Vandal juegos retro

Juegos Retro

Una mirada semanal al pasado, recordando grandes juegos clásicos y momentos de la historia del videojuego.

Ice Climber

Emmanuel Castro · 20:37 9/11/2012
Recordamos el clásico eterno que un joven Miyamoto produjo a principios de los ochenta.

Muchos han conocido a Miyamoto en la actual o en la anterior generación, o por su trayectoria con Zelda y con Mario. Pero lo cierto es que su experiencia es muy extensa, no solo limitada a los Mario Bros., Mario World, Pikmin o The Legend of Zelda.

Hay muchos juegos del emblema de Nintendo que recordar, pero no vamos a pararnos en los noventa ni en los más cercanos años dos mil, sino que retrocedamos en el calendario hasta pararnos en los años ochenta. A principios de estos, Miyamoto era un joven emplado de Nintendo que ejerció de productor y diseñador de muchos juegos que continuamos disfrutando hoy en día con nuevas secuelas.

Pero el caso del juego de hoy es una excepción. Y es que es uno de esos juegos que, a pesar de tener éxito, no han tenido una secuela y tan solo han aparecido en cameos en otros videojuegos.

Los típicos esquimales con martillo

Desde luego que en un juego ideado para salir en arcade y en versión doméstica poco o nada debía importar la historia a contar. La idea era sencilla: dos escaladores debían recuperar las verduras que un gran pájaro había ido robando.

Y está claro que por aquellos lares la comida, en especial las verduras, escaseaba, por ello se debieron enfadar bastante ya que agarraron un martillo y se abrieron paso entre focas asustadizas y demás habitantes del polo, para llegar a lo más alto, donde está este pájaro amante de lo ajeno.

En el año 1984 debutó en los arcades, y un poco después llegó la versión mejorada, y la más recordada llamada: VS Ice Climber, versión arcade donde dos muebles se unían para hacer que la escalada tornase en una batalla por saber cual de los dos era más veloz a la hora de escalar y "dejarse de tonterías" recogiendo todas las verduras o matando a todos los animales.

Aquí contaba la rapidez y por eso este VS Ice Climber recogió el éxito que su planteamiento sembró: un juego fácil de jugar, pero con una característica bastante especial en su control, ya que aunque tan solo disponía de saltar y golpear con el martillo, el salto es en muchos casos desesperante, pero totalmente fabricado a propósito.

Por lo que Ice Climber en esta segunda revisión pasó a formar parte de la "familia VS" de Nintendo, fórmula que repitió con bastante juegos como Gradius, Balloon Fight, o Super Mario Bros entre muchos otros.

Pero al salir de sus fronteras se dio a conocer por medio de su versión NES, lanzada en Japón en 1985 y que, aunque salió también para la NEC PC-8801 publicado por Hudson Soft, fue inferior a la versión "pixel perfect" de NES.

El primer jugador controlaba a Popo, un pequeño jovencito que lleva un anorak esquimal de color azul y el segundo jugador manejaba a Nana, con anorak rosado. Como decíamos renglones atrás, su única arma sería un martillo de madera con el que iremos golpeando las capas de hielo para hacernos un hueco hacia la cúspide de la montaña, mientras recogemos nuestras verduras que el "pajarraco" nos robó.

Cada nivel consta de ocho capas, y una etapa de bonus en la que debemos saltar con tino, para no caer al vacío y perder una vida. Mientras en esta etapa recogemos bastantes berenjenas (icono que luego reconoceremos en su cameo de Smash Bros) y si nos topamos con una mazorca de maíz, vida al canto.

Lo cierto es que no hay mucha variedad de enemigos, pero el juego se vuelve lo suficientemente adictivo como para perdonarlo. Ya que el reto irá aumentando con cada nuevo nivel y veremos como las plataformas pasarán a ser móviles a gran velocidad, cómo una gota puede restarnos una vida, o cómo la fase de bonus se vuelve endiabladamente difícil con el peculiar salto.

El juego consta de 32 montañas, pero no solo a un jugador se pueden escalar todas las montañas ya que su modo para dos jugadores es bastante adictivo, aunque en muchas ocasiones uno se estorbe demasiado.

La verdad es que el juego para dos jugadores casi se convierte en un reto, ya que dejar a tu compañero sin scroll y que caiga hacia el vacío se convertía en una vida menos, y rebotar contra él lo lanza hacia un enemigo sin remedio, por ello que la versión VS cobra sentido, ya que molestar y acabar con el compañero es realmente bastante divertido.

Después de cada nivel se hace un recuento de lo recolectado y si jugamos uno contra otro las batallas estarán a la orden del día, pero ni que decir tiene que acabaremos casi por no llegar a la cima en la mitad de las batallas, y acabaremos con nuestro compañero mucho antes. ¿Sería esta idea un principio de los Smash Bros?

Sea como fuere, Ice Climber nació y murió con una sola entrega (si Nintendo no dice lo contrario) y las veces que veremos Popo y Nana será en cameos en juegos como Super Smash Bros Melee-Brawl, asomando la cabeza en algunos juegos del Wario Ware, como habilidades de Kirby en algunos de sus juegos, y hasta la foca Topi tiene su pequeño momento de gloria.

Parece ser que el propio Miyamoto se sorprende de sagas que, según él, no interesan al gran público, como hace poco manifestó con la serio F Zero, pero de seguro que sería bien recibido un nuevo juego de estos dos simpáticos esquimales.

Nintendo creó un clásico del que muchos disfrutamos, ¿lo disfrutaste tu? Si no, lo tienes en la Consola Virtual, o quizás en tu estantería, ¿volvemos a soplar el cartucho y ver cómo se nos da?