Vandal juegos retro

Juegos Retro

Una mirada semanal al pasado, recordando grandes juegos clásicos y momentos de la historia del videojuego.

Cannon Fodder y los soldados más cafres de la historia

Emmanuel Castro · 21:36 24/2/2012
Recordamos el juego de los pequeños soldados y su eslogan: ¡Nunca hubo una guerra tan divertida!

Hoy rememoramos uno de esos juegos que, si bien no marcaron un antes y un después en la industria de los videojuegos, fue uno de esos que se desmarcaron totalmente de los demás y de una manera genial; con una gran jugabilidad, acción y grandes toques de humor, se convirtió en un clásico atemporal.

Y es que si hablamos de Sensible Software, muchos sabrán que hablamos no solo de los padres de la grandísima saga Sensible Soccer, sino de un equipo de programadores diferente, que daba su "sabor" a todos los juegos que producía, y que hoy veremos recordando qué fue Cannon Fodder dentro de nuestro pequeño mundo, pero cada vez más grande, el de los videojuegos.

"War has never been so much fun"

Éste es el eslogan con el que sus creadores presentaron el juego: La guerra nunca fue tan divertida. Y es que desde el primer momento sus creadores pensaron en un juego bélico, pero con grandes dosis de humor y simpáticos personajes. Programado inicialmente para Commodore Amiga, el juego mostraba dos partes bien diferenciadas puesto que en la intro se nos muestran multitud de soldados con nombres únicos, que hacen presagiar que la guerra en la que tomaremos parte será cualquier cosa menos una guerra hiperrealista como las que disfrutamos hoy día con las sagas Call of Duty, Battlefield entra muchas grandes otras.

El juego nos mostrará -y entrando a hablar más profundamente sobre la diversidad de las introducciones de cada versión- una intro que variará mucho según cual sea la plataforma lanzada. Como decíamos, originalmente fue programada la versión para Commodore Amiga, y es ella la que muestra los soldados con sus característicos nombres y quiénes serían en el juego, y es en la versión para amiga CD32 donde se muestra en forma de vídeo real al surrealista elenco de soldados, todo ello aderezado con el genial tema escrito por Jon Hare y compuesto por el músico Richard Joseph.

Intro – Commodore Amiga

La versión para Amiga fue la más completa de todas las versiones 16 bits, y el video en su versión Amiga CD32 (la primera consola de 32 bits con CD-ROM que desapareció en menos de un año por bancarrota de Commodore) fue filmada en un solo día y con un presupuesto de 500 libras. El estudio inglés compró el equipo de uniformes militares, un surtido de máscaras (incluyendo una de Mario Bros.) y pistolas de juguete; ni que decir tiene que el despliegue de medios queda demostrado en la intro para Amiga CD32:

Intro Amiga CD 32

Las demás intros muestran unos soldados completamente diferentes y caricaturizados, estaban más cerca de los pequeños sprites que manejaremos en el juego:

Intro – MS-DOS

El juego fue lanzado para Amiga, Amiga CD32, 3DO, Acorn Archimedes, Atari Jaguar, Atari ST, Game Boy Color, PC, Sega Mega Drive, Super NES y estuvo siendo programada una versión para PSP que nunca vió la luz y otra rumoreada para PlayStation 2 que nunca tuvimos entre manos.

En todas las plataformas en las que salió la premisa era la misma: avanzar con nuestros pequeños soldados haciendo caso a las misiones que se nos mandaban antes de empezar cada pantalla y que iban desde el: "no dejes ni un edificio en pie" hasta el "acaba con todos los enemigos". No importaba qué guerra era, no importaba qué bando eramos, simplemente debíamos coger a nuestro pequeño grupo de soldados o aventurarnos nosotros solos y avanzar y apuntar de manera certera con el puntero a los enemigos que nos iban emboscando.

Versión Mega Drive

Los gráficos eran modestos pero con una claridad de la acción genial. Desde una perspectiva cenital y alejada manejamos a nuestros soldados y tenemos bastante campo de visión de lo que se nos acerca. Nuestros enemigos irán creciendo en número y arsenal, por lo que en cada pantalla deberemos recoger las armas que hay en el suelo, y hacer buen uso de ellas, ya que en muchos casos saber lanzar granadas a través de los árboles y demás obstáculos se tornará esencial.

Versión Super Nintendo

Cannon Fodder fue acogido por el público bastante bien, por lo que hasta la propia Game Boy, a pesar de su resolución de pantalla, recibió una genial versión, que convirtió al juego en uno de los mejores cartuchos de acción y estrategia de Game Boy Color, aquí su intro que recogió el audio de la versión Amiga y lo mezcló en una genial CG:

Versión Game Boy Color

La segunda, la tercera parte y la otra tercera parte

Como era de esperar, pronto se lanzó una secuela, tan solo un año más tarde. Esta segunda entrega afinaba la parte gráfica, y se volvía a dotar al juego con un delirante apartado sonoro y humorístico, pero esta vez fue lanzado en muchas menos plataformas. Aquí hay más variedad de enemigos, puesto que haremos frente incluso a extraterrestres en mundos tan surrealistas como una nave espacial o hilarantes desiertos.

La tercera parte estuvo en desarrollo como el propio Jon Hare reconoció posteriormente para PlayStation 2 y se encontraba en un estado bastante avanzado, pero fue descartada sin darse a conocer los motivos, por lo que esta versión se quedó en el limbo.

Algo que también sucedió en su versión PSP, proyecto que estuvo parado al menos tres veces y también se terminó desechando, y del que sí pudimos ver algo.

Pero como a la tercera va la vencida, Cannon Fodder 3 vio la luz hace apenas unos días para PC en formato digital y se puede adquirir en GamersGate por 25.99€, un precio que quizás a muchos le parezca excesivo pero del que podemos esperar a una rebaja con el tiempo. Esta tercera parte, con gráficos 3D, mezcla unos coloridos y divertidos entornos, y nos muestra la misma mecánica que funcionó en 1993, nuestro pequeño grupo de soldados avanzando y abriéndose paso a través de la jungla, desiertos y ciudades en un juego del que podemos ver un pequeño avance aquí:

Con polémica incluida

Pronto Cannon Fodder fue de boca en boca y así se convirtió en un clásico que muchos hoy recordamos como el juego irreverente y divertido que fue. Pero a pesar de todo esto, el juego no estuvo exento de polémica: fue criticado por diversos medios de comunicación por considerar excesiva la violencia del juego y ser considerado como una magnificación de la guerra, algo que hizo que hasta en Alemania fuera vendido como un juego para mayores de 18 años.

Lo cierto es que alguna letra de la canción podía ser algo dura, y la representación de los soldados caídos, cada uno con un nombre único, hicieron que los medios vieran en estos detalles, cosas censurables, pero quizás no entendieron el tono de sátira con el que sus creadores trataron al juego.

Incluso el propio manual del juego termina diciendo: "No intente reproducir nada de esto en casa, niños, porque la guerra no es un juego, porque las guerras de verdad son una absurda pérdida de seres humanos, la guerra como en Cannon Fodder muestra su propia guerra de manera peculiar, esperamos que nunca tengas que encontrar este duro camino".

Pero los que lo pudimos jugar, entendimos que Cannon Fodder era simplemente un juego divertido que tenía como fondo y escenario la guerra, algo que muchos jugadores disfrutaron y que, como este, quisieron hacerle un pequeño homenaje:

La guerra no es ningún juego, Cannod Fodder tan solo fue una manera de reírse de lo peor del ser humano, de la manera más graciosa y divertida que se les ocurrió a los programadores de Sensible Sofware. ¿Quieres volverlo a jugar?