Vandal
Vandal juegos retro

Juegos Retro

Una mirada semanal al pasado, recordando grandes juegos clásicos y momentos de la historia del videojuego.

Donkey Kong Country

·
Repasamos este clásico de la época dorada de Rare en Super Nintendo.

Hace algunos meses, antes de empezar con esta sección en Vandal.net, estuvimos pensando en la clase de artículos que contendría y en el contenido de los mismos. Estuvimos hablando de juegos tipo que tendrían cabida y también de artículos no centrados en un juego concreto que también acapararían el interés de nuestros lectores. Hay algunos juegos que desde luego teníamos claro que deberían estar en esta sección, juegos que por uno u otro motivo merecían ser recordados y desde luego de los primeros nombres que salió a la luz fue el de Donkey Kong Country.

Como ya hemos dicho en algún otro artículo, el personaje de Donkey Kong fue creado por Shigeru Miyamoto allá por el año 1981 para el juego arcade del mismo nombre. En este juego ya aparecía Mario bajo el nombre de Jumpman. Donkey Kong arrojaba barriles desde lo alto del escenario mientras el jugador tomaba el papel de Jumpman y debía ir subiendo escalera tras escalera para rescatar a su novia Pauline de las garras del malvado gorila. Es conocido por todos este clásico de Nintendo que dio origen, no sólo al personaje de Donkey Kong, sino también al que a la postre sería Mario, merced al parecido con aquel cocinero de Nintendo América.

El caso es que después de Donkey Kong Junior y Donkey Kong 3, el personaje del gorila cae en el olvido hasta que aparece en escena Rareware para realizar la obra maestra que nos ocupa, Donkey Kong Country.

Llegados a este punto vamos a comentar un par de datos con los que nos hemos topado durante nuestra investigación. Por un lado hemos encontrado que Miyamoto comentó en su momento que no le gustaba Donkey Kong Country, si bien es cierto que parece haber desmentido esto después de haber anunciado la nueva versión para Wii. También se comenta, si bien no hemos podido corroborarlo, que llegó a decir que "Donkey Kong Country era un ejemplo de como una juego mediocre puede gustar por tener un buen diseño detrás." Aclarado esto y también que no hemos encontrado nada que diga que es cierto este último comentario seguimos adelante.

Donkey Kong Country


Donkey Kong Country fue lanzado de forma casi simultánea para Super Nintendo en Noviembre de 1994, en Europa, América y Japón. No hace falta decir que este hecho era algo insólito en la época, sobre todo en consola. Rareware (por aquel entonces se llamaba así) fue la encargada del desarrollo.

Como suele ocurrir con estos juegos, no tienen un guión demasiado elaborado, por no decir nada. Manejamos a Donkey Kong y a su compañero Diddy Kong. Parece que Donkey Kong es nieto del gorila que daba nombre al arcade original, que no es otro que Cranky Kong. Resulta que el malvado King K. Rool ha robado el cargamento de plátanos de Donkey Kong y éste no tiene más remedio que ir a recuperarlos. También aparecen otros personajes en el juego como Candy Kong y Funky Kong.

A la hora de jugar contamos con tres botones, aunque básicamente son dos. Tenemos un botón para rodar o embestir, que dejándolo pulsado también vale para acelerar y el botón de salto. El tercer botón sirve para alternar entre Donkey y Diddy o dar el control al segundo jugador en caso de tener a los dos amigos y no haber perdido a ninguno en el camino. Se trata pues de un plataformas convencional pero perfectamente diseñado y con un control a prueba de bombas. Además en el juego contamos con la ayuda de otros compañeros de viaje a lo largo de las fases, estos son Enguarde, Expresso, Rambi y Winky.

Enguarde es un pez espada que nos ayudará en las fases acuáticas poniéndolos las cosas muchos más fáciles, Expresso es un avestruz corre velozmente y salta mucho más de lo que Donkey o Diddy pueden, Rambi es un rinoceronte que es capaz de embestir y abrir caminos ocultos y Winky es una rana saltarina con la que podremos llegar a lugares de otro modo inaccesibles. El uso de estos compañeros hará el camino más fácil y añade un toque muy acertado de variedad a la forma que tenemos de pasar los niveles y también nos darán la posibilidad de alcanzar niveles ocultos que de otro modo no podríamos.

A lo largo de las fases podemos coger barriles tanto para acabar con los enemigos como para abrir zonas secretar y de este modo llegar al ansiado 101% del juego. También podemos saltar sobre determinados enemigos para acabar con ellos o bien rodar para estrellarnos y hacerlos caer, si podemos claro. En las fases de bonificación podíamos conseguir vidas extra y otros elementos para poner las cosas un poco más fáciles, aunque el juego no era demasiado difícil salvo en algún momento puntual. También hay objetos que recolectar, en este caso letras que forman la palabra Kong y que nos darán una vida extra si conseguimos recogerlas todas. También nos darán otra vida si recogemos 100 plátanos.

Como decíamos, el juego se basa en la superación de distintas fases hasta llegar a un jefe final. En el juego hay 7 mundos distintos si contamos la batalla final que se desarrolla en el barco. Cada mundo cuenta con una ambientación distinta y cierta variedad en cuanto al desarrollo de los niveles. Lo primeros niveles son más rápidos de pasar, pero conforme avanzamos los niveles se van haciendo más técnicos si bien es cierto que memorizándolos correctamente es posible hacerlo de forma rápida y sin apenas pararnos.

Comenzamos la aventura en la jungla con fases en las que debemos avanzar haciendo uso de las lianas, árboles y demás elementos del escenario. Destacar que a lo largo de las fases hay barriles explosivos, algunos estáticos y otros móviles que tendremos que usar para avanzar saltando de uno a otro. Realmente las zonas de barriles móviles constituyen los momentos de mayor tensión del juego. Después de esta zona de selva pasamos a las minas y cambiamos de lleno a un entorno cerrado donde se aprecia el buen hacer en materia de efectos iluminación de Rare. El tercer mundo es un bosque donde el jefe final es una abeja gigante, desde el que pasamos al mundo del hielo a través de zonas resbaladizas y cavernas heladas. El quinto y sexto mundo son las Industrias Kremrock y las Cavernas Chimpancé, donde tendremos que hacer buen uso de vagonetas y barriles que giran para salir airosos. Por último nos enfrentaremos a King en su barco y una vez que lo hayamos vencido podremos recuperar nuestra reserva de plátanos.

Una vez acabado el juego podremos volver a jugar las fases para completar el 101% del juego. Hay zonas escondidas dentro de muchas fases que debemos completar para avanzar en el porcentaje completado. Estaba también el detalle de que si visitábamos el almacén de plátanos de Donkey una vez acabado el juego, este aparecía lleno y sonaba una música distinta que al principio, cuando estaba vacío. Cuando completamos una fase entera, es decir, que hemos acabado todos los bonus que tiene, si es que tenía alguno, aparece al lado del nombre de la fase una admiración que indica que ahí no hay nada más que hacer. Recuerdo que nos faltó un 1% durante mucho tiempo y recorríamos la dichosa fase en la que no había admiración una y otra vez. Resultó finalmente que la última zona oculta se encontraba dentro de otra zona oculta (que enrevesados leche) y teníamos que hacer que el bonus que nos dieran fuese un barril con el que romper la pared lateral. Al final lo conseguimos sin ninguna guía y recuerdo ese momento como uno de los más placenteros de mis experiencias como jugador.

Gráficamente todo en Donkey Kong Country resultaba espectacular, incluso el logotipo de Nintendo. La técnica gráfica usada y el resultado obtenido marcaron un antes y un después en Super Nintendo, aquella calidad era insuperable. Recuerdo con especial cariño aquel VHS, que aún conservo, que regalaron con Hobby Consolas donde la gente de Rareware explicaba como se había desarrollado el juego, el modelado e incluso los test a los que se sometía el juego para encontrar errores. Se usó una técnica llamada ACM (Advanced Computer Modelling), que más tarde sería usada de nuevo en sus secuelas y en Killer Instinct y posteriormente serían muchas las compañías que usarían este pre-renderizado en 3D. Lo cierto es que el hecho de ser pioneros en esto implicó un sobrecoste en la producción del juego, que si no hubiera sido por el tremendo éxito del mismo hubiera creado más de un dolor de cabeza.

Los enemigos son variados y están perfectamente modelados y van desde armadillos a buitres pasando por los esbirros de King, los Kremlings, aunque tampoco podemos olvidar a las molestas abejas que nos ponían las cosas complicadas entre liana y liana.

Hay fases en las que cambia el tiempo durante nuestro recorrido, para de llover y sale el sol y vemos como cambia la iluminación del juego dejándonos helados en más de una ocasión, nunca habíamos visto nada igual. Fases coloridas y fases oscuras con efectos impresionantes que arrancaban lo mejor del cerebro de la bestia.

La música también será recordada como una de las mejores bandas sonoras jamás creada, con temas marchosos y pegadizos que casaban perfectamente con el juego y otros más relajados que nos metían de llenos en el mundo acuático o helado de Donkey Kong Country. Fueron los compositores Robin Beanland, Eveline Fischer y David Wise colaboraron para producir esta banda sonora. También fue editado un CD con 20 temas del juego llamado DK Jamz. A veces pasa que vuelve a sonar en mi cabeza esa música pegadiza de la introducción y es que esta banda sonora está llena de temas inolvidables que permanecerán para siempre en nuestra memoria.

Posteriormente salieron versiones del juego para Gameboy y Gameboy Advanced También aparecieron dos secuelas que serían portadas a las portátiles de nuevo. Estas secuelas eran Diddy´s Kong Quest y Dixie´s Kong Double Trouble y mejoraban el juego original en muchos aspectos añadiéndole variedad de situaciones y acciones a realizar, si bien es cierto que mantenían la esencia del juego original. Por ejemplo había más tipos de barriles y nuestro se añadía un botón de acción para el compañero además de ahora nos podemos convertir en los animales, además de montarlos.

Quizá Donkey Kong Country no contara ni cuente con el carisma de los juegos de Mario o Zelda y quizá si las fases fuesen un poco más variadas o hubiese más cosas que hacer se hubiese coronado como el mejor plataformas de su generación. El caso es que para el que escribe no se trata de un juego sobrevalorado en ningún momento, se trata más bien de uno de los grandes juegos de plataformas de la historia, quizá a veces olvidamos que el motivo de jugar es divertirse y que este juego es grande porque por encima de su increíble belleza y potencia gráfica es un juego que divierte y mucho, y digo divierte porque este juego lo pones en muchas plataformas actuales y le saca los colores a cualquiera. Donkey Kong Country no es más que un montón de megas, concretamente 32, de diversión pura y dura.

ANTERIORES
Retro
16/7/2010
Repasamos uno de los pioneros del rol japonés en Europa.
Retro
23/7/2010
Repasamos los inicios de Sid Meier hasta llegar a su obra cumbre Civilization.
SIGUIENTE
Retro
13/8/2010
Recordando uno de los juegos de rol más laureados de todos los tiempos.

keos · 28/08/2010 21:27
Que grandes juegos,lo mejor que vi en supernes y que disfrute muchisimo sobretodo los dos primeros juegos

hugo524 · 05/08/2010 20:31
los deverian de sacar en arcade para xbox 360  los 3  donkey estaria muy

padre que los sacaran o no?'

OSCARina Of Time · 03/08/2010 10:32
Una [u][b]MARAVILLA[/b][/u] más de las muchas que tenia SNES.
La música, la jugabilidad, los gráficos (que a dia de hoy aún impresionan).... todo absolutamente mega brutal  :muac:
Menudas ganas al 4 de Wii  :algoverde:

Veces editado: 1
Última edición: 03/08/2010 10:37

camilin116 · 01/08/2010 11:51
un muy ,pero muy buen juego me di vuelta los 3 primeros de supernintendoespero que el que viene para wii sea igual o mejor en diversion ...

Rare_Fan · 31/07/2010 00:35
Si Donkey Kong 64 hubiera sido con otra IP, hubiese tenido mucha mas aceptacion entre los jugadores, su gran fallo fue ser un Donkey Kong, los Country le pasaron factura.

Flecha subir