Neo Geo X

Neo Geo X

Pedro Iglesias · 15:47 11/1/2013
La mítica consola de SNK vuelve a escena en versión portátil, arrastrando consigo todas las virtudes y defectos de la original, y manteniendo por supuesto un catálogo que a día de hoy sigue siendo referencia.

Por AV gana por una parte y pierde por otra. Mientras que el retardo y la calidad de sonido parecen mejorar, así como la respuesta del mando, mucho más inmediata, la imagen se ve afectada por una saturación de colores exagerada, optando por tonos demasiado cálidos. Pasamos además de modo progresivo a entrelazado, por lo que seguimos perdiendo calidad de imagen.

Todo apunta a que es un problema de software (la consola tiene suficiente potencia para emular NEO-GEO a la perfección), por lo que esperamos que Tommo reaccione rápido y lance una actualización que no solo arregle la transferencia de datos por HDMI, sino que añada opciones de emulación más allá de cambiar entre NTSC y PAL, para permitir por ejemplo poder seleccionar modos MVS o AES, cambiar la región de los juegos para saltarse la censura o un simple filtro scanlines, ya que cabe recordar que hablamos de una consola que cuesta 200 euros. De todas maneras tampoco vamos a ser tan catastrofistas, porque jugando desde la portátil no hay tantos problemas. La emulación sigue siendo mejorable, pero al menos la respuesta es inmediata y los controles son tan buenos como con el mando independiente.

La atención al detalle se ve contrastada radicalmente por unos fallos imperdonables en la ejecución. Igualmente, después de unas cuantas horas de vicio intentando completar algunos de los juegos donde hemos gastado una cantidad ingente de monedas de 25 pesetas, solo podemos aplaudir la selección de juegos y desear que se tomen cartas en el asunto para que la consola evolucione como es debido. Pero antes de las conclusiones finales, vamos a echarle un pequeño vistazo a cada uno de estos títulos.

Catálogo de clásicos absolutos

Son 21 si contamos Ninja Masters, y desde Vandal queremos dedicarles unas frases a todos ellos. La mayoría son conocidos por el público español, pero no está de más refrescar la memoria e incluso mostrarle al público más joven a lo que se jugaba en los años 90 y que hoy gracias también a NEO-GEO X se puede recuperar. Empezamos por el género de la lucha, cómo no.

World Heroes Perfect

Una de las sagas de lucha menos recordadas y por lo tanto más infravaloradas de la historia. Programado por ADK, un equipo interno de la propia SNK, en esta edición Perfect, que equivaldría a la número 4 y última entrega de la serie, se apostó por un ritmo más frenético, con combos rápidos y por primera vez una barra de especiales. Se echó de menos el modo Death Match de World Heroes 2, pero aun así sigue siendo uno de los mejores de la saga.

3 Count Bout

Conocido en Japón como Fire Suplex, estamos ante el único juego de lucha libre aparecido para la consola. Con unas reglas inexistentes y unos personajes tan variopintos como extraños, 3 Count Bout conseguía destacar gracias al impresionante tamaño de los sprites. Jugablemente tenía bastantes carencias y en general era un juego muy difícil, pero una vez hechos a su control, podía llegar a ser muy disfrutable.

Real Bout Fatal Fury Special

La coletilla "Special" nos trajo de vuelta varios personajes clásicos que faltaron en el Real Bout original, como por ejemplo el torero Laurence Blood. También se corrigieron defectos y se aprovechó para equilibrar personajes, consiguiendo con esto una justa y necesaria actualización de Real Bout.

Puzzled

Uno de los cartuchos más pequeños de NEO-GEO (tan solo 22 megabits) y por ende de los más sencillos gráficamente. Su mecánica era idéntica a Tetris, con la salvedad de que siempre comenzamos con figuras creadas en el escenario que impiden que un pequeño globo aerostático pueda emprender el vuelo. Divertido y todo un reto.

NAM-1975

El juego que estrenó la consola junto con Baseball Stars. Este shooter de mirilla al estilo de Cabal (que fue imitado en tantas ocasiones), destacaba por su modo para dos jugadores, cooperando para acabar con el numeroso ejército enemigo, siempre intentando prestar atención (a la vez) a la mirilla y a la posición de nuestro personaje.