RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias
Vandal juegos retro

Elevator Action

Recordamos al agente 17 y volvemos a disfrutar con sus misiones. De la sencillez de un planteamiento nació el divertido mundo que hoy rememoramos volviendo a 1983.

Emmanuel Castro · 17:37 26/10/2012
En los años ochenta, los videojuegos arcade gozaban de una salud extraordinaria. Para muchos, la razón de que los tiempos de bonanza en los arcades acabase es debido al sentido común.

Antaño corríamos a jugar en estos salones porque los juegos que allí disfrutábamos eran exclusivos de aquellos lugares, aunque muchos disfrutásemos de conversiones a nuestras consolas, al arcade original en muchos casos lo seguíamos mirándolo con envidia.

Durante aquellos años, muchos fueron los juegos que innovaron en la jugabilidad o regalándonos experiencias inolvidables en forma de acción y adrenalina a raudales, y Elevator Action fue uno de esos juegos que innovó con un planteamiento fresco y novedoso, atrayendo a muchos adolescentes con monedas en sus bolsillos.

Lo cierto es que esta idea no era del todo nueva, ya que el concepto de esquivar enemigos a través de una puerta, por ejemplo, ya la habíamos visto en el juego Door Door del mismo año, pero a principios del mismo, y como podemos ver por el propio título del juego, se basaba en puertas en las que nuestro personaje abre para escapar de los enemigos.

Taito recogió esta idea y la "elevó" -nunca mejor dicho- para entrar en un novedoso sistema en el que los ascensores eran parte fundamental en el sistema de juego, y la piedra angular bajo la que se mueve todo el mecanismo del título.


Elevator Action, el juego que no engaña


No engaña ya que si buscaban un nombre para el juego, no se estrujaron en exceso el cerebro y le estamparon el título en el que se puede resumir perfectamente lo que nos planteaba el juego: acción entre ascensores.

Pero si lo resumimos a esto, estaremos siendo totalmente injustos con un juego que cambió muchas cosas en los muebles de su época, por ello, empecemos a descubrir qué es lo que hacía el emblemático agente 17 metido en todos esos edificios.


El agente con el alias Otto, es conocido como el agente 17. Es un agente especial de una organización no revelada en el juego, pero con una misión clara y concisa: debe robar una serie de documentos que están custodiados por diferentes enemigos en un gran edificio.

Nuestro agente entrará por el techo y mientras bajamos veremos qué es lo que debemos hacer para llegar hasta los documentos. Nada más tocar el suelo nos pondremos manos a la obra, con el uso de nuestra pistola, las socorridas escaleras y los ascensores, esquivaremos y atacaremos a los enemigos hasta recoger los documentos y bajar a la planta baja, donde nos esperará un coche para sacarnos de allí con vida.



La puerta marcada es la clave en cada nivel, pero aunque este planteamiento pueda resultar repetitivo, los niveles consiguen que nos enganchemos a cada uno de ellos, retándonos a exprimir nuestros reflejos mientras lidiamos con la tensión de huir de los enemigos que en cada nivel se irán volviendo más y más listos.

Pero como decíamos al principio, los éxitos en los arcades, si eran un éxito, rápidamente se interesaban por expandirlos a nuestros hogares y muchas compañías pagaban la licencia para que una conversión apareciera para sus sistemas.

Elevator Action fue un tremendo éxito en todas las salas y fue portado paraAtari 2600 (prototipo que no fue lanzado), MSX, NES, Amstrad CPC, Commodore 64, Zx Spectrum, Nec PC-8801, SG-1000 y Game Boy, siendo las versiones de NES y Game Boy las mejores en formato cartucho, ya que a su lado la cinta de casete también se disfrutó aunque variando el aspecto gráfico original para hacerlo más acorde al hardware bajo el que corría.

Aquí una comparación entre la ellas:



Como era de esperar, la secuela de este Elevator Action fue lanzada, pero después de la friolera de once años después. En 1994, el panorama era totalmente diferente en los arcades, y así lo demostró el juego. Con un lógico lavado de cara y actualizando los gráficos y música, seguiría siendo un arcade 2D con el mismo planteamiento de puertas, ascensores, pero más enfocado a la acción, con un sinfín de enemigos que atacaban por todas partes y haciendo un juego que tomaba la base del Elevator Action de 1983 y lo actualizaba acertadamente.



Los ascensores ahora podrían ser montacargas, podríamos saltar entre el hueco hábilmente y las posibilidades se multiplicaban al encontrar objetos con los que cubrirnos, sin olvidarnos de un modo cooperativo de dos jugadores realmente antológico.

Esta segunda parte fue portada a PC, Sega Saturn, PlayStation 2 y Xbox, y apareció posteriormente en varios recopilatorios de Taito.

¿Jugaste al original de 1983? ¿Lo tuviste en tu ordenador o consola? Si lo hiciste, fuiste testigo de un juego que demostró que las ideas sencillas, pueden convertirse en grandes ideas, grandes juegos e inolvidables agentes.