada semanal al pasado, recordando grandes juegos clásicos y momentos de la historia del videojuego.

Pilotwings

·
El extraño juego de Nintendo que demostraba de lo que era capaz el modo 7, es recordado con una sonrisa por muchos, ¿te acuerdas?

Dragonfly, el prototipo de Pilotwings.

En los años noventa, empiezan a irrumpir en las casas las consolas de 16 bits en las que Nintendo sorprende con "el cerebro de la bestia", un eslogan que le acompañará a lo largo de unos años en los que la propia Nintendo se esfuerza por mostrar músculo con su nueva consola.

De ahí nace la idea de Pilotwings. En el año 1988, se realiza una demo técnica llamada DragonFly, y en esta demostración se muestra el portentoso modo 7, una técnica que dejaba atrás años y años de reinado del scroll parallax, y se mostraban lo parajes en los que sobrevolábamos de una manera tan novedosa como llamativa.

La flamante consola de Nintendo sale a la luz y junto a ella, en muchos packs, se incluye Pilotwings, aquella demo técnica que terminó siendo modelada y transformada en un simulador de vuelo en el que como telón de fondo tenemos la potencia descomunal de la nueva consola de Nintendo, que orgullosa, quiere que todo el mundo conociera un nuevo acercamiento a las tres dimensiones.

La nueva era ha comenzado

La batalla que mantuvieron Super Nintendo y Mega Drive hizo que gran parte de los noventa se nos pasara volando. Las discusiones que terminaban mencionando la paleta gráfica de Mega Drive y Super Nintendo, poco distan de los interminables debates que seguimos viendo hoy día.

Esta excentricidad, programada por Nintendo EAD, es considerada por muchos como un juego sobresaliente en el que el modo 7 es el invitado a la fiesta, pero que terminó siendo una señal enhiesta sobre la que Nintendo clavó su bandera, y vaya si lo hizo.

En el juego encontrábamos cuatro zonas por las que entrenarnos. En estas zonas encontramos cuatro vehículos disponibles, y podemos superar las pruebas en el orden que queramos.


Las pautas a seguir son claras: en cada área se deben sumar los puntos necesarios, y para esto, en las pruebas vemos unas marcas en el aire que debemos alcanzar, y si lo hacemos obtenemos los puntos necesarios o no, para superar dicha prueba.

A pesar de que no superemos la prueba o los objetivos necesarios, disponemos de intentos indefinidos, lo que no hace sino corroborar que el juego no es uno de aquellos fáciles de domar.

El biplano es el avión disponible en todas las zonas del juego. Este aparato hace que prestemos especial atención a apartados como el aterrizaje, ya que de no hacerlo de manera acertada, podremos dar al traste con todas las marcas y objetivos, ya que el biplano se hace añicos si no aterrizamos correctamente.

El cinturón cohete es el encargado de poner el dinamismo a la vez que su difícil control, ya que si aceleramos tendremos un peor control del aparato, y debemos saber ser comedidos en estos acelerones y frenazos, ya que el combustible es limitado.

El ala delta es quizás la imagen más recordada por muchos, ya que manejarla es toda una experiencia, y debemos estar atentos a las corrientes térmicas para alzarnos en el recorrido y ajustar el aterrizaje lo más cerca posible de las marcas.

El paracaídas demuestra que a pesar de ser simple de manejar, para nada es sencillo encajar en los globos y anillos, a pesar de contar con un control simplificado al máximo.

El helicóptero es el vehículo que obtenemos al superar todas las pruebas, y es una recompensa real a haber terminado todas las difíciles pruebas por las que vamos pasando, ya que obtenemos la misión de rescatar a los rehenes secuestrados en una misión suicida en la que debemos acabar con instalaciones enemigas mientras velamos porque nada nos toque, o nuestra misión fracasará.


Los gráficos, donde el colosal modo 7 saca músculo, se nos muestran de manera bastante acertada, unos parajes por los que este nuevo modo gráfico hacía las delicias de los que introdujeron este cartucho en Super Nintendo, ya que el sobresaliente efecto conseguía emular las tres dimensiones de manera asombrosa.

Las melodías que acompañaron al juego fueron notables, ya que si el estudio interno de Nintendo era el encargado de dar a conocer el potencial de su nueva consola, qué mejor que contar con los mejores y reunirlos para sintetizar una gran banda sonora.


El juego, a pesar de ser uno de los títulos de la primera hornada, supuso un salto claro y un gran golpe en la mesa que hizo a todos los reunidos saber que algo grande estaba pasando. Sus secuelas, que analizaremos con detalle en otra ocasión, hicieron ver de alguna manera que esta demostración se convirtió en un abanderado que dio a conocer la potencia de los chips internos de la bestia de Nintendo.

Pilotwings se convirtió por sí sólo en un cartucho imprescindible, del que a pesar de su excentricidad, fue capaz de sorprender al mundo entero con su novedoso aspecto visual.

ANTERIORES
Retro
19:17 25/7/2014
El reciente remake nos confirma que el universo en el que Abe vivió mil y una aventuras sigue vivo, ¿pero por qué fue una revolución en los noventa?
Retro
17:41 1/8/2014
¿Un shoot 'em up de ninjas? ¡Claro! Estamos en los noventa y ADK nos dejó esta joya que hoy recordamos.
SIGUIENTE
Retro
19:14 22/8/2014
Recordamos uno de los juegos de fútbol con menos fútbol de la historia de los videojuegos, ¡y qué divertido era!

rafa77 · 09/08/2014 15:23
[respuesta:7]Cierto. No lo recordaba. La única concesión a lo bélico en este juego. Desde mi punto de vista, era una prueba totalmente prescindible que se puede sustituir perfectamente por algo menos castrense. Ahora lo desarrollan en WiiU a 1080 y a 60 fps con gráficos preciosistas y lo bordan.  ;)[/respuesta]

Turrencio · 09/08/2014 11:27
Desconocía este juego, esta genial.

GenG · 09/08/2014 10:54
[cita]En mi caso, lo que más me llamó la atención cuando era un chaval es comprobar que se puede disfrutar de un videojuego tranquilo, pausado, basado en la habilidad a los mandos y  sin pegar un solo tiro.[/cita]

Excepto cuando te suben a un helicóptero de guerra y te piden que destruyas cañones antiaéreos.

Scarr · 09/08/2014 10:01
Sin duda alguna un juego sobresaliente, olvidado con el paso de los años y aunque contó con sucesores, no fueron ni significaron lo mismo que en su momento significó este Pilotwings.

Grandísimo juego del que me gustaría que hicieran una secuela digna y potente en WiiU.

Un saludo

rafa77 · 09/08/2014 09:51
Me saltó una lagrimilla al recordar el genial Pilotwings. Uno de esos juegos que disfruté al máximo y que goza de una gran personalidad. En mi caso, lo que más me llamó la atención cuando era un chaval es comprobar que se puede disfrutar de un videojuego tranquilo, pausado, basado en la habilidad a los mandos y  sin pegar un solo tiro.

Creo que es un franquicia injustamente olvidada y con un potencial increíble en la nueva WiiU (imaginemos pruebas cooperativas, combates de acrobacias aéreas...). Una pena que Nintendo haya incluido de manera sutil muchas de sus mecánicas en sus Wii Sports y no le haya dado el espacio que merece.

Ojalá la gran N tenga pensado un Pilotwings muy completo y divertido para su WiiU. Para mi sería otro buen motivo para comprarla.

Flecha subir