Vandal
The Legend of Zelda: 25 años de historia

The Legend of Zelda: 25 años de historia

Un repaso al cuarto de siglo de historia de una de las sagas más queridas del mundo del videojuego.

THE LEGEND OF ZELDA: MAJORA’S MASK


Lanzamiento:: Japón 2000, EE.UU. 2000, Europa 2000
Formato: Nintendo 64, GameCube, Wii (Consola Virtual)

Su papel en la saga

Dos años después del estreno de su predecesor (un periodo bastante corto para los plazos de esta saga) llegó esta nueva entrega, y lo hacía con la premisa de ser uno de los raritos (pero en el buen sentido, no como los de CD-i) de la serie. Por eso nos llevó a un mundo extraño, paralelo, alejado de la realidad, algo que la serie canónica solo había hecho en la entrega de Game Boy con anterioridad.

Imagen 2011112181847_1

Y es que el Héroe el tiempo, el Link de Ocarina of Time, le llevó a un viaje en el que terminaría viviendo, una vez tras otras, las mismas 72 horas. Quizás con algo de complejo de Bill Murray en la –todavía divertida- Groundhog Day, Link debía evitar que el cielo (o más bien una luna con un rostro alejado del imaginario de los Lumière y más cercano al terror de Ganondorf) cayera sobre Termina, un mundo que en muchos sentidos entra en la definición de lo grotesco y lo anómalo. El reloj jugaba en contra del jugador, obligándole a tener que revivir ese mismo periodo de tres días una y otra vez para conseguir cumplir el objetivo de salvar a esta gente de un enloquecido Skullkid que ha sido poseído por la maléfica máscara de Majora. Por suerte, Nintendo puso a Link en un mundo muy vivo, en el que cada personaje tiene una rutina y una misión, que resultaba en una cantidad ingente de eventos preprogramados, misiones secundarias dependientes de estar en el lugar adecuado en el momento preciso, y, sobre todo, las mazmorras más enrevesadas –en las aventuras poligonales- de la saga.

Sobre el papel el hecho de que tuviera menos mazmorras le jugó una mala pasada, pues creó muchos prejuicios, y su mecánica jugable en torno al reloj incansable también le valió muchas críticas en su momento. Ahora, años después, se ha ido convirtiendo en una joya cada vez más apreciada y comprendida, pero muchos medios dedicaron sus páginas a criticar la rareza de sus planteamientos. Incluso alguno llegó a compararlo con The Adventure of Link (el clásico Zelda II), pero no precisamente por sus virtudes.

Imagen 2011112181847_2

Al fin y al cabo, entre los personajes raritos y el que nada más empezar la aventura conviertan a Link en lo que –visto con cierta sorna- no deja de ser una especie de calabaza fea con patas (Deku Link para los amigos) y que mucha de su jugabilidad se base, precisamente, en cambiar la fisionomía y las habilidades de Link usando máscaras (algo que se había introducido tímidamente en Ocarina of Time), hay que comprender que es un juego que puede causar extrañamiento. Quizás el momento de forma algo bajo de Nintendo hizo que muchos de esos medios especializados no le dedicaran la suficiente atención ni dedicación pues, después de todo, es un juego "duro" en el que cuesta un poco más meterse dentro.

En el terreno técnico, iba más allá de lo conseguido en su predecesor gracias al uso de la expansión de memoria RAM de la consola Nintendo 64, siendo uno de los pocos juegos que aprovechó ese accesorio. Podía suponer un problema, al ser un desembolso añadido pero vaya si valía la pena. Algunas texturas seguían teniendo una resolución bastante baja, pero en líneas generales mejoraba mucho, se percibía más fluido y el dibujado del horizonte era mejor.

Imagen 2011112181847_3

Alguna curiosidad más

Si el final de Ocarina of Time ha dado pie a muchas interpretaciones sobre un desdoblamiento de la línea temporal de la saga, Majora’s Mask no hizo que más que añadir más chicha a esas teorías. A todo esto, los únicos ítems que repiten en esta entrega con respecto a su predecesor son la espada, el escudo, la ocarina y la ropa de Link

Un toque personal

Compré este juego el mismo día que salió a la venta en España, en noviembre de 2000, pero no pude jugarlo hasta las vacaciones de Navidad de ese año, cuando volví a casa para reunirme con la consola… quiero decir, con mi familia. Tuve que pasármelo en un par de días, así que lo jugué muy a trompicones y en partidas largas, algo que no suele gustarme mucho. En un primer momento me pareció que, en efecto, tenía pocas mazmorras, pero cuando empecé a explorar todas sus misiones secundarias, a descubrir la vida que se escondía en él vi que había mucho más juego por descubrir. Esa sigue siendo su grandeza.

Imagen 2011112181847_4

Jugarlo hoy

Hay una petición en línea de aficionados para promover que el juego sea adaptado a Nintendo 3DS como ha sucedido con Ocarina of Time, así que parece que pese a que hubo cierta incomprensión en un primer momento el juego tiene una base bastante grande de seguidores o curiosos. En la actualidad la opción más accesible es bajarlo de la Consola Virtual de Wii, versión que, además, funciona mejor que la que se incluyó en el disco de edición limitada para coleccionistas que durante un tiempo se incluía con la consola GameCube. Su estilo tan diferente al resto de la saga, la profusión de misiones secundarias, y la sensación de estar en un mundo vivo lo hacen muy recomendable.


Phiris · 24/11/2011 14:08
Recuerdo cuando me regalaron el Zelda  de SNES los Reyes Magos.
Al principio,decía: "¡Vaya rollo,está en inglés(de cuando no entendía ni papa,era una cría,ahora los juegos sin problemas),sólo anda,no hace nada más!"
Pero todo cambió cuando mis padres consiguieron la espada y rescataron Zelda.
Desde ahí me volví fan y sí,tuve que usar las traducciones que llevaban,pero lo disfruté igualmente.
Ahora,si estuvieran en inglés,no tendría problema alguno,pero los sigo disfrutando como el primero al que jugué.

Majima · 21/11/2011 13:48
[b]Y bueno, eso del control que hace lo que le da la gana a veces, también da un poco de grima, si esta es la forma de control definitiva como la pintan,[/b]

Eso es sencillamente mentira.

Drake · 21/11/2011 13:34
A mí me parece que han encontrado una buena formula global, diseño, animación, elementos rpg, escenas y guión, pero la han cagado bien bien en el tamaño del mapeado (irrisorio). contenido y en la calidad de las mazmorras que es incluso inferior al TP que ya es decir.

Y bueno, eso del control que hace lo que le da la gana a veces, también da un poco de grima, si esta es la forma de control definitiva como la pintan, me quedo con mis trogloditamando que no fallan ni una vez ni tengo que hacer combinaciones mil de extrañas para lanzar una bomba.

Que el desafío lo ponga el contenido dentro del juego, y no su control...

Mseifer · 20/11/2011 12:47
Skyward Sword me gusta en todos los apartados, menos en el mas fundamental, el control me parece aburrido y lioso, no en el sentido de manejar a link o a la hora de interactuar con el mundo, sino en el aspecto de las batallas,  odio cuando vas a pegar un tajo horizontal y Link hace un tajo para el lado que le apetece un 30% de las veces, en ese sentido si que hubiera preferido algo mas.. automatico como en Twilight, el control 1:1 no me convence del todo al menos por ahora ( voy por el primer dungeon )

pero por lo demas es mas divertido como juego este, mucho mas que Twilight

Orez · 13/11/2011 18:36
[para Fugitivo]Te refieres al The Elder Scrolls V: Skyrim ¿no? Te aseguro que no lo conocía, lo acabo de descubrir y me ha dejado impactado. Si tuviese una 360, me lo compraría mañana mismo, pero no es el caso. Y desde luego que sí, en algo así estaba pensando, pero estoy seguro de que Nintendo le podría imprimir su propio sello para que no dejara de ser un Zelda, que no perdiera la "magia" que todos sus fans apreciamos pero que nos ofreciera una experiencia de juego novedosa. Lo que quiero decir, ensoñaciones aparte como las de mi última réplica, es que yo soy fan absoluto de la saga Zelda, me encantan todos y cada uno de sus juegos, incluido el que menos me gusta (el Twilight Princess), pero ya es hora de ir viendo algo verdaderamente nuevo, una vuelta de tuerca acorde con los tiempos que corren, pero que no sólo se limitara al reciclaje audiovisual. [/para]

Flecha subir