Vandal
Vandal juegos retro

Juegos Retro

Una mirada semanal al pasado, recordando grandes juegos clásicos y momentos de la historia del videojuego.

Duck Hunt

·
Recordamos un juego de disparos con una curiosa historia detrás. ¿Sabías que casi supuso la ruina a Nintendo este tipo de videojuegos?

Duck Hunt es uno de los videojuegos más recordados y queridos por muchos de los que empezamos a jugar hace unas décadas. Disparar a la televisión y entrenar nuestra puntería en casa fue posible para muchos a mediados de los ochenta, pero ¿y si os contamos que esta tecnología viene de antes?

El concepto de disparo que conocimos en los ochenta vino de algunos años atrás. Ya en los 70 Nintendo empezó a dar sus primeros esbozos con la idea de una pistola.

Pero Hiroshi Yamauchi quiso ir mucho más allá e ideó el sistema mientras que Gunpei Yokoi fue el que estuvo detrás del diseño implementándolo en el juego. El sistema, llamado Laser Clay System Shooting, vio la luz en el año 1973, y lo hizo en las boleras de Japón, ya que consistía en un proyector cuyo mapa de acción se medía en metros, lo que conseguía que hasta cuatro personas pudieran disparar de manera simultánea con un rifle.

El juego fue un éxito, pero desgraciadamente se evaporó rápidamente debido a la crisis del petróleo del mismo año, lo que hizo a Nintendo quedarse entre manos con un sistema increíble para la época, pero que apenas poca gente podía permitirse.

Esto dejó a Nintendo en una situación bastante delicada, pues 5.000 millones de yenes se convirtieron en una deuda que asomaba a Nintendo al precipicio. Un año después, Yamauchi intentó revivir el sistema adaptándolo de manera más compacta y lo llamó "Mini Laser Clay", y lo llevó a salas de recreativas abandonando las boleras como inicialmente tenían pensado.

Nintendo logró remontar el vuelo y a finales de los setenta este sistema ya estaba reportando beneficios, algo que hizo que muchas compañías intentaran ofrecer sus propios juegos de pistola como el mismísimo Duck Hunt de Sega.

Pero lejos de este tipo de juegos mecánicos, Nintendo ideó su propio videojuego con una tecnología que abandonaba los proyectores y nos permitía usar una que respondía al milímetro en una pantalla de tubo, naciendo Duck Hunt de Nintendo.

Llega el Zapper

Duck Hunt fue lanzado originalmente en arcade y NES. Este juego vio la luz un 21 de abril de 1984, cuando Gunpei Yokoi usó la tecnología de esta pistola de luz para llevar la experiencia a los arcades sin demasiados costes, y sobre todo, para llevar a todos los salones de casa la experiencia de disparar sobre unos patos y unos discos que hicieron de muchos unos expertos tiradores.

El videojuego se basa en la versión de 1976 del juguete electrónico llamado Beam Gun: Duck Hunt, parte de la serie de juegos de la pistola "Beam". Este juguete fue diseñado -cómo no- por Gunpei Yokoi y Masayuki Uemura para la empresa, y Nintendo Research & Development 1 fueron los desarrolladores del videojuego y también de la mítica pistola.


El videojuego disponía de tres modos de juego: Modo A, Modo B y Clay Shooting. Los dos primeros modos utilizan patos como objetivos, mientras que el último, el más difícil, utiliza platos de mucho menor tamaño y por consiguiente, más difíciles de impactar sobre ellos.

En los dos primeros modos se puede pasar de ronda al impactar sobre un mínimo de patos, que varían en número y dificultad al elegir un modo u otro. Como muchos conocemos en el Modo A podemos conectar un pad en el segundo jugador que puede controlar el vuelo de los patos, para hacer más difícil aún impactar sobre ellos y pasar de ronda.

Lo cierto es que muchos hacen referencia a que el cartucho envejece muy rápido al cabo de un tiempo por lo repetitivo de la mecánica, pero lo cierto es que si queremos profundizar y sobre todo llegar a lo más alto de la tabla de puntuación nos queda mucho camino por recorrer, ya que cada pato tiene unos colores, una velocidad y un tipo de vuelo, que dan diferentes recompensas si logramos dispararles en la cabeza en lugar del cuerpo.

El famoso perro burlón nos ha acompañado a muchos durante décadas, y su risa al fallar los tiros sigue esbozando en nosotros alguna sonrisa que otra. No es un juego largo, puesto que aunque resulte un tremendo desafío hacer una ronda perfecta, poco más se le podía sacar cartucho, pero eso nunca significó que muchos de nosotros nos pasásemos tardes enteras con nuestros amigos a ver quién tenía mejor puntería, ni tampoco significa que nos quedásemos con las ganas de freír a disparos al perro que se reía de nuestra puntería (aunque en la versión arcade se puede hacer en una fase de bonus).

Este videojuego tiene detrás una historia que casi pudo torcer la existencia de una de las compañías más queridas por todo los amantes de los videojuegos, algo que por suerte no ocurrió. Ahora sonreímos porque esta pistola láser acabó llenando el catálogo de NES con grandes videojuegos de disparos, como el entrañable Duck Hunt.

ANTERIORES
Retro
17:42 2/10/2015
Cuando Blizzard creaba juegos para consolas domésticas, idearon un oscuro juego recogiendo piezas de otros, ¿lo redescubrimos?
Retro
19:49 9/10/2015
Mientras muchos juegos de NES disfrutaron de fama, Shatterhand durmió en muchas estanterías y fue un injusto desconocido ¿Nos acompañas a redescubrirlo?
SIGUIENTE
Retro
17:50 23/10/2015
La veterana portátil de Sega recibió un Sonic que su hermana mayor de sobremesa se perdió, ¿por qué?

diego.dey · 16/10/2015 19:36
Para mi es uno de los pocos juegos perfectos en su diseño, cumple perfectamente el objetivo de atraer y mantener jugadores, si hasta la abuela se echaba unas partidas y eso que le daba SIDA tocar el mando

Verchiel · 17/10/2015 02:12
Juego simple pero que me ha hecho reír bastante junto a mi familia, inolvidable el perro burlándose de ti tras fallar los disparos, muchos intentamos dispararle a ver qué pasaba pero nada, ahí seguía cachondeándose del jugador.

Grande Gunpei Yokoi, hay que ver lo importante que fue este señor para Nintendo.

The Namec · 17/10/2015 10:28
Habría sido muy jebi que se hubiera permitido disparar al perro, aunque todos quisiéramos hacerlo.

Duck Hunt, simple pero muy adictivo, el mejor juego de Zapper. A veces menos es más.

Aldruid · 17/10/2015 12:12
El perro es el mayor troll de la historia de los videojuegos :lol:

Por lo demás, fue un juego mítico, muy de su tiempo, eso sí. Hoy no se le perdonarían ni su falta de variedad, ni su brevedad,  ni su mecánica casi exclusivamente enfocada a la consecución de las mayores puntuciones.

Ahora, es de justicia reconocerle sus méritos, que los tiene:
- Graficazos para la época (poco más se podía hacer en una NES)
- Uso de un periférico llamativo y atractivo como pocos (lástima que no se le sacara más partido)
- Piques multijudador antológicos
- Contribución única a la iconografía de los videojuegos (el perro risitas es de los sprites más reconocibles del medio, incluso por quien nunca lo haya jugado)

En fin, me encantaría que sacaran una actualización con las posibilidades actuales, algo parecido a lo que se ha hecho con Pacman o Space Invaders. ¿Se lo imaginan en Wii U? Sería una locura deliciosa :algoverde:

SambadeAmigo · 17/10/2015 12:42
Al menos en Wii volvieron los patos, en forma de minijuego del Wii play plus.
¿Alguien más recuerda el otro juego que venía, que era de disparar platos?
[video:https://www.youtube.com/watch?v=jKUhdQTge5U]
La de retos y apuestas de pequeño que hice con este gran juego  :muac:  :muac:

gutix_90 · 17/10/2015 12:59
Le di bastante caña con una consola de juegos pre-grabados de NES (o refritos casi idénticos). Tenía forma de volante y era de Cefa Toys.

Lástima que la pistola fuera mal xd

solidalex88 · 17/10/2015 15:39
ATENCIÓN! Tengo mala experiencia cn este juego no lo jueguen,un día de tanto jugar en nes,se cruzó mi perro y le disparé con el zapper y que creen?... No le paso nada...

ginex · 17/10/2015 17:03
yo también me pasé horas disparando al perro y sus risitas.
Conclusión: era malo, pero malo malo jugando :D

Tonke · 17/10/2015 21:30
Que grandes recuerdos de esas tardes matando patos y el perro cachondeándose de ti!! Jugaba hasta con mi padre!  

Flecha subir