RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias
Vandal juegos retro

Castle of Illusion

Revivimos la edad de oro de Disney en los 90 bajo la mano de Sega.

Emmanuel Castro · 16:09 22/7/2011
En los años 90, cada película de Disney significaba que miles de niños (y muchos padres) vivirían una experiencia de fantasía única. Desde luego que actualmente han cambiado mucho las cosas, y el estudio que entonces significaba el máximo exponente en cuanto a animación clásica a mano alzada, se vio con compañeros de viaje en la industria de todos los países y de todos los estilos.

Pero en los años 90 y desde su fundación hasta entonces, Disney era la única capaz de afrontar un desembolso magnánimo y recuperarse de él en apenas unos meses. Ni que decir tiene que el personaje insignia de la compañía para aquellos entonces era el ratón Mickey, puesto que desde aquel lejano 1928, -donde por primera vez aparecieron con voz propia tanto él como su novia Minnie- cuando se estrenó en un teatro de New York Mickey: Willie en el barco de vapor, película que consagró aún más la figura del ratón y que al año siguiente, en 1929, se empezó a ver ya merchandising con la figura de Mickey Mouse inundando todo el planeta.


Parece increíble que películas como Fantasía daten del año 1940, y aún hoy puedan ser disfrutadas de la misma manera que el día del estreno. Y aquí es donde queremos enlazar con el juego que nos proponemos homenajear hoy, puesto que Castle of Illusion: Starring Mickey Mouse es un juego de plataformas que hoy puede ser disfrutado -quizás no de la misma manera que en el estreno, evidentemente- por muchas personas que quieran un descanso entre tanta "realidad videojueguil" en la que nos encontramos actualmente.

Disney y Sega, el binomio del éxito


Un plataformas de los de antes, sin complicaciones, sencillo, encantador y con magia. Hoy empezamos por el final, resumiendo todo lo que fue Castle of Illusion: Starring Mickey Mouse para las tres plataformas de Sega vivas allá por 1990: Mega Drive, Master System y Game Gear.

En este año, a poco del lanzamiento del primer juego del erizo azul, Sega decidió probar suerte con las licencias de Disney, y asignó a uno de sus estudios internos -Am7- la tarea de crear un plataformas con el eterno ratón de Disney.

Ver una portada con ilustraciones de Disney en aquellos entonces era todo un acontecimiento, puesto que para todos los que fuimos niños entonces (yo tenía aquí diez años) reconocer a Mickey Mouse en una caja de un videojuego no era menos que todo un acontecimiento.




Fue lanzado el 20 de noviembre de 1990 en Norteamérica primero, en Sega Genesis, y muy poco después su versión para Master System, ya que la versión Game Gear llegó en 1991.

Castle of illusion nos cuenta la historia en la que había una vez un ratón...



¡La bruja Mizrabel se ha llevado a Minnie a su castillo! Y esta es la pequeña excusa con la que nos ponemos de camino hacia el castillo de Mizrabel ¿qué peligros nos deparará el castillo?

Debemos encontrar las siete gemas del arcoíris a través de todos los niveles, con sus respectivos enemigos finales que custodian la zona. Podremos coger piedras, manzanas, y demás objetos para tirárselos a los enemigos, además de saltar sobre ellos golpeándolos con nuestro trasero (quizás un Mickey Mouse atacando a los enemigos con puñetazos y patadas habría traumatizado la infancia de alguien) por lo que Sega resolvió la manera de acabar con los enemigos sin que desentonase con el "espíritu Disney".



Debemos acabar con todos los niveles para derrotar finalmente a Mizrabel y rescatar a nuestra novia Minnie, todo ello, a través de bosques, zonas de juguetes que cobran vida, viejas ruinas inundadas, o un mundo hecho con tartas, chocolate y manzanas, o los interiores de lo que parecen las entrañas de un gigantesco reloj.





Con todas las gemas, podremos desplegar un arcoíris que nos llevará a la guarida de la malvada bruja, donde nos espera con Minnie encerrada en una burbuja (video con spoiler final)



Un juego que en su versión Mega Drive tiene una dificultad asequible, puesto que las versiones de Master System y Game Gear son diferentes a su hermana mayor y no es una conversión de esta, sino un juego totalmente nuevo, con diferente diseño de personajes y escenarios.





De la misma manera, cogeremos piedras, manzanas, barriles para lanzar y llegar a plataformas más altas, pero como vemos, con un diseño totalmente diferente a la versión de 16 bits, pero cuidada y adaptada con maestría a Master System y Game Gear.



Se convirtieron en unos plataformas excelentes para cada una de las plataformas en las que fue lanzado, y contó con el respaldo de la crítica, puesto que muchas de las notas empezaban por el notable alto.

Tanto gráficamente como en su apartado sonoro rozaban la excelencia, y no era para menos, puesto que al dominio del pixel se le añadían las composiciones del Kayima Studio:







Nada que envidiar, sus versiones de 8 bits:







Este gran juego, nos transportaba a un mundo de fantasía, objetos encantados, multitud de secretos y nuestra novia secuestrada esperándonos al final del camino ¿se te ocurre mejor plan para pasar la tarde?

Pasar la tarde, porque esto es lo que podía llegar a durar con un poco de destreza y algo de práctica, un juego que adolecía de ser algo fácil, que puede tirar para atrás por su aspecto infantiloide, pero viniendo de Disney desde luego es algo totalmente de esperar.

Este fue el primer juego que demostró a Sega que tenía entre sus manos una licencia de éxito, y fue la piedra angular de muchos otros títulos que asociaron las palabras Disney y Sega resultando en juegos sobresalientes. Aún hoy los podemos encontraren diferentes recopilatorios de Sega, por lo que podremos ver con nuestro propios ojos como fue el primer juego de Mickey (antes también apareció en NES) que logró un éxito rotundo en cada plataforma en la que fue lanzado. ¿Te vienes la próxima vez a un mundo de ilusión? Sí, mejor no vayas solo ¡Dile al pato Donald que se venga!


Orioto, de Deviant Art