Vandal
Vandal juegos retro

Juegos Retro

Una mirada semanal al pasado, recordando grandes juegos clásicos y momentos de la historia del videojuego.

La Pulga: el primer videojuego español

·
Hoy, treinta años después, volvemos a recordar el pionero en lanzar un videojuego patrio al estrellato.

El videojuego de hoy es el primero de un torrente que vino después, que demostró que las mentes españolas estaban a la altura de los mejores videojuegos comerciales del momento. La edad de oro del software Español es larga y llena de anécdotas, curiosidades dignas de ser contadas.

La historia de la Pulga es una de ellas puesto que marca el pistoletazo de salida de una serie de videojuegos con el sello made in Spain, que hará que muchos se lancen a programar sus propios videojuegos, y con ello demostrar al mundo entero que en nuestro país había mucho talento y amantes del videojuego que anónimos en sus casas, se ven de pronto en empresas del sector y terminando por ser unos pequeños genios.

Empezando con una pulga de proyección mundial

La revolución en la informática doméstica estaba a punto de sorprender al mundo. Los microordenadores al alcance de todos estaban empezando a ser una realidad, y al contrario que en las películas ochenteras nos decían, los ordenadores serían cada vez más y más pequeños, y no habitaciones enteras, o complejos industriales que hacían temer al espectador de su posible potencia.

Como sabemos, la miniaturización es una de las partes esenciales en cualquier empresa de dispositivos móviles, ya que cada milímetro cuenta a la hora de encoger cualquier nueva revisión de hardware. En los años ochenta esto empezaba a quedar patente, y con la llegada de ZX80 se democratizó, por fin, la informática para el consumidor medio, y Sinclair lanzó en tres años consecutivos: el ZX80 (1980) el ZX81 (1982) y el ZX Spectrum (1982). Con cada nueva revisión de hardware, conseguían meter más potencia y dar un salto cualitativo en la memoria RAM, lo que hizo que Sinclair estuviera asociado a la revolución de los microordenadores y su posibilidad, no sólo de jugar a videojuegos, sino de crearlos nosotros mismos.

Las versiones de Spectrum fueron siendo cada vez más potentes con cada nueva revisión, aquí cómo se vendía el ZX Spectrum +2.

El primer problema que había con estos microordenadores desde sus inicios fue la falta de software. La llegada de estos ordenadores nos cuenta la historia de cómo se veía mercado en estos, y después de un sinfín de sufrimientos se consigue atraer la atención de los creadores de estos ordenadores con algo diminuto: una pulga.

La entrada de Amstrad a España fue un claro ejemplo de esto, ya que se puede decir sin sonrojos que desde sus oficinas hacían poco caso al mercado español y a sus insistentes llamadas por pedir la importación del sistema a nuestros hogares.

José Luis Domínguez es el gran culpable de esto. Comercial de veintiséis años que, puerta por puerta demostraba su gran labia que se había ganado su puesto de director comercial para National Nederlanden (hoy ING). Después de intentar traer ZX 81 a España y perder el contrato ya firmado por Investrónica, optó por un hardware nuevo, el elegido fue Amstrad.

Y allí que se marchó José Luis, cogió un avión para hablar personalmente con la máxima personalidad al frente de Amstrad. Y lo convenció. Gracias a este valiente gesto, se consiguió traer a España la máquina, y con ella, se creó un caldo de cultivo en el que el español medio, con unos pocos ahorros, tenía una variada oferta de ordenadores. La pulga ya estaba dando sus primeros saltos con unas grandísimas puntuaciones en la prensa escrita, sobre todo, del Reino Unido.

Y entonces, primero en Spectrum, ante la imposibilidad de ser dueños del hardware, y luego pasando por Amstrad, salió para otras plataformas con diferentes nombres dependiendo del ordenador y del país: Buga-boo the flea, Roland in the Caves, Roland à Lascaux, Roland in Den Hohlen, The Flea, Bogaboo, y un curioso etcétera completaron los títulos que vieron la luz en: ZX Spectrum en 1983, portándose a Amstrad CPC, Commodore 64 y MSX.

Tras su lanzamiento, en Inglaterra se le veneró cómo a un videojuego revolucionario, y lo era, ya que el propio Paco Portalo (creador junto a Paco Suarez, formando el sello Paco&Paco) contaba cómo hasta entonces, todos los juegos funcionaban respondiendo inmediatamente a la tecla que se pulsaba, por ello, el sistema de juego de La Pulga sorprende.

Debemos pulsar una tecla, que a su vez responderá el tiempo que la mantengamos presionada, provocando en el salto de nuestra pequeña amiga una parábola al saltar que es la piedra angular de este videojuego.

El jugador controla a una pulga que ha caído en una cueva, para ello debe salir de ella saltando de plataforma en plataforma con este ingenioso y divertido salto.

En casi todas las versiones del juego la acción se desarrolla mostrando a Bogaboo, una pequeña y amarilla pulga de patas largas sobre unos coloridos escenarios. Tras caer en la cueva deberemos ir escalando para salir de ella, pero treinta años después debemos de decir que es un juego difícil con mayúsculas. "Para que sea divertido debe de ser difícil", frase que se ajusta a la perfección a este primer hito en el mundo de los videojuegos, con sello Español.

¿Jugaste a la Pulga? ¿Viviste aquel inicio en el que sorprendían al mundo videojuegos españoles? Comparte con nosotros tus vivencias, seguro que más de uno consiguió sacar de aquella cueva a la pequeña Bugaboo.

ANTERIORES
Retro
18:24 25/10/2013
Volvemos al fascinante mundo de los videojuegos para ordenadores. Spectrum, Commodore, Amstrad o Apple dominaban el mercado ¿Qué tenía que decir el recién llegado MSX?
Retro
20:05 1/11/2013
Después de la resaca de Halloween recordamos el primer survival horror de la historia. ¿Quieres saber lo que es sentir frío y miedo en la más absoluta de las oscuridades?
SIGUIENTE
Retro
18:03 22/11/2013
Hoy volvemos a la época del Laserdisc, y lo hacemos con uno de los mejores exponentes que salieron en ese formato. ¿Te vienes a rescatar a la princesa Daphne en la aventura del caballero más patoso?

quamis · 16/11/2013 13:16
No se diferencia mucho de los juegos indies que hacen ahora

Dabor · 16/11/2013 13:15
Os recomiendo a todos la lectura de los dos tomos de Ocho Quilates. Toda la historia del desarrollo español en los ordenadores de ocho bits de la época. Hay un buen tramo dedicado a la gestión de La Pulga, la cual además es la figura de los Premios Nacionales de la Academia de las Artes y las Ciencias Interactivas que se entrega cada año a los juegos españoles (algo así como los Goya del videojuego).

Asterun · 16/11/2013 11:36
Que buenos recuerdos me trae todo esto, que tiempos!

Javi.79 · 15/11/2013 23:07
Yo lo tenía también, y para ser sinceros, siempre me pareció un juego horrible  :$

Ya que se habla del Phantomas, yo tuve la segunda parte y fue de mis favoritos del Spectrum.

Siempre me fascinó esa genialidad que había al principio del juego: había un precipicio en el que, si te caías, te esperaba un tanque que podías saltar para que no te matara, pero sin embargo no podías escapar del tunel así que lo único que hacías era retrasar tu propia muerte.

nirvanawar · 15/11/2013 21:41
Malditos nerds! jajaja  mi paciencia con los juegos duraba lo mismo que el dinero para comprar las fichas, siempre odie los juegos dificiles grrr!!! mi reto personal era aprender a dibujar y no pasarme un fucking jueguito! algo infinitamente mas dificil que todos estos juegos juntos...

Flecha subir