RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias

The Legend of Zelda: 25 años de historia

Un repaso al cuarto de siglo de historia de una de las sagas más queridas del mundo del videojuego.

Daniel Escandell · 15:55 4/11/2011

1. Introducción2. The Legend of Zelda 3. Zelda II: The Adventure of Link
4. Zelda Game & Watch5. A Link to the Past6. Link's Awakening
7. Zelda para CD-i8. Zelda vía satélite9. Ocarina of Time
10. Majora's Mask11. Oracle of Ages / Seasons12. Four Swords
13. Wind Waker14. Cameo: Soul Calibur 215. Four Swords Adventures
16. Minish Cap17. En la actualidad

THE LEGEND OF ZELDA


Lanzamiento: Japón 1986, EE.UU. 1987, Europa 1987
Formato: NES, Game Boy Advance, GameCube, Wii (Consola Virtual), Nintendo 3DS (Consola Virtual)

Su papel en la saga

El 21 de febrero de 1986 el Famicom Disk System recibía una razón excelente para entrar en las casas de los japoneses cuando llegó a las tiendas: The Legend of Zelda. Tardaría meses en darse a conocer, en formato cartucho, en América y mucho más, hasta noviembre de 1987 en llegar a Europa. Lo que algunos quizás no sepan es que el juego, que –como decimos- se estrenó en formato de disco para Famicom en Japón, se relanzó en formato cartucho en su país de origen nada más y nada menos que en 1994.


Las novedades técnicas del juego fueron considerables: permitía salvar la partida sin tener que usar contraseñas gracias al uso del disco, y en los mercados occidentales se convirtió en el primer cartucho con una pila interna para salvar los datos de las partidas.

Pero, ¿qué buscaban en Nintendo con este juego? Shigeru Miyamoto, padre de la saga, ha explicado varias veces que cuando era pequeño le gustaba explorar las colinas de Sonobe, su ciudad de origen, y jugar a vivir aventuras entre los bosques, soñando con lagos, cuevas y aldeas. Todo eso existía en los bosques, pero la visión fantasiosa de un niño destinado a crear mundos enteros en los videojuegos hizo el resto. Un día, Miyamoto encontró la entrada a una cueva y la fascinación fue total, hasta que decidió explorarla tímidamente. Se había plantado en su mente la semilla que le llevaría a crear el mundo abierto y las mazmorras siniestras de esta entrega fundacional.

Muchos años después, a Miyamoto solo le faltaría el equipo en Nintendo para convertir estas fantasías de infancia en las aventuras de millones de jugadores de todo el mundo… y un nombre. Pero eso fue sencillo: el nombre le surgió al descubrir que la esposa de F. Scott Fitzgerald se llamaba Zelda, nombre que le encantó y le pareció inspirador. El resto es historia.

Alguna curiosidad más

Quizás pienses que hoy en día es fácil acceder a este título, gracias a las múltiples reediciones y su presencia en servicios de distribución digital de Nintendo, pero aún así estarás lejos de la auténtica experiencia original, la japonesa. Es muy sutil, aunque no deja de ser curioso. En la Famicom los mandos no se podían separar de la consola (algo que sí sucedía en la NES), y uno de esos mandos contaba con un micrófono. Algunos –no muchos- juegos lo usaron, y Zelda fue uno de ellos: uno de los enemigos debía derrotarse gritando a través del micrófono. Como no se podía hacer en NES, el resto del mundo le dimos espadazos para dar y tomar. Aquí puedes ver a este enemigo, una especie de conejo feo:


Había otras diferencias, pues el Famicom Disk System aportaba un canal de sonido adicional a la consola y eso le permitió tener efectos de sonido que no estaban presentes tampoco en la versión en cartucho, como los gritos de Link en el combate, o los diferentes ruidos al matar a los enemigos.

Un toque personal

En la tienda de videojuegos –la única que se dedicaba realmente a esto en mi ciudad de aquel entonces- llegó un día una caja de cartón dorada. Era, claro, la de este Zelda. Entonces no había precisamente muchas revistas de videojuegos para consola y, aunque así fuera, en 1987 estaba todavía en esa época de feliz inocencia en la que compras los juegos por lo que hay en la portada y no te preocupas de lo que dijera la apenas incipiente prensa. Si acaso, de lo que decían los otros niños en el patio de la escuela, y en todo caso para leer era mejor un Mortadelo. Definitivamente, había algo en esa caja. Quizás lo atractivo del escudo, o la sobriedad que contrastaba con las portadas definitivamente kitsch de esos años, pero resultaba magnética. Abrir la caja y descubrir el cartucho dorado, las ilustraciones mágicas del manual de instrucciones… Definitivamente, no me lo pasé entonces. Pero lo disfruté como un enano, y cuando conseguí llega al final y darle la patada en el culo –la primera de muchas- a Ganon, fue muy satisfactorio.


Jugarlo hoy

Cuando nos acercamos desde nuestra visión actual a los juegos de hace unas décadas tenemos siempre el problema de lo toscos y poco perfilados que resultan vistos en la perspectiva de los avances tecnológicos y mejoras jugables que se han dado en estos años. Este Zelda resulta francamente difícil, incluso para quienes se lo pasaron en su época, pero creemos que todavía es recomendable dedicarle tiempo y jugarlo. Se necesita tener un interés muy especial y quizás cueste un poco entenderlo en su contexto histórico, pero sigue siendo un buen juego. Claro que no hay ni punto de comparación con la era 16 bits, donde los videojuegos dieron un gran salto en términos cualitativos y de madurez, que los hace muchísimo más atractivos para el público actual pese a ser en las "viejas 2D". Este Zelda apenas tiene textos (pues la historia, recordemos, se contaba en los manuales en esos años), es muy fácil que los enemigos nos maten, y el control no da concesiones, así que lo más probable es que si lo juegas y te lo pasas a día de hoy haya mucho de reto personal o de auténtico y sincero interés en revivir los grandes clásicos de la industria.

AnteriorPrimera 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 ÚltimaSiguiente

Síguenos
Últimos artículos
Noticias destacadas
Últimas noticias
Encuesta
¿Triunfará la realidad virtual en videojuegos?
 Revolucionará los videojuegos
 Se convertirá en una forma más de jugar
 Será una moda pasajera, como las 3D
 No, en absoluto