Radiografía del mundo del videojuego

Radiografía del mundo del videojuego

Sara Borondo · 19:01 5/1/2013
La industria está viviendo más cambios que nunca y lucha contra la crisis.

Momentos difíciles para algunas empresas y cierres

THQ está viviendo momentos convulsos. A mediados de diciembre la empresa entró voluntariamente en bancarrota, aunque se supone que esto no afecta a los juegos que está desarrollando como Metro: Last Light, South Park: Stick of Truth o Company of Heroes 2.

La empresa entra en proceso de venta por un valor de 60 millones de dólares. Esta situación ha hecho público el desarrollo de juegos no anunciados como Saints Row 4, Homefront 2, Evolve, 1666, Atlas o Crawlers. Se rumorea que Ubisoft va a comprar la empresa.

Electronic Arts ha quedado fuera de la lista de 100 empresas del NASDAQ, el índice bursátil de EE.UU. que recoge a los 100 valores de las empresas industriales más importantes. Parece que la empresa ha tenido un descenso del valor del 40% en junio, a lo que hay que unir que Star Wars: The Old Republic no ha llegado a las cifras esperadas y que Medal of Honor ha tenido una recepción fría de los medios y los jugadores.

Pero sin duda el batacazo del año ha sido el de Zynga. Tras un ascenso meteórico en los juegos de redes sociales con Farmville como punta de lanza, la empresa ha caído un 75% en su cotización bursátil, lo que ha valido a su director, Mark Pinkus el deshonor de que Bloomberg le haya nombrado como uno de los peores ejecutivos del año. La empresa ha cancelado 13 juegos sociales en línea (entre ellos Treasure Isle y Fishville) y ha reducido su plantilla un cinco por ciento.

En una jugada algo extraña, Zynga intenta conseguir licencias de juego con dinero real. Tras conseguirlo en Reino Unido, intenta hacerlo en Nevada, Nueva Jersey y Delaware (Estados Unidos), lo que le permitiría a la empresa entrar en Las Vegas.

En el mundo de la prensa escrita no se viven los mejores momentos. Este año terminó su camino Marca Player. En diciembre se ha sabido que cierra PlayStation Revista Oficial, PC World y MacWorld. En Inglaterra cayó otra publicación mítica, Nintendo Power, con 24 años a sus espaldas, y Nintendo Gamer. También desaparecieron de los quioscos británicos Xbox World y PSM. En EE.UU. las caídas fueron las revistas oficiales de Nintendo y PlayStation.

Los despidos en los estudios también son relativamente habituales cuando termina el desarrollo de un juego, pero este año se ha producido un aluvión de despidos y cierres: Trion Worlds (con Defiance, Warface y End of Nations en el horno) ha reducido su plantilla en un tercio. Frontier Developments ha dejado en la calle a 14 de sus 233 trabajadores, Square Enix Los Ángeles ha visto mermado el número de trabajadores y en Petroglyph Games ha llegado el finiquito para 19 trabajadores, lo que reduce la nómina a algo más de 90 personas. NcSoft (Guild Wars 2) ha despedido recientemente a parte de su plantilla en Seattle.

También Backbone Entertaiment (Death Jr.) prácticamente ha cerrado tras una drástica reducción de personal. Sony cerró Studio Liverpool, creador de la saga Wipeout y creado a partir del mítico Psygnosys. PopCap (Peggle, Plant vs. Zombies 2) redujo su plantilla en 50 empleados. Project Sora, el estudio creado en 2008 por Matsuhiro Sakurai y Nintendo para Kid Icarus: Uprising se desmanteló… y eso sólo este año.

Drástico es el caso de Eurocom, un estudio con 20 años a sus espaldas (desde NES, y 007 Legends es su último trabajo), que primero vio reducida su plantilla a 50 trabajadores de los más de 200 que la formaban para centrarse en el desarrollo de juegos para dispositivos móviles, para poco después echar el cierre. Algo similar sucedió con Lightbox (Starhawk), que despidió a 24 empleados para dedicarse a juegos para dispositivos Apple. También ha habido despidos en Turbine (El Señor de los Anillos Online).

Tal vez por eso llama la atención tanto cuando un estudio contrata gente, como los 40 puestos de trabajo nuevos en Reflections para trabajar en Watch Dogs y Just Dance, o la duplicación de personal de Firefall, contratando al personal que había sido despedido de Bioware Austin y 38 Studios.

La distribución no se salva de la marejada. En Reino Unido cerró la cadena Comet y Game redujo sus tiendas en 277. En España han cerrado las sedes de productoras grandes como THQ y Sega. Otras más pequeñas como Virgin habían ido cayendo en los últimos años.

Quién sabe si todo este temporal es la causa de que se vayan del mundo del videojuego nombres muy consagrados. El presidente de Epic Games, Mike Capps, se ha retirado tras diez años en la empresa alegando que quiere centrarse en su familia.

Los cofundadores de Bioware Greg Zeschuk y Ray Muzyka dejaron la industria del videojuego para iniciar nuevos caminos: Muzyka se quiere dedicar a aconsejar a futuros emprendedores de proyectos sociales para hacer del mundo un lugar mejor. Zeschuk, quien dice haber perdido la pasión por los videojuegos, se va a centrar en negocios online sobre cerveza de producción artesanal.

Tetsuya Mizuguchi, creador de Rez y Child of Eden en Q Entertainment se ha alejado de la producción de juegos y es el portavoz de la empresa.