RSSYoutubeTuentiBúscanos en Google+
Noticias

Sesión de Curiosidades: Volumen 2

Volvemos a sacar a la luz los detalles perdidos en la historia jugable, esta vez, centrándonos en las portadas.

Juan Rubio · 12:17 10/11/2012

1. Página 12. Página 23. Página 3
4. Página 45. Página 56. Página 6

¿Publicidad subliminal o pereza extrema?


Okami es un título en el que las artes pictóricas tienen una relevancia sin igual, artes que, junto con otros aspectos del juego, realizan un homenaje a la cultura que los japoneses han desarrollado a lo largo de su historia como pueblo. Clave en su jugabilidad es el ‘Pincel Celestial’, herramienta que utilizamos para modificar una corriente de viento o simplemente atacar a un enemigo, realizando diferentes trazos sobre el lienzo. Los trazos se realizan con el stick del DualShock 2 en la versión original de PlayStation 2, y en el caso de las siguientes rediciones, con el Wiimote en Wii o con el mando de movimiento PlayStation Move en el caso de PlayStation 3. Pero centrémonos en la versión de Wii.

La versión para la consola de Nintendo muestra una ilustración del título en su parte superior, mientras que Amaterasu, la diosa protagonista en forma de lobo, se muestra imponente en un primer plano. Aparentemente, no hay nada raro en la portada, pero si nos fijamos en la boca de Amaterasu veremos cómo todo el gusto por el detalle artístico se desvanece de un plumazo. Justo a la derecha de sus colmillos se puede apreciar el logotipo de la web IGN, web de la que el encargado de diseñar la portada tomó la imagen y cuyo logotipo olvidó borrar. O, según dicen algunos rumores, no quiso borrar. Se desconoce si es algún tipo de publicidad subliminal, pero nos parece extrañísimo que el artista oficial no contase con ilustraciones suficientes por parte de Capcom para recurrir a galerías de terceros.


Una auténtica revelaicón


Una prueba del impacto que hoy en día tienen los medios, bien puede ser esta curiosidad, que de otra manera podría haber pasado desapercibida durante muchos años para la mayoría de los jugadores. Resident Evil llegó en forma de aventura a Nintendo 3DS con un título que ofrecía algunas sensaciones cercanas a los clásicos con Resident Evil Revelations, ofreciendo una historia que se situaba entre el cuarto y el quinto episodio numerado de la saga. Si es cierto que el juego deparaba algunas sorpresas para el jugador, los primeros compradores norteamericanos del título se llevaron una mucho menos esperada, ni por su parte, ni por la de Capcom.

Como muchos recordaréis, tras el lanzamiento de Resident Evil Revelations se levantó un gran revuelo a causa de un error en la escritura del título en el lateral de la carátula. Así, el título fue involuntariamente rebautizado como Resident Evil Revelaitons, algo así como Resident Evil Revelaicones. Sin duda no deja de ser una curiosidad, pero sorprende que un título a este nivel y con la tecnología actual pueda llegar a las tiendas sin que el organismo de turno perciba semejante error. Capcom se comprometió a enviar una nueva carátula a los afectados, aunque Resident Evil Revelaitons está lejos de convertirse en algo que solucionar, y mucho más cerca de ser un objeto de coleccionista.


Dhalsim, el infiltrado


Todos conocemos a Dhalsim, uno de los luchadores de Street Fighter II que desde su aparición como personaje jugable en este título se ha convertido en un clásico de la saga. Gracias a su riguroso entrenamiento en el que ha conseguido equilibrar cuerpo y mente, Dhalsim ha conseguido realizar movimientos imposibles para cualquier otro ser humano, como escupir fuego (Yoga Fire, Yoga Flame, Yoga Blast) o estirar sus extremidades hasta límites insospechados. Lo que no sabíamos es que el luchador de Street Fighter tenía una sorprendentes habilidades de infiltración. De hecho, son tan buenas que generaciones de jugadores lo han tenido frente a sus ojos en la portada de Street Fighter II Turbo sin percibirlo.

Por el simple hecho de divertirnos, os invitamos a que busquéis en la imagen dónde aparece Dhalsim durante unos minutos antes de que leáis la solución. Venga. ¿Ya? Vamos allá. Tras la ‘R’ de Turbo se encuentra la cabeza. Si seguís hacia abajo podéis ver los hombros del personaje que se prolongan en dirección hacia los brazos de Honda y Sagat. Al lado del pectoral del luchador japonés podemos ver la rodilla derecha de Dhalsim, y bajo el codo de Sagat tenemos la otra. Es difícil de ver, pero con esta descripción deberíais ser capaces de darle forma al escurridizo personaje y sacarlo de ese anonimato forzado que ha soportado durante años.



AnteriorPrimera 1 2 3 4 5 6 ÚltimaSiguiente

Síguenos
Últimos artículos
Noticias destacadas
Últimas noticias
Encuesta
¿Triunfará la realidad virtual en videojuegos?
 Revolucionará los videojuegos
 Se convertirá en una forma más de jugar
 Será una moda pasajera, como las 3D
 No, en absoluto